Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Misión, salvar a Betancourt

Llega a Bogotá el avión enviado por Francia para prestar atención médica a la ex candidata presidencial y otros secuestrados en poder de la guerrilla

Las dudas e interrogantes se acumulan en Bogotá sobre el éxito o fracaso de la misión humanitaria de Francia para prestar atención médica y lograr la eventual liberación de Ingrid Betancourt y otros secuestrados en poder de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde hace años.

En medio de un hervidero de rumores y noticias contradictorias, lo único que ayer parecía confirmado es que un avión Falcón 50 francés está estacionado en el aeropuerto militar de Catam, en Bogotá, desde la madrugada de ayer. Su destino final es San José del Guaviare, en el departamento selvático donde, aparentemente, está secuestrada la antigua candidata presidencial que tiene la doble nacionalidad colombiana y francesa. Las últimas informaciones difundidas por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y uno de los hijos de Betancourt, Lorenzo Delloye, advirtieron del grave estado de salud de la ex candidata presidencial, en poder de la guerrilla desde hace seis años.

A bordo del avión, que transporta personal y equipo médico, viajaron el ex cónsul francés en Bogotá Noel Sáenz y el asesor del Gobierno suizo Jean Pierre Gontard, que en los últimos años han sido los principales interlocutores europeos de la guerrilla en busca de un acuerdo humanitario para liberar a los secuestrados. La misión lanzada por Sarkozy tiene el aval de Suiza y España para establecer un contacto con las FARC que permita atender a los rehenes con la salud más precaria.

Oficialmente, la guerrilla no ha respondido a la misión. Tampoco el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha recibido ninguna petición de las partes para intervenir en una eventual liberación de secuestrados, según señaló el portavoz en Colombia, Carlos Ríos.

Mientras el avión volaba hacia Bogotá, con escala en la isla caribeña de Martinica, la cadena francesa de televisión France 3 emitía una entrevista con el presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien dijo haber recibido información de la misión humanitaria francesa sobre el paradero de Ingrid Betancourt. La misión "nos ha dado informaciones" y "nos ha dicho dónde creen" que está cautiva, dijo el gobernante.

El Gobierno colombiano está dispuesto a interrumpir las operaciones militares contra la guerrilla y permitir un corredor humanitario para atender a los secuestrados enfermos, siempre y cuando las FARC entreguen las coordenadas de la zona, según anunció el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

La guerrilla aceptó estas condiciones en anteriores ocasiones, cuando liberó unilateralmente a seis secuestrados, pero entonces el garante de las operaciones fue el presidente venezolano, Hugo Chávez, uno de los escasos canales de comunicación que mantienen las FARC con el mundo exterior desde el bombardeo colombiano que acabó con la vida de Raúl Reyez, número dos de la organización, en territorio ecuatoriano.

Venezuela no participa en la misión humanitaria puesta en marcha por Francia, aunque Sarkozy informó a Chávez del operativo.

El avión Falcon 50 francés, con asistencia médica para Ingrid Betancourt, a su llegada al aeropuerto colombiano de Catam. / efe