Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary y Obama rompen la barrera de los 100 millones de dólares en donaciones electorales

Es la primera vez que dos aspirantes democrátas llegan a esa marca antes de inicio de las votaciones primarias

Hillary Clinton ha recaudado más de 100 millones de dólares en donaciones electorales, según su campaña, y lo mismo ha logrado su máximo contrincante, Barack Obama, de acuerdo con medios de prensa. Se trata de la primera vez que aspirantes a obtener la candidatura de su partido a las elecciones presidenciales llegan a esa marca antes de que comiencen las votaciones primarias, que se inaugurarán en Iowa el jueves.

La campaña de Clinton ha confirmado oficialmente la cifra y ha aclarado que no incluye 10 millones de dólares que la ex primera dama transfirió de su cuenta de fondos electorales como senadora por Nueva York a su cuenta para la campaña presidencial. Obama también ha llegado a los 100 millones de dólares, según dijeron algunos asesores no identificados a varios medios de prensa, aunque su organización no ha confirmado oficialmente este dato. Ni Clinton ni Obama han divulgado su volumen de gasto y el dinero que les queda en sus arcas.

El resto de los políticos que quieren ser presidentes de Estados Unidos, tanto del lado republicano como del demócrata, no han hecho públicos los datos de recaudación. Lo tendrán que decir el 31 de enero, cuando presenten sus cuentas de la última parte del año a la Comisión Federal de Elecciones.

En el lado republicano la sorpresa en los últimos tres meses ha sido el éxito del congresista Ron Paul, que recibió 20 millones de dólares en donaciones, principalmente por internet, según el diario The Washington Post. Paul está muy atrás en las encuestas de intención de voto, pero sus posiciones contra la guerra en Irak, a favor de las libertades civiles y de reducir la injerencia del gobierno en la vida de los ciudadanos le han ganado el apoyo ferviente de un grupo minoritario de electores dentro de su partido.