Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán anuncia que suspenderá la colaboración con el OIEA si denuncia su programa nuclear a la ONU

Los cinco miembros permanentes del máximo órgano de la ONU abogan por que se debata el asunto en Nueva York

La Junta de Gobernadores del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), reunida en Viena, tiene previsto decidir mañana si presenta al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el informe sobre el programa nuclear iraní elaborado por la troika europea (Reino Unido, Francia y Alemania o UE-3) que, en representación de la UE, mantuvo negociaciones con Teherán. Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad abogan por elevar al máximo órgano de la ONU el conflicto con Irán. El régimen de los ayatolás ya ha anunciado que, si hay denuncia, interrumpirá "toda colaboración voluntaria" con el organismo atómico de la ONU.

El negociador de Irán para asuntos nucleares y secretario del Consejo de Seguridad Nacional, Ali Larichani, advierte en una misiva enviada hoy al director general del OIEA, Mohamed El Baradei, que la República Islámica "no tiene otra opción" que suspender esa colaboración. Llevar el caso al órgano máximo de Naciones Unidas "destruiría la confianza iraní" y obligaría a cumplir una ley del Parlamento de Teherán que estipula que el Gobierno "debe interrumpir toda cooperación voluntaria". "En ese caso la supervisión del organismo sería muy limitada y las actividades nucleares pacíficas bajo suspensión voluntaria serían reanudadas sin ningún tipo de restricciones", añade.

Larichani se refiere a la cooperación de su país en el marco del Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP), que permite a los inspectores del OIEA realizar visitas sin aviso previo a cualquier instalación nuclear de la República Islámica. La trascendental reunión de la Junta ha comenzado esta mañana y se ha suspendido por la tarde. Se reanudará mañana, viernes, y a las 15.00 hora española se espera que se vote la resolución presentada por Alemania, Francia y el Reino Unido. Todo indica que el bloque occidental cuenta con una mayoría de votos favorables, frente al rechazo garantizado de Venezuela y Cuba, y probablemente también de Siria.

"Una fase crítica, pero no es una crisis"

Fundamental es sin embargo el ya anunciado apoyo de Rusia y China, dos potencias nucleares que hasta ahora eran reticentes a enviar el caso iraní al Consejo de Seguridad de la ONU. La resolución propuesta insta a El Baradei a informar al órgano máximo sobre los pasados incumplimientos por parte de Irán y pide que elabore hasta la próxima reunión de la Junta, el 6 de marzo, un nuevo informe técnico sobre la cooperación iraní en la investigación internacional de su programa nuclear. Asimismo, reclama a Teherán que suspenda de nuevo su programa como medida para crear confianza todas sus actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio, un material considerado como clave, ya que tiene tanto aplicaciones civiles y militares.

El embajador ruso Gregory Berdennikov, ha confirmado a la prensa esta tarde que su país apoyará la resolución que traslada el contencioso nuclear al Consejo de Seguridad. Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia, China, EEUU, Francia y el Reino Unidos, acordaron el lunes enviar el dossier iraní al máximo órgano de Naciones Unidas. En septiembre pasado, Rusia y China se abstuvieron en la votación sobre una resolución que abrió el camino para llevar el caso al Consejo de Seguridad, ya que constataba que Irán había "incumplido" sus obligaciones de salvaguardas (controles). Por su parte, El Baradei ha manifestado, a su llegada a la reunión, que la Junta quiere enviar "un mensaje claro" a Irán, que debe cooperar más con la comunidad internacional, pero que en ningún caso "se trata de pedir al Consejo que entre en acción por ahora".

Preguntado si una citación ante el Consejo es evitable, ha admitido que "hay una mayoría que prefiere informar al Consejo ahora", aunque ha destacado que se ha llegado a "una fase crítica, pero no es una crisis". "La Junta quiere ofrecer una señal clara de que Irán debe tomar más medidas para crear confianza", ha agregado, en referencia a la resolución que estipula que el Consejo no debe entrar en acción hasta recibir un nuevo informe del organismo para su próxima reunión, el 6 de marzo. Entre los pocos países que han defendido hoy a Irán están Cuba y Venezuela, que han acusado al primer mundo de querer privar a Irán "del acceso a la tecnología nuclear con fines pacíficos". El venezolano Gustavo Márquez ha dicho que detrás de esta postura "se mueven intereses políticos y económicos que pretenden hegemonizar el control del ciclo de combustible nuclear".