Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela nacionalizará la industria cementera

Hugo Chávez continúa su estrategia para profundizar su 'revolución'.- La principal afectada por la medida es la filial de la empresa mexicana Cemex

En la continuación de la campaña de nacionalizaciones de empresas privadas, el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha anunciado esta madrugada que nacionalizará la industria cementera en el corto plazo, medida que afectará principalmente a la unidad local de la mexicana Cemex.

La decisión ha provocado la inmediata reacción del Gobierno mexicano, que ha llamado a consultas al embajador venezolano, Roy Chaderton, en el país, para que explique el alcance de la medida. Este es un paso más dentro del plan de Chávez para hacerse con el control de sectores estratégicos. Ya ha nacionalizado compañías petroleras, energéticas y de telecomunicaciones.

"Nacionalícese y a partir de este instante, tómense todas las medidas jurídicas (...) para nacionalizar en el corto plazo toda la industria cementera nacional", ha anunciado Chávez en un discurso televisado. Según el mandatario, los dueños de estas empresas "se llevan el cemento".

Chávez ya había amenazado a la filial de Cemex en Venezuela con nacionalizarla, tras acusarle de delitos ambientales y por considerar que la industria del cemento debía estar apoyando el desarrollo de la construcción local y no destinarse a la exportación.

Pero la reacción de México, que ha tenido relaciones turbulentas con el Gobierno de Chávez, ha sido inmediata. "La Secretaría de Relaciones Exteriores hará todo lo que esté a su alcance para proteger los intereses legítimos de las empresas mexicanas en el exterior", ha dicho el ministerio de Exteriores en un comunicado. "Para tales efectos, se convocará a la cancillería al embajador de Venezuela en México", ha agregado.

Cemex es la tercera mayor empresa cementera del mundo y tiene operaciones en más de 50 países. A mediados del año pasado, la empresa dijo que las amenazas de Chávez no causarían problemas a su matriz, con sede en Monterrey, ya que sus ventas eran pequeñas en Venezuela. Sin embargo, la crisis de vivienda en Estados Unidos, generada por altos inventarios y el aumento en la morosidad del pago de hipotecas, ha presionado los resultados de Cemex, obligándola a recortar gastos y vender activos para mantener su rentabilidad.

El grupo mexicano Cemex es el mayor fabricante de cemento y hormigón de Venezuela, donde posee tres plantas con una capacidad de producción de 4,6 millones de toneladas de cemento al año, y genera empleos directos e indirectos para unas 3.000 personas, según datos de la empresa.

Venezuela nacionalizó el año pasado proyectos de crudo pesado en la Faja del Orinoco, la telefónica CANTV, La Electricidad de Caracas y otras firmas eléctricas en medio de su estrategia para profundizar su revolución.