Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uribe insinúa que las FARC no entregan a los rehenes porque no tienen a uno de ellos

Según el mandatario, Emmanuel, el hijo de Clara Rojas, estaría en Bogotá al cuidado de un organismo oficial

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ha insinuado que las FARC no entregan a los rehenes porque no tienen a uno de ellos, en concreto, a Emmanuel, el hijo concebido hace tres años en cautiverio por la ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, Clara Rojas. Según el mandatario, investigaciones de su Gobierno indicarían que el niño estaría en Bogotá al cuidado de los Servicios Sociales desde 2005.

Uribe ha dicho en la Base Aérea de Apiay, vecina a la ciudad de Villavicencio, que las autoridades investigan si Emmanuel es un menor de tres años y seis meses de edad que está en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). La familia de Clara Rojas se someterá a pruebas de ADN, que realizarán expertos colombianos, para confirmar si el niño es Emmanuel.

Las FARC informaron ayer al presidente venezolano, Hugo Chávez, a través de una carta, de que la liberación de los tres rehenes retenidos no se ha producido todavía por "los intensos operativos del ejército en Colombia". "Insistir ahora sería poner en peligro" la vida de los rehenes y también de los guerrilleros designados para ejecutar la entrega de esas personas, aseguran las FARC en la misiva leída por Chávez, que ha declarado hoy que la operación, que cumple este lunes cuatro días, continuará aunque "puede haber nuevos procedimientos".

"Las FARC no han cumplido el compromiso de liberar a los secuesrados porque no tienen en su poder al niño Emmanuel", manifestó Uribe, quien ha dicho que al menor se le hicieron pruebas de ADN que esperan contrastar con la información genética sus parientes.

Según el presidente colombiano, la hipótesis de que las FARC no tengan a Emmanuel le fue planteada hoy en Villavicencio al canciller venezolano, Nicolás Maduro, para que se la comunique al presidente Chávez, y también se la transmitió a los garantes de la operación.

Uribe ha explicado además que el menor que se cree que podría ser Emmanuel fue entregado el 16 de junio de 2005 en la regional del ICBF en San José, capital del departamento selvático del Guaviare, con el nombre de Juan David Gómez Tapiero, en precarias condiciones de salud.

Chávez, en respuesta a su homólogo colombiano, ha puesto en duda en una entrevista telefónica a la televisión la hipótesis del niño. Se ha preguntado "por qué" Uribe habla "ahora y en Villavicencio" de esa hipótesis, sin más comprobaciones, aunque ha agregado que "ojalá fuera cierto". Ya en declaraciones a los periodistas desde el palacio presidencial de Caracas, Chávez ha ido un poco más lejos y ha acusado a Uribe de "dinamitar" y "mentir".

Regreso de los delegados internacionales

Entretanto, los emisarios de los países que participaron en la fallida entrega de los rehenes prometida por la guerrilla de las FARC, ya han regresado a Venezuela, punto de partida de la misión aérea humanitaria que ayer se frustró de nuevo.

Los delegados de seis de los siete países partieron de Colombia en los cuatro aviones que el gobierno venezolano dispuso para su desplazamiento y que estaban estacionados en el aeropuerto Vanguardia de Villavicencio, centro colombiano.

El canciller venezolano en Colombia

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, llegó por sorpresa al aeropuerto Vanguardia de Villavicencio, centro de Colombia. Maduro, ha aterrizado en un Falcon-50 y del mismo han bajado varias personas, que le acompañaban. Según fuentes de la Presidencia colombiana, entre sus acompañantes se encuentran Claudia Rúgeles de Jara, esposa del secuestrado ex gobernador del departamento colombiano del Meta Alan Jara. De esta manera, se ultima el proceso de entrega de los rehenes, que está congelado a la espera de que la guerrilla facilite las coordenadas del lugar donde serán liberados.

Maduro aterrizó en un Falcon-50 y del mismo bajaron varias personas, que le acompañaban. Según fuentes de la Presidencia colombiana, entre sus acompañantes se encuentran Claudia Rúgeles de Jara, esposa del secuestrado ex gobernador del departamento colombiano del Meta Alan Jara. De esta manera, se ultima el proceso de entrega de los rehenes, que está congelado a la espera de que la guerrilla facilite las coordenadas del lugar donde serán liberados.

Maduro tuvo que salir al paso de la noticia difundida por la emisora colombiana radio Caracol, que aseguró que el ex ministro venezolano y coordinador de la operación de rescate, Ramón Rodríguez Chacín, había recibido las coordenadas exactas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Está circulando por algunas páginas de Internet que el doctor Rodríguez Chacín ya había partido hacia Colombia, esa información no es cierta, todavía él ésta haciendo coordinaciones en territorio venezolano", declaró ayer Maduro en conversación telefónica con la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Llegada de nuevos helicópteros

Durante la jornada del domingo llegaron más helicópteros venezolanos de apoyo procedentes de Santo Domingo. Según fuentes gubernamentales colombianas, se trata de dos aparatos, tipo Bell, que llegaron sin emblemas de la Cruz Roja y servirán, en principio, para ayudar en el traslado de los tres retenidos que serán liberados, Clara Rojas, su hijo Emmanuel y Consuelo González de Perdomo.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, había manifestado que esperaba que antes de Año Nuevo finalizase el operativo de rescate, aunque había admitido que existiesen sectores "dentro y fuera de Colombia que apuestan al fracaso" de la misión. Chávez, artífice la operación humanitaria que comenzó el pasado viernes con la autorización de Bogotá, negó que haya estado previsto que este domingo se concretara el rescate. "Estamos muy a la espera, a la expectativa, como medio mundo, para que termine todo felizmente, y ojalá antes de la medianoche del 31" de enero, según declaró el presidente venezolano.

Las FARC anunciaron el 18 de diciembre la liberación de las dos mujeres y el niño en "desagravio" a Chávez por la decisión del gobierno de Bogotá de poner fin a su papel de mediador para un acuerdo humanitario que conduzca al intercambio de 45 secuestrados por unos 500 guerrilleros presos.