La curva de contagios, según Malagón