Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa e Irán no logran acercar posturas para desactivar la crisis nuclear

El Gobierno de Teherán no cede ante la exigencia europea de que suspenda su programa de enriquecimiento de uranio como paso previo para reanudar las negociaciones

La Unión Europea no ha conseguido hoy desactivar la crisis nuclear que le enfrenta a Irán antes de que el caso llegue al Consejo de Seguridad de la ONU. La reunión celebrada esta mañana en Viena entre los ministros de Exteriores de Alemania, Reino Unido y Francia, además del jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y el negociador nuclear iraní, Alí Lariyani, ha terminado sin acuerdo.

"Hemos conversado en un ambiente constructivo, pero sin alcanzar acuerdo alguno", ha afirmado el ministro alemán de Exteriores, Walter Steinmeier, al término del encuentro, que se ha prolongado por espacio de unas dos horas en la residencia del embajador de Alemania en Viena. El último encuentro entre europeos e iraníes se celebró en mayo de 2005.

La Unión Europea exige a Irán como condición previa para la reanudación de las negociaciones la suspensión total por parte de Teherán de las actividades de enriquecimiento de uranio -clave para discernir entre la producción de energía para uso civil o la fabricación de armas nucleares-. Irán no cede en este punto, ya que reivindica su derecho a seguir con ese proceso iniciado en febrero.

"La Unión Europea está dispuesta a seguir escuchando nuevas propuestas de Irán y por eso hemos acudido hoy a esta reunión", ha dicho el titular alemán de Exteriores, que ha añadido que el encuentro se ha desarrollado en un ambiente cordial y distendido. Tras señalar también que "ha sido imposible alcanzar un acuerdo", Solana ha comentado que Irán tiene aún tiempo para cambiar de postura hasta el lunes próximo.

Ese día tendrá lugar la reunión de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), donde se valorará un informe de su director general, Mohamed El Baradei, que pone de relieve los incumplimientos iraníes de sus compromisos internacionales. En ese dossier, El Baradei señala que Irán está actualmente "enriqueciendo uranio a pequeña escala" en la central de Natanz, situada al sur de Teherán, y que "después de tres años de intensa verificación", el OIEA no puede asegurar "que el programa nuclear iraní es completamente pacífico". El conflicto con Irán puede acabar en la imposición de sanciones por parte del Consejo de Seguridad.