Prodi controla el debate televisado ante un nervioso Berlusconi

El primer ministro anuncia por sorpresa que abolirá el Impuesto sobre los Bienes Inmuebles

El líder del centro-izquierda, Romano Prodi, ha aparecido tranquilo este lunes y ha respondido con calma a las preguntas de los dos periodistas invitados al debate electoral. Prodi se ha defendido de los ataques del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi que, más nervioso, ha decidido incluso no responder a algunas cuestiones para continuar su ataque a los llamados "comunistas". En el segundo y último cara a cara entre los dos líderes antes de las elecciones que se celebrarán los próximos días 9 y 10 de abril se ha vuelto a hablar sobre todo del problema de los impuestos, así como de la crisis económica del país, y se ha tocado el papel minoritario de la mujer en la sociedad italiana y la educación.

Más información
La reforma de la justicia, prioridad del centro-izquierda
Berlusconi califica de "gilipollas" a quienes no le voten en las próximas elecciones
Berlusconi arremete contra jueces y periodistas para lavar su imagen a tres días de las elecciones

Prodi se ha defendido de las acusaciones que le habían llegado en estas últimas semanas sobre la intención del centro-izquierda de querer subir los impuestos sobre las herencias y ha aclarado que esta posibilidad será sólo para aquellos "que tienen varios millones de euros".

Gran revolución

Ambos partidos hablan en sus programas de la lucha a la evasión fiscal. Prodi ha insistido en que "en este año se calcula que se han evadido 200000 millones de euros. Una evasión que no tiene comparación con ningún país" y ha anunciado medidas duras. Para Berlusconi, sin embargo, "la lucha contra la evasión fiscal no puede ser resuelta con el ruído de las esposas".

Berlusconi ha anunciado lo que será la gran revolución de su campaña electoral: la eliminación del Impuesto sobre los Bienes Inmuebles (IBI), que se presenta como el objeto de las próximas polémicas ya que este impuesto es una entrada importante para los ayuntamientos. Además, sobre este tema tendrán que expresarse también los socios del presidente del Gobierno en el centro-derecha.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

"Cuotas rosas"

Prodi ha manifestado durante todo el debate su intención de cambiar el panorama italiano (sobre todo el político) para que haya una mayor presencia de mujeres y ha anunciado que en caso de victoria introducirá las "cuotas rosas", es decir, la obligatoriedad de un porcentaje de mujeres en el Parlamento. Berlusconi se ha limitado a anunciar (aunque no está en el programa del centro-derecha) que el próximo vicepresidente del gobierno será una mujer.

Prodi ha prometido un cheque de 200 euros a las familias por cada hijo hasta los 3 años, mientras que Berlusconi ha reivindicado que su gobierno siempre ha apoyado a la familia y que se está preparando un "principio de equidad, llamado coeficiente familiar: un mecanismo completo para que las familias más pobres paguen menos impuestos".

En cuanto a la retirada de las tropas italianas de Irak, según Berlusconi la coalición de Prodi está completamente dividida, a lo que Prodi ha respondido diciendo que en el programa firmado por los secretarios de todos los partidos, "que son hombres de honor", está escrito que "la retirada del país será la más rápida posible".

Borrachos e idiotas

Mientras hablaban del gasto público, Prodi ha comentado, citando a George Bernard Shaw, que "Berlusconi se apoya en los números como los borrachos se apoyan en las farolas; no para buscar la luz sino para sostenerse". La frase ha provocado la rabia de Berlusconi que, interrumpiendo a Prodi en su discurso, ha comenzado a decir que nadie le podía llamar borracho y que se merecía un respeto.

Tras ello el primer ministro ha pasado a la descalificación, diciendo que Prodi era el "útil idiota de la izquierda" y que estaba siendo utilizado por sus "socios comunistas".

El Primer Ministro Silvio Berlusconi (derecha) y su oponente de centro derecha Romano Prodi se dan la mano antes del comienzo del debate televisado de este lunes.
El Primer Ministro Silvio Berlusconi (derecha) y su oponente de centro derecha Romano Prodi se dan la mano antes del comienzo del debate televisado de este lunes.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS