LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La Comunidad reabre un hotel para sin techo contagiados

En el albergue de San Isidro quedan 34 positivos esperando el traslado

El hotel Holiday Inn Madrid-Las Tablas acoge de nuevo a personas sin hogar infectadas por coronavirus.
El hotel Holiday Inn Madrid-Las Tablas acoge de nuevo a personas sin hogar infectadas por coronavirus.Jaime Villanueva Sánchez

La Comunidad de Madrid ha reabierto este miércoles un hotel en el barrio de Las Tablas donde se podrán hospedar hasta a 120 personas sin techo con sintomatología leve de la covid-19 y que no tienen un recurso habitacional donde aislarse. Los primeros en volver a inaugurar el hotel han sido 16 personas sin hogar del albergue San Isidro, en donde el Ayuntamiento confirmó un brote de coronavirus el pasado jueves. Una portavoz del Área de Familias y Bienestar Social explica que ahora mismo hay 34 personas sin hogar positivas en el centro esperando ser trasladadas.

Ante la segunda ola de contagios que se está viviendo en el país, los turistas una vez más han dejado el hotel para volver a albergar a personas sin techo que viven con temor a la pandemia, sin posibilidad de aislarse en los albergues si enferman. Ahora el hotel será gestionado por la Comunidad de Madrid con personal sanitario de Cruz Roja.

El Holiday Inn Madrid-Las Tablas, de cuatro estrellas, fue habilitado en abril por el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad y Cruz Roja y pasó de albergar a ejecutivos durante sus viajes de negocios a hacerlo durante cerca de dos meses con personas sin techo que no tenían un lugar donde pasar la cuarentena. “Esta crisis se está cebando con la población más vulnerable, y estamos trabajando para paliar las consecuencias que está teniendo sobre las personas”, afirma una portavoz de la Consejería de Políticas Sociales.

En el inmueble ya duermen 16 personas, pero hay espacio para otro centenar, que llegará en los próximos días. Una de ellas es Rosa M., de 58 años, habitante de calle desde hace 15 años y usuaria de los albergues de la ciudad. Lleva desde febrero en el de San Isidro en busca de un refugio del virus, pero las condiciones precarias del albergue y la dificultad para aislar a los positivos de los que seguían sanos hicieron que al final ella también se contagiara. “El jueves pasado me hicieron la PCR y di negativo, pero después me encerraron en el patio con los positivos y ahí era solo cuestión de tiempo para que cayéramos todos”, afirma mientras fuma un cigarro en el patio.

Un lugar de lujo

Llegar al hotel le parece un sueño. “El hotel es de lujo, no puedo creer que vaya a dormir aquí”, afirma Rosa M., que siente que su destino cambió cuando la sacaron del albergue y la trajeron en la furgoneta del Samur hasta el hotel. Los nuevos inquilinos cuentan que no hay espacios compartidos, tienen instrucción de comer en sus habitaciones y permanecer aislados. Las habitaciones puestas a disposición para este proyecto están equipadas con tabletas que permiten hacer videoconferencia con los profesionales, pero también facilitan el ocio de los alojados. “Menuda diferencia pasar de dormir en una carpa en el patio del albergue a una cama de hotel”, dice una huésped.

Además de ser un recurso para personas sin hogar, personas que se encuentran en albergues o en centros de acogida, también está enfocado para familias que se encuentran en situación de exclusión residencial a causa de la pandemia o por otros motivos que dificultan el poder tener un techo en el que pasar la convalecencia.

Más información

Lo más visto en...

Top 50