Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musharraf convoca a elecciones legislativas para enero

Bhutto celebra la decisión como un "primer paso", pero mantiene su marcha de protesta

El presidente de Pakistán, el general Pervez Musharraf, ha anunciado hoy que las elecciones parlamentarias se celebrarán antes del 9 de enero, como estaba previsto inicialmente, aunque la semana pasada las había retrasado hasta el 15 de febrero. Las presiones internacionales han forzado al mandatario a recular desde que el pasado sábado decretara el estado de excepción en el país y suspendiera las elecciones. Ahora las mantiene en su fecha y ha asegurado que abandonará su cargo de jefe del ejército. La ex primera ministra Benazir Bhutto ha celebrado este "primer paso", pero mantiene la marcha de protesta desde Lahore hasta la capital, Islamabad.

En su primera comparecencia desde el decreto del estado de excepción, Musharraf ha dicho que las asambleas nacionales y regionales serán disueltas el próximo jueves, tal y como estaba previsto, y será nombrado un Gobierno provisional que tomará las riendas hasta la fecha exacta de los comicios, que fijará la Comisión Electoral. Ha reiterado también su deseo de abandonar su puesto al frente del ejército y convertirse en un presidente civil, eso sí, una vez que se reconozca la validez de la elección parlamentaria que le da un segundo mandato como presidente del país.

Asimismo, ha afirmado que la declaración del estado de excepción "ha sido la decisión más difícil" que se ha visto obligado a tomar para "salvar la transición democrática". Sin embargo, no ha anunciado cuando levantará la medida. "No puedo dar una fecha" ha dicho Musharraf, quien ha agregado que la suspensión de las garantías constitucionales son un "requisito" para "poder mantener elecciones libres y transparentes". El presidente paquistaní ha descartado en la concurrida rueda de prensa que Iftikhar Chaudhry sea restituido como presidente del Tribunal Supremo y ha abogado porque la Corte dé "lo antes posible" validez a su reelección presidencial.

El presidente fue reelegido en octubre como presidente del país en una votación de la asamblea legislativa y las provinciales. La oposición recurrió esta elección al Supremo alegando que, siendo militar, no podía ejercer un segundo mandato. El presidente del Supremo se inclinaba por dar la razón a la oposición, por lo que Musharraf le apartó y se niega a restituirle. Ante las protestas de la oposición, el sábado pasado decretó el estado de excepción y ordenó el arresto de cientos de opositores, que le reclaman la salida del ejército y la convocatoria de las elecciones.

La marcha de Bhutto

La líder del Partido Popular de Pakistán, Benazir Bhutto, ha celebrado la convocatoria de las elecciones para enero y mantiene su oferta de negociación con Musharraf para compartir el poder. "Es un paso positivo", ha dicho. Pero entiende que "no resuelve todos los problemas", por lo que mantiene la marcha de protesta que convocó la semana pasada y que debía empezar el martes en Lahore. Hasta allí se ha desplazado hoy, donde ha sido recibida por miles de seguidores, que gritaban "Benazir, primera ministra" y "Larga vida a Bhutto".

La marcha está concebida para que miles de seguidores lleguen a la capital, Islamabad, para protestar contra el estado de excepción, para forzar a Musharraf a dejar el ejército, a restaurar las garantías constitucionales y a liberar a los cientos de opositores detenidos. "Estoy aquí por la democracia", ha dicho Bhutto a sus simpatizantes al llegar a Lahore. "Aunque el Gobierno de Punjab (la provincia donde se encuentra Lahore) intente ponernos obstáculos, iremos en nuestra larga marcha el día 13", ha anunciado.