Sector digital

Madrid Valley: ¿una capital tecnológica sin playa?

La región madrileña aspira a despuntar en el sector digital, pero muchos teletrabajadores están huyendo de la jungla de asfalto hacia Valencia, Andalucía o Canarias

Trabajadores de las Cuatro Torres de Madrid en una foto de octubre de 2019.
Trabajadores de las Cuatro Torres de Madrid en una foto de octubre de 2019.DAVID EXPÓSITO

¿Será Madrid la capital tecnológica de España o le ganará un destino de sol y playa? La pregunta es oportuna porque Madrid es una ciudad ambiciosa con líderes políticos que aspiran a ganarlo todo, pero es bien sabido que a raíz de la pandemia de coronavirus muchos teletrabajadores han escapado de la gran ciudad, buscando “calidad de vida” en el campo o junto al mar. Un estudio publicado la semana pasada por la consultora de recursos humanos Experis ha dado una noticia que aparentemente es muy buena para la Comunidad de Madrid, al estimar que es líder destacada en número de ofertas de empleo digital, con un 43% de todas las del país.

Más información

Según el informe, la región de Madrid tenía al final de marzo 91.510 ofertas de empleo en el sector de las nuevas tecnologías, por encima de las 58.293 de Cataluña; las 17.034 de Valencia y las 7.979 de Andalucía.

Los datos han llamado la atención de la prensa de Barcelona porque la capital catalana ha liderado desde hace años todos los rankings del sector en España (inversiones, número de acuerdos) y es vista en Europa como un ecosistema cool para los techies. Además, otros destinos periféricos han ganado protagonismo recientemente: hemos visto reportajes de jóvenes teletrabajadores extranjeros desplazados a las Canarias y “Málaga Valley” se ha anotado varios triunfos este año, al convencer a Vodafone y Google para que instalen grandes centros de nuevas tecnologías.

Pero en realidad hay que tomar con cautela el liderazgo madrileño en este terreno debido a la metodología que usa el informe. La consultora estadounidense mide el número de ofertas de empleo en función del lugar donde se encuentra la empresa y no el trabajador, cuya ubicación resulta mucho más difícil de conocer. Por tanto, el estudio deja abierta la incógnita sobre cómo se están moviendo los empleados de un sector que destaca por su flexibilidad.

Ponte en la piel de un chaval de 25 años que tiene ganas de surfear
Lodewijk Cuypers, asesor de nómadas digitales

Cuando las empresas dan libertad, muchos huyen de la meseta. “Ponte en la piel de un chaval de 25 años que tiene ganas de surfear”, dice Lodewijk Cuypers, fundador de una agencia que ayuda a la reubicación en España de nómadas digitales extranjeros, Globexs. Los destinos preferidos por sus clientes son las Canarias, Baleares, Valencia o Málaga. Cuypers acaba de abrir oficina en la isla canaria de Fuerteventura, donde dice que hay cientos de jóvenes europeos viviendo en pequeños pueblos.

El teletrabajo ha abierto los ojos a muchos empleados de las grandes metrópolis que han descubierto que pueden hacer su tarea donde les dé la gana. En EEUU se ha producido durante la pandemia una gran migración desde Silicon Valley a otros destinos. Según datos de LinkedIn, Miami y Houston, han surgido como hubs alternativos que ofrecen sol, playa y vivienda más asequible. Una portavoz del portal de empleo le dice a este periódico que no disponen de datos para medir el fenómeno en España.

Los autores del informe de Experis creen que el futuro mapa del empleo digital está abierto. El destino de los trabajadores dependerá de si el modelo de teletrabajo es conveniente para la empresa. Las tareas con un resultado medible son más susceptibles de ser hechas desde casa, pero hay trabajos creativos que requieren convivencia en la oficina. “No hay una fórmula mágica y todas las empresas estamos evaluando qué resultados nos ha dado este experimento de los últimos 15 meses”, dice Fernando Aguilar, director de operaciones de Experis España. Lo que suceda en el sector digital tendrá un gran impacto en Madrid y la geografía española ya que, según esta consultora, cada dos años se duplica la demanda de perfiles tecnológicos.

Tenemos el teletrabajo metido en vena
José Javier León, manager de datos en Experis España

Una posibilidad es que Madrid se convierta en un lugar donde puntualmente se reúnen trabajadores que viven en otros rincones del mapa. Es una fórmula ya común en la plantilla de Experis España. Durante la pandemia, el director de servicios de datos de la empresa, José Javier León, se ha comprado una casa en Guadalajara, donde piensa formar familia. Cuenta que la mayoría de los miembros de su equipo de casi 30 personas se ha desplazado por la Península (Málaga, el Levante, Toledo...) y varios han invertido en una vivienda nueva con la idea de que su mudanza sea permanente. “Tenemos el teletrabajo metido en vena y creo que con este formato hemos ganado todos”, dice León.

El poder del Ibex

Valencia ha visto la vuelta a casa de muchos valencianos que llevaban años instalados en Madrid, cuenta el CEO de la asociación Startup Valencia, Nacho Mas. Son teletrabajadores de las grandes corporaciones del Ibex. Apunta que Madrid tiene un sector tecnológico que gira en torno a esas multinacionales, mientras que otras ciudades de España destacan por atraer a emprendedores. La calidad de vida de Valencia o Málaga es un activo poderoso de esos destinos. “Entendemos que en España convivirán ambos ecosistemas”, dice Mas.

En efecto, el Ibex se ha convertido en un gran empleador de trabajadores tecnológicos. Constructoras, farmacéuticas, o petroleras necesitan a expertos en ciberseguridad o en gestión de datos. “Antes la tecnología era un sector y ahora la tecnología está en todos los sectores”, explica Aguilar, el director de operaciones de Experis España.

Madrid no tendrá playa pero sí una fiscalidad atractiva para crear negocios
Javier Esteban Piñeiro, presidente de la asociación Madrid Tech City

Pero la capital también es atractiva para los emprendedores digitales, afirma el presidente de la asociación Madrid Tech City, Javier Esteban Piñeiro. Recientemente, tres destacadas startups europeas han elegido Madrid como su sede en España: las británicas Bulb (comercializadora de energía renovable) y Dija (repartos a domicilio) y la francesa Alan (seguros de salud). “Madrid no tendrá playa, pero sí que tiene una fiscalidad atractiva para crear negocios, como bien dice la presidenta (Isabel Díaz) Ayuso”, valora Piñeiro.

Un reto, apuntan varios entrevistados, es la creación de un visado para nómadas digitales, uno de los puntos contemplados en una Ley de Startups estatal que lleva casi tres años en proyecto. Varios países del Caribe, Portugal o Estonia se han adelantado. Ayuso ha insistido al presidente Pedro Sánchez para que haga esta reforma, confiando en que los otros encantos de la capital vencerán a las playas.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50