Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Sudán y la principal facción rebelde firman el acuerdo de paz de Darfur

El Gobierno sudanés y una facción del grupo rebelde Movimiento Sudanés de Liberación (SLM) han firmado hoy el tratado de paz con el que pretenden terminar con el conflicto militar en Darfur. El documento que materializa la paz ha sido negociado durante cerca de dos años. El líder de la delegación del Gobierno, Majzoub Al-Khalifa, ha representado a las autoridades de Jartum, mientras que por el lado insurgente lo ha hecho Minni Minnawi, líder de una de las dos facciones del SLM, el grupo rebelde más importante de Darfur.

El documento ha sido rechazado tanto por otra facción del SLM como por el Movimiento para la Justicia y la Igualdad (JEM), un grupo rebelde de menor envergadura. Este hecho hace dudar de las posibilidades de que el nuevo tratado pueda traer la paz al territorio de Darfur.

La ceremonia ha tenido lugar en la Casa Presidencial de Nigeria, en esta capital, horas después de que las dos partes se comprometieran a firmar el documento. Han participado en el acto, en calidad de testigos, el presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, y el de la República de Congo y presidente de turno de la Unión Africana, Denis Sassou-Nguesso. También han asistido el subsecretario de Estado norteamericano, Robert Zoellick, y el ministro de Cooperación Internacional del Reino Unido, Hilary Benn, así como representantes de la Unión Europea y de la Liga Arabe.

El tratado, de 85 páginas, pone punto final, de momento, a las gestiones que comenzaron hace dos años en Abuya para terminar la guerra de Darfur, que estalló en el 2003 y que ha causado más de 200.000 muertos y dos millones de refugiados y desplazados internos.

Dos años de negociaciones

Las negociaciones de paz comenzaron en el 2004 y la que se ha cerrado hoy es la séptima ronda. Acuerdos anteriores firmados por las dos partes, como un cese al fuego en el 2004, no han sido respetados, en medio de acusaciones recíprocas entre las partes. Los mediadores de la Unión Africana confían en que esta vez los documentos firmados hoy sean respetados por los signatarios.