La crisis del coronavirus

Metro de Madrid empieza la fase 1 con control de aforo y máquinas de mascarillas y gel

Los tornos de acceso se han bajado 150 veces a lo largo de la mañana para regular la entrada de viajeros

Controles de acceso en la estación de metro de Menendez Pelayo este lunes, primer día de la fase 1 de la desescalada en Madrid.
Controles de acceso en la estación de metro de Menendez Pelayo este lunes, primer día de la fase 1 de la desescalada en Madrid.J.J. Guillén / EFE

Primer día de la fase 1 y muchos madrileños vuelven a pisar el metro después de dos meses. “Se me estaba olvidando lo que era andar en metro”, dice Verónica Guzmán, que ha tenido que volver a trabajar este lunes. En el vagón de la línea 2 en el que va sentada Guzmán es cada vez más difícil guardar la distancia de seguridad. Todos los pasajeros tienen puesta la mascarilla, aunque algunos llevan la nariz por fuera y a otros se les ve cómo ruedan gotas de sudor por la frente, pero nadie se atreve a quitársela. “Me produce sensación de seguridad tenerla puesta”, afirma Guzmán.

En hora punta, desde las seis a las diez de la mañana, el número de viajeros ha crecido respecto al lunes pasado un 18% hasta los 131.489 usuarios, según datos del Consorcio Regional de Transportes. En todo caso, respecto al mismo mes de 2019, el número de viajes es un 76% inferior. Dentro de su plan de movilidad de la desescalada, Metro ha aumentado sus frecuencias y continúa con los conteos de viajeros por parte de 25 técnicos, al tiempo que ha puesto en marcha un sistema de bajada de tornos en las estaciones para evitar aglomeraciones. “Esta mañana, 6.30 a 9.00. se ha puesto en marcha el dispositivo de control de accesos en las estaciones claves de la red y se ha activado hasta en 150 ocasiones para regular viajeros durante dos minutos”, explica un portavoz de Metro. Es decir, que durante unos minutos se ha cerrado el acceso.

Las estaciones en las que ha tenido que activar este operativo han sido Puente de Vallecas, Menéndez Pelayo, Antón Martín, Embajadores, Lavapiés, Marqués de Vadillo, Puerta de Toledo, La Latina, O’Donnell, Estrella, Ibiza y Cartagena, aunque en esta última no ha sido necesario realizar ningún corte.

Durante los meses de más estricto confinamiento, la estación de Avenida de las Américas desbancó a Sol como la estación más utilizada. Aunque el desplome se produjo en toda la red, al no haber turistas ni comercios abiertos en el centro de la ciudad, las rutas de los madrileños cambiaron. Esta mañana, la estación volvía a verse concurrida de gente con bolsas en las manos y caras llenas de ilusión por volver a las calles. “Me he pedido el día libre en el trabajo para venir a ver a mi niño”, confiesa Laura Montero, de 58 años que llevaba 75 días sin ver a su hijo.

Una de las medidas que ha tomado la empresa para acoger con seguridad a un mayor número de usuarios ha sido la instalación el pasado fin de semana en Moncloa la primera máquina vending de mascarillas higiénicas e hidrogel. Se venden envasadas de forma individual a tres euros la unidad. Son reutilizables y lavables hasta 10 veces. También se puede adquirir gel a 2.50 euros por cada envase de 100 mililitros. Según un portavoz del Ministerio de Consumo, el precio de estos productos es correcto, ya que las únicas mascarillas que a coste limitado, 0.96 euros, son las quirúrgicas.

En las cafeterías de la estación han vuelto las mesas para que los clientes puedan tomar el desayuno. “Tenemos que medir exactamente dos metros entre mesa y mesa para cumplir con las medidas de seguridad”, dice el dueño de la croissantería Al Punto, mientras que saca el metro de su bolsillo y empieza a ordenar el espacio. “Tengo por costumbre coger mi café en la estación y estas semanas no lo había podido hacerlo, qué alegría que hayan vuelto a abrir”, dice Andrea García.

“Este lunes se ha vuelto a reforzar oferta de transporte público hasta alcanzar el 90% en hora punta para evitar las aglomeraciones y minimizar el impacto del coronavirus”, explica un portavoz de Metro de Madrid. Sin embargo, algunos usuarios se han quejado de las frecuencias de los trenes. “Llevo 10 minutos esperando el metro”, se queja el usuario Roberto Alonso. “Así no sirve de nada que haya marcas orientativas en el suelo del andén que marquen la distancia de seguridad, porque en los vagones es imposible conservarla”, dice Alonso. Aunque en los vagones no se ven grandes aglomeraciones, de hecho hay mínimo un asiento libre a cada uno de los lados de cada pasajero, como establecen las marcas en los asientos.

Además de los cortes en el acceso a las estaciones, Metro va a empezar a probar un nuevo sistema automatizado para controlar y limitar el acceso a la red cuando se supere el aforo previsto. “Este control será a través de las validaciones de los tornos de entrada y se hará por intervalos de 10 a 15 minutos. Esta solución tecnológica estará plenamente operativa a partir de las fases 2 y 3 de la desescalada”, detalla el portavoz de Metro.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50