ELECCIONES COMUNIDAD DE MADRID

Los guiños de Díaz Ayuso a Vox: reducir diputados, objeciones a la ley de eutanasia y plan antiokupas

La candidata del PP renueva su programa con propuestas coincidentes con las del partido ultra

Isabel Díaz Ayuso, este sábado en Majadahonda.
Isabel Díaz Ayuso, este sábado en Majadahonda.Isabel Infantes / Europa Press

El programa electoral de Isabel Díaz Ayuso, conocido en toda su extensión este sábado, recoge propuestas que pueden facilitar un pacto poselectoral con Vox en el caso de que el PP necesite a la extrema derecha para gobernar, como indican todas las encuestas.

Además de la conocida coincidencia de los dos partidos en el deseo de bajar el IRPF e introducir nuevas bonificaciones en Sucesiones y Donaciones, la candidata de la formación conservadora se muestra dispuesta a reducir diputados (de 136 a 101); facilitar las objeciones a la aplicación de la ley de eutanasia aprobada en marzo; desarrollar un plan antiokupación; elaborar una ley que reduzca la maraña administrativa; incrementar la oferta educativa en los centros de acogida a menores no acompañados “para favorecer su integración social y empleabilidad”; o promover la natalidad.

El segundo programa electoral con la firma de Díaz Ayuso vuelve a encuadrar a la candidata en el ala dura del PP. Sus propuestas recogen algunos de los grandes clásicos de la formación conservadora, y profundizan en algunas de las recetas que procuraron el éxito electoral a Esperanza Aguirre. Al tiempo, también plantean respuestas para asuntos de máxima actualidad que podrían sentar las bases para un acuerdo con Vox en el caso de que fuera necesario tras las elecciones del próximo martes.

Así, la formación de extrema derecha lleva meses proponiendo una reducción del número de diputados de la Asamblea de Madrid, que ha aumentado (de 132 a 136) en consonancia con el incremento de la población de la Comunidad. En ese contexto, Díaz Ayuso recupera ahora un proyecto que ya planteó Cristina Cifuentes, y le pone cifra a la reducción (101), además de razones (”En la actualidad el número de diputados se determina en función de los habitantes y, por eso, crece cada legislatura. En aplicación del principio de austeridad, parece más razonable establecer un número fijo de diputados, que garantice el ejercicio de la labor legislativa y de control al gobierno”, se lee en el programa).

No es el único punto programático nuevo que refleja las coincidencias entre las dos formaciones. PP y Vox votaron en marzo contra de la aprobación de la ley de eutanasia, que la extrema derecha ha llevado hasta el Tribunal Constitucional. En su programa, Díaz Ayuso dice que la norma “pone de manifiesto insuficientes garantías” y promete que todos los profesionales sanitarios podrán ejercitar el derecho a la objeción de conciencia. En cuanto a los pacientes, asegura que “podrán manifestar en el documento de instrucciones previas los supuestos y circunstancias en los que se les aplicaría la ley. Así como la voluntad del ciudadano de no se le aplique la prestación de ayuda a morir, ni que su representante pueda solicitarlo”.

El programa electoral de la formación conservadora, además, resume cómo el PP de Díaz Ayuso ha ocupado el terreno de Vox en asuntos que son capitales para el partido ultra, dificultando que encuentre un hueco electoral más grande en la región.

En ese sentido, profundiza en una de las propuestas estrella del gobierno regional, al detallar medidas para luchar contra la okupación, un problema que afecta a poco más de 4.000 viviendas de las más de 3 millones que hay en la región. También promete una distinción para víctimas del terrorismo o personas que hayan luchado contra esa lacra. Y plantea negociar con el Gobierno central para que se cree un Museo Nacional de Víctimas del Terrorismo con sede en la Comunidad.

Hay más. Por ejemplo, un plan “Madrid por la natalidad” que incluye incentivos fiscales en el caso de compra de una nueva vivienda, y a la conciliación. O un proyecto para mejorar, a través de la educación, la integración social y empleabilidad de los menores no acompañados, punto en el que el PP afronta un tema nuclear de la propuesta electoral de Vox, pero sin sumarse al discurso radical de la extrema derecha.

La mayoría de encuestas coinciden en señalar que Díaz Ayuso ganará las elecciones del 4 de mayo, y en que necesitará a Vox para gobernar, como en 2019. Entonces, los dos partidos protagonizaron unas duras negociaciones para la investidura de la presidenta que dejaron heridas abiertas. Lo mismo ocurrió en las conversaciones para aprobar los Presupuestos de 2021, que estaban a punto de culminar exitosamente cuando Díaz Ayuso decidió adelantar los comicios. El legado de esos dos procesos es que ahora los dos partidos sabrán hasta dónde pueden llegar cada uno para caminar desde sus posiciones iniciales a un posible punto de encuentro.

Durante la negociación presupuestaria, Díaz Ayuso cedió en asuntos de cariz ideológico como recortar los gastos de la Administración, analizar el coste de acoger a menores extranjeros no acompañados, o encargar a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) una revisión de la eficacia del gasto en subvenciones, abriendo la puerta a que en el futuro Vox reclamara dejar de financiar iniciativas vinculadas con el feminismo, los derechos LGTBI, o las ayudas a inmigrantes, como ya había planteado en el pacto de investidura.

También aceptó la propuesta de Vox para impulsar un “Plan de apoyo a las adolescentes embarazadas”. Finalmente, las tres partes (Cs también negociaba) se reafirmaban en su apoyo a la educación especial como una forma de confrontar con el Gobierno central, y la llamada Ley Celaá. Pistas que avanzan cuáles pueden ser los puntos de acuerdo en el caso de que PP y Vox se necesiten para que la derecha retenga el poder en la Comunidad de Madrid.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50