Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecuador apoya una moneda única para Suramérica

El Gobierno del país latinoamericano apunta un plazo de cinco a ocho años

Ecuador apoya la creación de una moneda única suramericana en el plazo de cinco a ocho años, para lo cual se ha dado un primer paso con la fundación del Banco del Sur, aunque durante el Gobierno del presidente Rafael Correa se mantendrá el dólar como moneda oficial del país, indicó ayer el ministro de Economía, Fausto Ortiz.

En declaraciones a la red de televisión TC, el ministro ecuatoriano consideró que con la fundación del Banco del Sur el pasado domingo en Argentina se generará una "nueva estructura de crédito y desarrollo de los países suramericanos para poder desarrollar una infraestructura propia con los recursos de los propios países".

El Banco del Sur es "como un primer paso a la unidad monetaria suramericana, que a través de un Fondo del Sur pueda llegar, en cinco u ocho años, a lo que será la nueva moneda única a nivel suramericano".

Ortiz aclaró que durante el Gobierno del presidente Correa se mantendrá el uso del dólar como moneda oficial "e iremos evaluando alternativas de monedas únicas suramericanas".

El ministro declinó precisar cuándo y cómo Ecuador podría dejar el dólar, que adoptó como moneda propia en el año 2000 para enfrentar una aguda crisis económica que puso a Ecuador al borde de la hiperinflación.

Dijo que la moneda aún no está definida, pero será "una moneda con la que todos los países suramericanos estemos cómodos para poder operar en la actividad comercial".

Con el Banco del Sur se quiere poner fin a la práctica de enviar los recursos económicos de cada país, de sus reservas monetarias, a las naciones del primer mundo, a quienes más tarde "tenemos que pedir prestado a una tasa mayor", afirmó Ortiz.

"Lo que haremos es cambiar la arquitectura financiera internacional, tratando que esos recursos se queden en la propia tierra, a favor de nuestros países", manifestó.

Destacó que la experiencia europea será muy importante para evitar escollos y problemas para la iniciativa suramericana de lograr una moneda única.

Ortiz señaló que los países suramericanos tienen la ventaja de contar con economías más consolidadas, con cifras económicas más alineadas, y con la experiencia de Europa "para ahorrar muchísimo tiempo, toda vez que hay un compromiso político de los países sudamericanos en avanzar en el Banco del Sur, de avanzar en un fondo del sur] y en abordar una nueva moneda".

Aclaró que, antes de fin de año, los ministros de Economía de los países fundadores, tendrán una reunión para definir temas como el monto de capital que pondrá cada uno. "Está definido que independientemente del capital la relación será igualitaria al momento de tomar las decisiones, por ahí no vemos la dificultad", añadió.