Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia, Cuba, Haití y Venezuela vuelven a suspender en derechos humanos

En su informe anual, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos critica a estos cuatro países por su escaso avance en la vigilancia y defensa de estos derechos

Colombia, Cuba, Haití y Venezuela repiten este año en la lista que elabora la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de los países que necesitan mejorar la defensa y vigilancia de los derechos humanos. Según su Informe Anual difundido hoy, el CIDH recibió el año pasado la cifra récord de 1.456 denuncias, y batió también la marca de denuncias en trámite con 1251 casos. Ver el informe completo

La CIDH, organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), señaló en su informe que en el caso de Colombia, la situación es compleja debido a la influencia de diversos factores como el narcotráfico, la violencia ejercida por el conflicto guerrillero y los esfuerzos del Estado por lograr la pacificación. Sin embargo, advirtió de que a pesar de la desmovilización de los paramilitares de las las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), "persiste la violencia derivada del conflicto armado".

En este sentido, expresó su preocupación por la existencia de reductos no desmovilizados de las estructuras paramilitares, del fenómeno del rearme y de la formación de nuevos grupos armados. Por ello, reiteró la necesidad de que Colombia ponga en marcha mecanismos efectivos para garantizar la desarticulación de las estructuras de las AUC y de las bandas criminales. Asimismo, destacó las crecientes denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de miembros de la Fuerza Pública.

Cuba y la libertad de expresión

El respeto a los derechos humanos en Cuba se analizó pese a que ese país fue suspendido como miembro de la OEA en 1962, porque la CIDH entiende que ello no implica "de modo alguno que pueda dejar de cumplir sus obligaciones internacionales" en esta materia. El organismo ha manifestado que las restricciones a los derechos políticos, la libertad de expresión y de difusión del pensamiento, la falta de elecciones y de independencia del poder judicial "configuran una situación permanente de transgresión de los derechos fundamentales de los ciudadanos".

La CIDH instó al Estado a hacer las reformas necesarias conforme a sus obligaciones internacionales sobre derechos humanos, adecuar sus normas procesales a los estándares sobre el debido proceso y ordenar la liberación "inmediata e incondicional" del opositor Oscar Elías Biscet y de otros 77 disidentes. El organismo instó a Cuba a declarar nulas las condenas porque se basan en leyes que imponen restricciones a los derechos humanos.

También pidió al nuevo presidente cubano, Raúl Castro, que adopte medidas para prevenir y erradicar los hostigamientos contra los que ejercen el derecho de asociación con fines humanitarios y sindicales y contra los defensores de los derechos humanos.

Ambiente hostil en Venezuela

En lo que se refiere a Venezuela, la CIDH se mostró muy crítica con la postura del Gobierno de no atender su petición de realizar una visita para analizar la situación de los derechos humanos. A la CIDH le preocupa la existencia de un ambiente hostil para el disenso político en Venezuela, la represión de la protesta social, el hostigamiento a las ONG y el funcionamiento de la justicia.

Resaltó los obstáculos existentes para la libertad de expresión y las graves condiciones en las que viven los presos. También subrayó el incremento de índices de inseguridad ciudadana y las denuncias sobre el alto número de sindicalistas muertos.

En cuanto a Haití, la CIDH observó una "notable mejora" en materia de seguridad y derechos humanos, pero indicó que pese a estos signos de progreso, la situación en el país "sigue siendo precaria" y las instituciones "frágiles y deficientes", al igual que la situación social y económica.