La crisis del coronavirus

Aulas mixtas, el rompecabezas del curso

Los centros afrontan la reorganización ‘in extremis’ para cumplir los ratios entre quejas de padres

Niños en un aula.
Niños en un aula.Europa Press

La Comunidad ha dado la opción este curso, para reducir los ratios en el marco de las medidas de seguridad sanitaria, de que se creen aulas de edades mixtas en los distintos ciclos de educación infantil y primaria, siempre y cuando se trate de escolares de cursos consecutivos. Esta medida supone un rompecabezas para los centros, que empezaron a recibir información sobre el número de profesores de refuerzo este mismo lunes, y que ha generado quejas entre los afectados. Varias asociaciones de padres y madres (AMPAS) reclamaron ayer a través de una plataforma de recogida de firmas a la Comunidad que se contrate a más profesores para favorecer el desdoble de las aulas sin mezclar edades: niños que aún tienen tres, hasta diciembre, con niños que en enero cumplen seis, por ejemplo.

Un miembro del equipo directivo del Colegio Vázquez de Mella, en distrito Centro, señalaba ayer que no se ha comunicado bien el papel de estas aulas mixtas. “Es que se ha entendido como un recurso a largo plazo cuando en realidad es una medida práctica que responde a una necesidad que hay que resolver”, se defendía ante las críticas de padres y madres de su centro. Jordi Aguilar, cuya hija estará en un aula mixta en ese colegio, se quejaba de la falta de información y de las prisas: “Nos avisaron ayer por la noche”. Otra madre estaba molesta por la modalidad elegida: un sorteo, no vinculado a las capacidades o madurez de los niños que pudieran valorar sus profesores en cursos anteriores. El propio centro reconoció que se ha hecho así por considerarlo como un método objetivo que podría evitar conflictos entre los afectados. Nuria Roca, otra madre del centro, apunta: “Con un profesor más esto no hubiera pasado”. Pero la llegada de efectivos no es suficiente para ello.

El caso del Vázquez de Mella no es una excepción. Familias de colegios públicos de educación infantil de Móstoles, Parla, Colmenar Viejo, Coslada y de barrios de la capital como Orcasitas o Chamberí trataban de organizarse ayer a través de la plataforma change.org. Exigen la contratación de más profesores para poder hacer desdobles que no junten alumnos de distintos cursos. Pero además del personal disponible, en algunos centros el problema es también de espacio.

Rafael Cano es una de las personas que promovió la protesta en el CEIP Asunción Rico (Chamberí). Empezaron a demandar cambios el viernes y han obtenido lo que buscaban. “Me han confirmado que ha llegado un nuevo profesor y que van a poder hacer un nuevo grupo reducido de 10 personas, por lo que no será necesaria finalmente el aula mixta”, cuenta por vía telefónica. Otros casos, como el del colegio Salzillo Valle-Inclán, en Móstoles, no ha tenido tanta suerte. Inés García es una de las madres que lucha por acabar con los grupos mixtos en el colegio y por la contratación de más profesores. “Que junten a niños de 3 y 4 años me parece una locura, no requieren la misma atención”, considera. “Lo peor es que el colegio tiene espacio suficiente para hacer los desdobles”, señala, pero no hay contratados docentes suficientes..

Esta falta de personal ha sido denunciada por los sindicatos a escala nacional y regional. En Madrid, es una de las principales razones que han llevado a estas organizaciones a mantener la convocatoria de huelga de educación programada para los próximos días 22 y 23 de septiembre.

Otra de las quejas ha sido la organización de entrada y salida o las obras cercanas a los colegios, informa Nicholas Dale. “Nos notificaron a las diez de anoche cómo iba a ser, por grupos cada 10 minutos. Yo tengo dos hijos, uno entra a las 9.15 y el otro a las 10.30. Me ha tocado pedirme tiempo en el trabajo, pero esto no puede ser permanente, no es viable”, contaba un padre del colegio Joaquín Costa. Algunos centros posibilitan que todos los hermanos entren a la misma hora.

Más información

Lo más visto en...

Top 50