LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Madrid registra uno de cada cinco muertos por covid en la última semana

La ocupación de las UCI de la comunidad sigue al alza y este martes alcanzaban el 123% de su capacidad

Paciente en el centro de emergencias Enfermera Isabel Zendal, en Madrid, el 19 de abril de 2021.
Paciente en el centro de emergencias Enfermera Isabel Zendal, en Madrid, el 19 de abril de 2021.PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP

En España han fallecido 277 personas en los últimos siete días por coronavirus, de las que 61 lo han hecho en Madrid, según la última estadística del Ministerio de Sanidad. La ocupación de sus camas de agudos, 16,04%, es la segunda más alta de todo el territorio, solo superada por Melilla, con un 19,23%. Y la más alta en las unidades de cuidados intensivos. La Sociedad de Medicina Intensiva de Madrid (Somiama) cifraba en 579 los enfermos graves ingresados en ellas este martes por la noche. Las UCI están trabajando al 123,7% de su capacidad estructural, es decir, sin contar otros espacios susceptibles de ser ocupados como quirófanos o unidades de recuperación tras una anestesia. Con el porcentaje con el que el Gobierno central mide esta ocupación para todas las autonomías —sobre el total de camas que pueden ser utilizadas, incluyendo esos otros lugares que no son de UCI—, también la región es la primera de la lista, con un 45,41%.

La comunidad, que mantenía una mejoría lenta pero estable hasta mediados de marzo, viró entonces la tendencia. Primero fue la curva de contagios, que este martes alcanzaba los 403 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días de incidencia acumulada, la quinta detrás de Ceuta, Melilla, Navarra y País Vasco. En las últimas 24 horas acumula el 43,1% de los contagios de todo el territorio, 1.954 de 4.526. Después, desde principios de abril, comenzaron a saturarse las UCI. A diferencia de otras olas, en las que empezaron el ascenso con menor presión asistencial, en esta ocasión lo hicieron desde casi un 90% de ocupación: el dato más bajo de Somiama del último mes es del 31 de marzo, con 418 críticos.

Más información

Aunque el Ejecutivo regional se mueve en “la elasticidad” que pueden tener estas unidades y calcula una capacidad de ampliación de alrededor de 1.297 camas, ese estiramiento, recuerdan insistentemente los profesionales, supone la paralización de otras actividades en los hospitales, como las cirugías. Solo entre marzo y agosto del pasado año, los hospitales madrileños se vieron obligados a aplazar más de 90.000 operaciones. Hubo meses en los que la operatividad de los quirófanos llegó a ser del 14,2% a causa del virus.

El centro de emergencias Enfermera Isabel Zendal, inaugurado el 1 de diciembre y con pacientes desde el 11 de aquel mes, se levantó, en principio, para aliviar la presión de los hospitales. El martes, en el centro de Valdebebas había 480 pacientes en agudos, según los informes bisemanales que publica el grupo Covid19, el equipo de infectólogos de hospitales públicos y privados que comparten información sobre la ocupación en las plantas de agudos y UCI. Son las únicas estadísticas por las que se puede conocer, por hospitales, la situación de cada uno de ellos. Sí es el que más enfermos leves tiene ingresados, pero no es el que más pacientes graves trata, con 30 este martes. Son el 12 de Octubre, con 39, el Gregorio Marañón y el Ramón y Cajal, ambos con 38, y la Fundación Jiménez Díaz, con 32. También con 30 está actualmente La Paz.

Un mes de subida y ninguna nueva medida

Han pasado casi cuatro semanas desde que la comunidad gobernada por Isabel Díaz Ayuso empezó a empeorar su situación. Cada viernes, la Consejería de Sanidad analiza la situación epidemiológica e informa de cambios en las zonas confinadas, pero no ha anunciado ninguna nueva medida. El toque de queda se mantiene a las 23.00, también esa hora marca el cierre de bares y restaurantes, que tienen un aforo máximo de cuatro comensales en interiores y seis en terraza y la prohibición de visitas en domicilios con ciertas excepciones como el cuidado de mayores y menores. La presidenta madrileña, entrevistada esta mañana en la cadena SER, ha asegurado al respecto que más prohibiciones no cambiarían la situación: “Aunque cerráramos todo al 100% no cambiaría mucho”.

Las únicas decisiones que ha tomado su Ejecutivo han sido sobre el número de zonas básicas de salud (ZBS) perimetradas —áreas que dependen de la población a la que cubren los centros de salud—, unas limitaciones que no han demostrado ninguna eficacia desde su implementación, el pasado otoño y que, en la práctica, no comportan cambios para quienes viven en ellas —esta semana están confinados 445.000 madrileños de 17 zonas y tres municipios—. Tampoco para quienes no viven en ellas y entran o pasan por allí, porque no hay un control claro de quiénes llegan y se marchan de esas zonas, poco claras geográficamente y poco conocidas por la población.

El boletín epidemiológico semanal de la Consejería de Sanidad, publicado cada martes por la noche, y los datos por zonas básicas de salud, reflejan que prácticamente todas están en riesgo alto o muy alto de transmisión del virus. El análisis de la epidemióloga Gloria Hernández Pezzi, exjefa del Servicio de Vigilancia Epidemiológica en el Instituto de Salud Carlos III, concluye que “el 99,7% de las 286 zonas básicas de salud de la Comunidad de Madrid, y el 99,3% de las correspondientes a la capital, es decir, prácticamente el 100% de la población, cuenta con una incidencia acumulada de casos de covid en 14 días por 100.000 habitantes en niveles de riesgo de transmisión muy alto o alto, es decir, por encima de 150 de la citada incidencia acumulada”.

Por debajo de esa cifra, añade, solo se encuentra una ZBS en la capital, con 147 (Valderribas, en el distrito de Vicálvaro): “Se observa un claro e intenso incremento en las cifras máximas, siendo actualmente 813 la más alta, y en la mediana 395 de la citada incidencia”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50