Los bomberos ingleses consiguen apagar la mitad de los tanques de combustible incendiados ayer

Diseñada una vasta operación de extinción con más de 250.000 litros de espuma para cubrir el fuego

Hemel Hempstead - 12 dic 2005 - 12:45 UTC

Los bomberos ingleses han desplegado esta mañana una gran operación para extinguir el incendio que se declaró ayer en un enorme depósito de carburante de la localidad de Hemel Hempstead (al noroeste de Londres). Según han informado a mediodía, han conseguido apagar la mitad de los 20 tanques de combustible que ardían desde ayer, gracias a un despliegue para el que se utilizan más de 250.000 litros de espuma. Mientras, la enorme nube de humo prosigue su viaje y ha llegado a las costas del norte de Francia, aunque con mucha menor densidad.

Más información

Según han informado los bomberos del condado de Hertfordshire, donde se encuentra la localidad de Hemel Hempstead, de las 20 cubas que ayer comenzaron a arder tras la explosión accidental de una de ellas, 10 están ya apagadas. Con la operación que se ha puesto en marcha esta mañana, se espera que el incendio, el más grave ocurrido en Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial, quede extinguido hoy mismo. Así, podrá iniciarse la investigación de un siniestro que, de momento, tiene la calificación de accidente y en el que resultaron heridas 43 personas.

La enorme operación contra el fuego que debía haber comenzado a medianoche, pero que ha tenido que ser pospuesta debido a los temores de que la enorme cantidad de espuma utilizada pudiera contaminar las capas del subsuelo y llegar a los cauces, creando problemas de suministro de agua. "La operación no ha comenzado [en hora] porque los bomberos y la policía están en contacto con la Agencia de Medio Ambiente para asegurarse de que la operación no tenga efectos dañinos sobre las capas freáticas", ha señalado una fuente de la policía de Hertfordshire. Vigilados por un cordón policial de agentes protegidos con mascarillas, los bomberos intentan ahogar las llamas cubriéndolas con una enorme cantidad de espuma, que ha sido almacenada desde ayer en las inmediaciones del depósito.

"Vamos a atacar el fuego durante al menos cuatro horas y esperamos que esto tenga el efecto que deseamos. Sabremos a mediodía de hoy si nuestro plan va a ser efectivo o no", ha dicho Roy Wilsher, el jefe de bomberos de Hertfordshire. Hasta esta mañana, los bomberos se concentraban en evitar que el fuego se extendiese a otros depósitos.

La columna de humo

Mientras, la enorme columna de humo negro que se extendió ayer desde Hemel Hempstead a buena parte del sureste de Inglaterra, incluyendo Londres, sigue su avance. La policía ha recomendado a los residentes de la zona que permanezcan en sus casas con las ventanas y las puertas cerradas, pero la nube, visible a través de los satélites meteorológicos, no encuentra fronteras. El servicio francés de meteorología ha informado de que parte de la nube ha llegado a la Bretaña y a Normandía, en la costa del norte de Francia, y que incluso podría llegar a España, ya muy debilitada, en las próximas 48 horas.

El director adjunto de Météo France, Alain Ratier, ha dicho que la nube, compuesta por gases y partículas de hidrocarburos "se desplazará y se extenderá, pero ya con concentraciones que van a disminuir fuertemente".

Aunque los expertos aseguran que el humo es, en el peor de los casos, de muy baja toxicidad, el hecho de que se haya recomendado a los vecinos de las localidades próximas encerrarse en sus casas y no abrir puertas ni ventanas ha provocado cierta inquietud. El humo es irritante y puede causar escozor en los ojos y en algunos casos náuseas, si bien las personas con problemas respiratorios son, en cualquier, caso las más expuestas ya que pueden sufrir ataques de asma, según las autoridades sanitarias.

Las instalaciones de Buncefield, copropiedad de los gigantes petroleros Texaco y Total, suministran combustible a los principales aeropuertos que sirven a la capital británica, entre ellos el de Luton, a sólo 16 kilómetros, y el más lejano de Heathrow. El incendio no afectó a los vuelos programados este domingo en el aeropuerto de Luton, aunque los aterrizajes de Heathrow sufrieron algunos retrasos por culpa del humo.

Imagen de la enorme nube provocada por el incendio de Hemel Hempstead vista desde Londres.
Imagen de la enorme nube provocada por el incendio de Hemel Hempstead vista desde Londres.AP

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50