Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gotovina se declara "no culpable" de todos los crímenes de los que le acusa La Haya

El Tribunal Penal Internacional le juzga por su participación durante la guerra de los Balcanes

El juicio contra el ex general croata Ante Gotovina ha comenzado hoy en la sede del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en la localidad holandesa de La Haya. Gotovina se ha declarado no culpable de los crímenes de guerra y lesa humanidad de los que se le acusa, que presuntamente cometió en 1995 contra los serbios de la región croata de Krajina.

El ex general, de 50 años y que fue detenido en la isla canaria de Tenerife el miércoles pasado, fue trasladado el sábado a la cárcel especial que el TPIY tiene en Scheveningen, cerca de La Haya, donde pasó un examen médico rutinario y habitual en estos casos. El TPIY inculpó a Gotovina en junio de 2001, poco después de su constitución, y le considera responsable, como comandante de la operación Tormenta, de la muerte de al menos 150 civiles serbios, gran parte de los cuales eran ancianos, y de la expulsión de otros 200.000 durante la llamada reconquista croata de la rebelde República Serbia de Krajina, en 1995.

Sobre Gotovina pesan siete cargos: persecución, asesinato, saqueo, destrucción de ciudades, deportación, desplazamiento obligado y otros actos inhumanos, como humillación o degradación, por los que se enfrenta a cadena perpetua. Durante la primera comparecencia, que se ha prolongado casi una hora y tres cuartos, Gotovina ha oído la totalidad de la acusación. Tras la lectura, Gotovina, serio y atento, ha rechazado su culpabilidad. Tampoco se ha inmutado cuando el juez ha leído los nombres de algunas víctimas serbias asesinadas por las fuerzas croatas en 1995, remarcando la avanzada edad de las mismas y la brutalidad de las ejecuciones en algunos casos, como el de una persona de 90 años que fue carbonizada.

Con abogado de oficio

El ex general, que iba vestido con un traje negro, camisa azul clara y corbata oscura, ha confirmado en su primera comparecencia ante el TPIY su declaración de inocencia, como lleva defendiendo desde que conoció su acusación hace más de cuatro años. En 2003 ofreció entregarse si el TPIY aceptaba entrevistarse con él en Zagreb, donde Gotovina propuso ser enjuiciado, en lugar de en La Haya. El presunto criminal de guerra ha comparecido con un abogado defensor de oficio, asignado por el registro del TPIY, y en todo momento se ha mostrado respetuoso con el juez, cuyas preguntas ha contestado. TPIY juzgará a Gotovina no por haber ejecutado directamente esos crímenes sino por haberlos ordenado, desde su capacidad de mando y por no haber hecho nada para evitarlos.

El ex general croata está considerado un héroe nacional en Croacia, en donde su detención generó protestas de sus partidarios. Según un sondeo publicado el pasado viernes, dos días después de su detención, un 61 por ciento de los encuestados calificó su apresamiento de "una mala noticia". Para los defensores del héroe nacionalista croata, las víctimas serbias se explican por venganzas individuales que en un vasto territorio poco poblado no podían controlarse, mientras que el trágico éxodo de la población serbia es atribuido a su miedo a saqueos por los crímenes que ellos habían cometido contra croatas.

Los croatas consideran que Gotovina, ex legionario francés y el más joven general croata, fue el comandante de la operación militar más decisiva y victoriosa en la guerra de los Balcanes, que marcó la derrota definitiva de la política expansionista de serbia en Croacia y Bosnia-Herzegovina. Sin embargo, las autoridades croatas acogieron con satisfacción su captura en España y afirmaron que demostraba que decían la verdad cuando aseguraban que el fugitivo estaba fuera del alcance de su justicia. Al iniciar la operación Tormenta por órdenes del ya fallecido presidente nacionalista Franjo Tudjman, Gotovina tenía 40 años y poseía un vasto pasado militar, no sólo en la ex Yugoslavia sino también en África y América Latina.