LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Madrid adelanta el toque de queda a las 23.00 y el cierre de la hostelería y los comercios a las 22.00

La Comunidad suaviza los criterios para los cierres perimetrales en plena tercera ola y fija su propio umbral del riesgo en 618 casos por cada 100.000 habitantes, casi tres veces más alto que el de Sanidad

Ambiente en un bar del centro de la capital. En vídeo, el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, durante la rueda de prensa de este viernesANDREA COMAS / EFE (VÍDEO: COMUNIDAD DE MADRID / QUALITY)

45.124 contagios y 282 fallecidos por la covid-19 en los últimos 14 días; 919 ingresos solo en las últimas 48 horas; unas UCI con una ocupación del 90%; una incidencia acumulada de 636 casos por cada 100.000 habitantes; 13 localidades con zonas en las que la tasa supera los 1.000, cinco que rebasan los 2.000 y dos que llegan a los 4.000 y casi 5.000, respectivamente, y una tasa de positividad del 19,39% en las pruebas diagnósticas en la última semana. Esas son las cifras que presenta la Comunidad de Madrid; y pese a ellas, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, del PP, ha decidido subir el umbral de contagios a partir del cual toma las decisiones en las zonas básicas de salud del territorio. Ha pasado de tomar como referencia 400 casos por 100.000 habitantes a usar la “media [de infecciones] de la comunidad”, según ha explicado este viernes por la mañana Elena Andradas, la directora general de Salud Pública de la región.

¿Por qué con una alta transmisión del virus, que ha provocado que la región triplique su incidencia acumulada en el último mes, se cambia el baremo y se sitúa casi tres veces más alto de lo que el Ministerio de Sanidad marca como “riesgo extremo”: una incidencia acumulada de 250 infecciones? Los criterios para establecer las restricciones son, además de superar el umbral de la media de la región —que la consejería ha fijado en 618, la cifra a cierre del último boletín epidemiológico del pasado domingo—, la observación de transmisión comunitaria y una tendencia creciente significativa. Andradas ha explicado en rueda de prensa que todas las decisiones se toman “en función de la situación epidemiológica, de la tendencia, de cómo se produce la transmisión...”. Y ha añadido: “Se van adoptando las medidas que se consideran más adecuadas. No solamente es importante la limitación de la movilidad, es solo un factor; pero hay otra serie de aspectos importantes para frenar la transmisión de la enfermedad, de ahí el resto de las medidas generales”.

Esas medidas, que entrarán en vigor el lunes, son adelantar el toque de queda a las 23.00, el cierre de la hostelería y el resto de comercios a las 22.00 y la ampliación de la limitación de la movilidad a 47 zonas básicas de salud y 19 municipios, donde viven alrededor de 1,3 millones de madrileños. “Es el 20% de la población, y ahí está el 25% de los contagios de toda la comunidad. Todos recibirán un mensaje de móvil señalando que se encuentran en una zona restringida y que no se pueden mover a no ser que sea por una causa justificada”, ha explicado Antonio Zapatero, viceconsejero de Sanidad, en esa misma rueda de prensa.

Otras autonomías, algunas con peores datos, otras con cifras similares e incluso con contagios más estables, están pidiendo a su población que se autoconfine. Lo han hecho este viernes los presidentes de Galicia y Castilla y León, Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Fernández Mañueco, al igual Juanma Moreno, de Andalucía o la riojana Concha Andreu. Instan a que no se salga más que para cosas esenciales: como ir al trabajo, al colegio o a hacer la compra. En Castilla-La Mancha se ha decretado el cierre de todas las localidades de las provincias de Ciudad Real y Albacete. Y hay regiones, como Castilla y León, que solicitan al Gobierno central que permita el confinamiento domiciliario, algo que no permite el actual decreto de estado de alarma. En Madrid, Zapatero ha recordado que los contagios se están produciendo en los ámbitos sociales y familiares, y ha insistido en repetidas ocasiones en que “en los domicilios solo se reúnan los convivientes” y “en bares y restaurantes se use la mascarilla y se retire solo para comer o beber”.

Una curva ascendente y pronunciada

En apenas un mes, la región ha multiplicado por tres la incidencia acumulada con un ritmo creciente. El 15 de diciembre de 2020, el boletín epidemiológico semanal marcó 214 casos por cada 100.000 habitantes; el 12 de enero de 2021, ese mismo informe lo fijó en 618. El pasado día 5 se registró el máximo histórico de nuevas infecciones (7.246), superando al pico anterior, del 18 de septiembre, con 7.225. Este aumento de nuevas infecciones, mucho más pronunciado que en anteriores repuntes, preocupa especialmente a los profesionales sanitarios, que auguran unas semanas de alta presión asistencial en los hospitales.

La Sociedad de Medicina Intensiva de Madrid (Somiama) alertó el jueves de la situación “muy preocupante” en la que se encuentran esos servicios, unas unidades que soportan el peso final de la pandemia, donde se atiende a los enfermos más graves del virus, los que no pueden respirar por sí mismos. “Y no vemos tregua”, dijo Alfonso Canabal, jefe de servicio de la UCI del hospital La Princesa y presidente de Somiama. En dos semanas, las UCI de Madrid han alcanzado el 90% de ocupación, con 456 enfermos en sus camas, y con previsión de que ese porcentaje siga aumentando en los próximos 20 días.

Mientras se ven los efectos de las medidas anunciadas, sigue avanzando el plan de vacunación, ralentizado la semana pasada por el temporal. La Comunidad ha administrado esta semana 77.130 vacunas, por encima del objetivo que se habían marcado de las 60.000. “La previsión es acabar el domingo cerca de las 100.000 vacunas”, ha dicho el consejero madrileño, que recuerda que se guarda uno de cada dos viales, “para tener una reserva para la segunda dosis”. “Vacuna que vaya llegando, vacuna que iremos poniendo. Si vemos que los envíos llegan con regularidad, ampliaremos el porcentaje”, ha añadido. Además, ha cifrado en el 50% las residencias en las que la vacuna ya ha sido administrada, y ha recordado que aunque Filomena ha impedido avanzar más en estos centros, “la previsión es que este porcentaje se acerque al 100% la semana que viene”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50