Extravagante, atractivo y encantador: el truco de Jeff Goldblum para gustar a todo el mundo

Ya había sido coronado por Hollywood gracias a películas taquilleras y por las redes sociales gracias a decenas de memes y Prada lo nombra ahora, a punto de cumplir 70 años, rey de la moda en su campaña de este otoño

El actor Jeff Goldblum firma autógrafos a sus 'fans' en el estreno en Los Ángeles de 'Jurassic World Dominion' el pasado junio.
El actor Jeff Goldblum firma autógrafos a sus 'fans' en el estreno en Los Ángeles de 'Jurassic World Dominion' el pasado junio.Kevin Winter (Getty Images)

El pasado enero Prada se saltó una regla no escrita al presentar su colección de ropa para esta temporada de otoño. Los diseñadores Miuccia Prada y Raf Simons habían preparado un repertorio de prendas y conjuntos pensados para un frío invierno postpandémico dedicado a los negocios: grandes abrigos de colores oscuros, pieles de angora y voluminosos trajes que pretendían dar una imagen de autoridad y respetabilidad. Y para mostrarlos, la firma eligió a dos hombres que doblaban –o incluso triplicaban– la edad habitual de los modelos que pisan las pasarelas. Entre jovencísimos top models como Kit Butler y Erik van Gils y actores como Asa Butterfield y Damson Idris, dos hombres maduros abrieron y cerraron el desfile: Kyle MacLachlan y Jeff Goldblum, protagonista de la campaña de esta temporada.

A punto de cumplir 70 años, edad oficial que la ONU considera como el principio de la tercera edad, el actor de Parque Jurásico es prácticamente un dinosaurio en comparación con los jóvenes que las marcas eligen para vestir sus prendas. Pero Prada ha elegido a Goldblum como uno de sus modelos masculinos de referencia. Lleva sus conjuntos a entrevistas televisivas, habla de su colaboración con la marca allá donde va y ha llegado a ser su portavoz: en la reciente presentación de la colección de primavera/verano de 2023, el actor, ya como invitado en vez de modelo de pasarela, se convirtió en el centro del espectáculo con sus comentarios y cerró él mismo el evento en lugar de los jefes de la firma.

Jake Gyllenhaal, Rami Malek, Damson Idris, Jeff Goldblum y su esposa Emilie Goldblum en un desfile de Prada el pasado junio en Milán.
Jake Gyllenhaal, Rami Malek, Damson Idris, Jeff Goldblum y su esposa Emilie Goldblum en un desfile de Prada el pasado junio en Milán.Jacopo M. Raule (Getty Images for Prada)

Lleva casi cinco décadas ejerciendo como actor y lejos de pasar de moda, Jeff Goldblum parece estar en su mejor momento. Se diría que en cada década un hito lo descubre ante una nueva generación: La Mosca en los ochenta, la saga Parque Jurásico en los noventa, muso de Wes Anderson desde los 2000, habitual de los memes y sex symbol de la madurez desde los 2010. Tiene además su propia serie documental en Disney+ (El mundo según Jeff Goldblum) y es un personaje recurrente en el universo Marvel. Es una de esas estrellas que no necesita premios Oscar (nunca ha sido nominado como actor) porque ya tiene la simpatía del público. En las redes sociales se ha convertido en una de las pocas celebridades, junto a Keanu Reeves, que disfruta de una adoración unánime. “¿Alguna vez te preguntas si le gustarías como persona a Jeff Goldblum?”, se preguntaba una fan en Twitter. “Si alguna vez descubrimos que Jeff Goldblum es malo, de cualquier forma, no volveré a confiar ni tener esperanza jamás”, aseguraba otro usuario.

Es raro que un hombre de su edad sea considerado un sex symbol y un faro de estilo, pero él lo es. Más de 26.000 personas siguen la cuenta de Twitter @goldblumlooks, que recopila fotografías del actor, y es fácil encontrar mallas o cojines con su cara estampada. También se venden láminas, camisetas y cuadernos con frases como “Lo siento, no estaba escuchando, estaba pensando en Jeff Goldblum” o “Simplemente un chico/chica que ama a Jeff Goldblum”. En 2018, una estatua de casi 8 metros y 150 kilogramos apareció junto al Puente de la Torre en Londres: era un Jeff Goldblum gigante recostado y con el pecho al aire, una de sus imágenes más icónicas salida de Parque Jurásico. “¿Por qué es Jeff Goldblum tan atractivo? Me saca aproximadamente 30 años y soy lesbiana, pero me excita”, confesaba una tuitera.

¿Qué tiene este hombre para levantar tantas pasiones? “Lo percibimos como alguien auténtico, como que está siendo él mismo”, resume Travis M. Andrews, periodista y autor del libro Because He’s Jeff Goldblum: The Movies, Memes and Meaning of Hollywood’s Most Enigmatic Actor. (Porque es Jeff Goldblum: las películas, los memes y el sentido del actor más enigmático de Hollywood). Según Andrews, Goldblum siempre parece estar honestamente interesado en lo que sus interlocutores le cuentan y suele aparentar comodidad y tranquilidad. “Añádele un buen ojo para la moda y el hecho de que está en una forma genial para su edad, y tienes el paquete completo”.

Jeff Goldblum ya era estiloso en 1984: en esta fotoografía publicitaria aparece caracterizaso como el cómico Ernie Kovacs en una película televisiva de la cadena ABC.
Jeff Goldblum ya era estiloso en 1984: en esta fotoografía publicitaria aparece caracterizaso como el cómico Ernie Kovacs en una película televisiva de la cadena ABC.Walt Disney Television Photo Archives (ABC)

En una época en la que las estrellas de Hollywood parecen tener pánico a la posibilidad de mostrar un ápice de personalidad, él la rebosa. Mezcla entre “cool” y “rarito” según Vulture, ya en los años noventa fue catalogado como el outsider favorito de Hollywood en The New York Times. Según el periódico neoyorquino, el actor de La mosca crea personajes tan inteligentes como sexys y tiene el mismo “exceso de personalidad” del que Richard Attenborough se lamentaba en Parque Jurásico refiriéndose a su personaje, el doctor Ian Malcolm. Una coctelera de espontaneidad y predisposición al juego que le ha convertido en una prolífica fuente de memes.

A diferencia de otros muchos actores, que no ocultan su hastío a la hora de hacer entrevistas y promocionar sus películas, Goldblum se presta a todo, ya sea comentar tatuajes con su cara, leer tuits subidos de tono sobre sí mismo, ver imitaciones o probar gadgets de viajes. Andrews encuentra varias razones que hacen del actor un perfecto molde para momentos virales: “Su extravagante gusto para la moda, un gran rango de emociones faciales y una cualidad general de rareza lo convierten en un meme viviente”.

Dicen que se acuerda de los nombres de los trabajadores en los rodajes, lo que lo convierte en un ser de luz al lado de la mayoría de las estrella de Hollywood. Le gusta flirtear, pero lo hace con respeto y gracia, como si fuera la travesura de un niño. La edición estadounidense de la revista GQ le dedicó un artículo en el que contaban maravillas de él una treintena de personas, desde Glenn Close a Woody Allen, pasando por Laura Dern, Willem Dafoe o Liam Hemsworth. Le gusta leer en voz alta para otra gente y al parecer así es como se ganó a su actual esposa, la gimnasta olímpica Emilie Livingston: le leyó El gran Gatbsy y El guardián entre el centeno en sus primeras citas, algo que solo Jeff Goldblum podría hacer sin parecer un pedante.

Jeff Goldblum en la campaña de otoño/invierno 2023 de la colección masculina de Prada.
Jeff Goldblum en la campaña de otoño/invierno 2023 de la colección masculina de Prada.Prada

Goza de tan buena fama que parece inmune a las críticas. A nadie parece importarle que salga con mujeres mucho más jóvenes que él (tiene 40 años más que su esposa, con la que tiene dos hijos de 5 y 7 años). En 2020 protagonizó una controversia tras participar como jurado invitado en RuPaul’s Drag Race y señalar la homofobia y la misoginia dentro del islamismo: muchos le criticaron por perpetuar estereotipos xenófobos, pero su imagen no se ha visto perjudicada. Quizá sea porque su naturalidad y su cercanía parecen realmente sinceras. “Creo que es imposible tener una imagen realista de cualquier persona famosa. Su fama hace de espejo deformador que, por su propia naturaleza, distorsiona aunque sea mínimamente nuestra imagen de ellos”, opina Andrews. “Dicho eso, creo que el Goldblum que vemos está mucho más cerca del verdadero que en los casos de otras celebridades”.

Aunque ha participado en hitos de taquilla como Parque Jurásico (1993) o Independence Day (1996) y en películas de prestigio como Annie Hall (1977) o El Gran Hotel Budapest (2014), gran parte de su actual popularidad se la debe a algo tan sencillo como ser él mismo. Eso fue exactamente lo que le pidió el director Taika Waititi en Thor: Ragnarok, película en la que Goldblum improvisó un papel basado en exagerar sus propios manierismos. En su serie documental de Disney+ se dedica a hablar de curiosidades de todo tipo. “Me graban conociendo a personas e intentan sorprenderme. Me adelantan lo menos posible. Soy yo encontrándome con las cosas”, le explicó a Vulture, “y simplemente hago lo que se me da bien”.

Lo que se le da bien es agradar. Puede que ese sea el secreto para ser un sex symbol a los 70: ser uno mismo. Eso, y un montón de carisma, una fortuna y buena genética. Si tienes todo eso, la edad es simplemente un número.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS