Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía de Yemen mata a cuatro supuestos terroristas vinculados al atentado contra los turistas españoles

Detenidos en la operación otros tres miembros de Al Qaeda implicados en el ataque

Cuatro supuestos miembros de Al Qaeda, sospechosos de estar vinculados al atentado contra ocho turistas españoles en Yemen, han muerto en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en el noreste del país, según ha informado la policía.

En la operación, en la que las fuerzas utilizaron helicópteros del Ejército, han sido detenidas otras tres personas presuntamente implicadas en la planificación y la ejecución del ataque. El enfrentamiento ha ocurrido en el marco de una operación de las fuerzas antiterroristas en la provincia de Mareb, donde el pasado 2 de julio murieron ocho turistas españoles y dos ciudadanos yemeníes en un ataque suicida.

Durante los enfrentamientos, que continúan en la zona Samraa, al sur de la ciudad de Mareb, ha muerto un policía y otros tres han resultado heridos. La policía no ha facilitado detalles sobre la identidad de los presuntos terroristas muertos o detenidos, si bien han explicado que la operación se ha producido en una región habitada por la tribu Obeida, en Mareb. La campaña policial se ha lanzado apenas tres días después de que líderes de esa tribu y del clan Al Ashraaf se comprometieran en una reunión con el presidente yemení, Ali Abdulá Saleh, a ayudar en la detención de los autores del atentado contra los turistas españoles.

Las autoridades han identificado como Abdu Mohamad Sad Ahmad Reheqa, un joven de 20 años, al suicida que empotró su coche cargado de explosivos contra el convoy de los turistas españoles frente a un histórico templo de esa ciudad turística. El semanario 22 de Septiembre, órgano de las Fuerzas Armadas, publicó el pasado día 2 los nombres y las fotos de diez supuestos miembros de la célula terrorista que planificó y perpetró el atentado, incluidos los del suicida.

Un undécimo cómplice, el egipcio Ahmed Basiuni Dueider, acusado por las autoridades de haber ofrecido apoyo logístico a los demás miembros del grupo, murió el 4 de julio en un tiroteo con las fuerzas de seguridad en un barrio del oeste de Saná.