ELECCIONES COMUNIDAD DE MADRIDAnálisis
i

La soledad del CIS: su sondeo es el único que da ventaja a la izquierda en Madrid

La estimación de la encuestadora sigue escorada a la izquierda respecto de otros sondeos, como ya es costumbre

El CIS se enfrentará en solitario a las elecciones a la Comunidad de Madrid: estará solo si acierta o si falla, porque ningún otro sondeo hace sus mismos pronósticos. Es la única encuestadora entre una docena que cree que el resultado más probable en Madrid es una mayoría de izquierdas.

En el promedio de sondeos, la suma de PP y Vox ronda el 50%, mientras que el CIS les da solo el 45%. Con la izquierda ocurre al revés; el promedio coloca a la suma de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos en el 44% de votos, mientras que el CIS les da un 50%. Este contraste no es una sorpresa, sino una rutina. Desde que José Félix Tezanos es presidente del CIS, las estimaciones del organismo han sobrevalorado sistemáticamente el voto de la izquierda. Lo hizo en cada una de sus primeras 17 elecciones que analizamos. Y es lo que pasó, sin ir más lejos, en las elecciones de la Comunidad de Madrid hace dos años: entonces la suma de izquierdas obtuvo un 47,6% del voto, aunque el CIS le daba un 52%.

Siendo cínico, uno puede interpretar este CIS como una señal de continuidad. Deja las cosas más o menos igual que hace 15 días, en su anterior estudio, lo que significa que el CIS ve igualdad, mientras que la mayoría de sondeos da cierta ventaja a la derecha.

Por supuesto, esto no significa que la izquierda no pueda ganar. Puede hacerlo. La diferencia es la probabilidad que atribuimos a ese resultado. Para el CIS es lo más probable y ocurriría la mitad de las veces o más. En cambio, tomando todos los sondeos, y teniendo en cuenta la magnitud de sus aciertos y errores históricos, mis cálculos apuntan a algo así: la izquierda tendría una opción de diez de ganar (12%), mientras que la suma de PP y Vox alcanzará la mayoría el 75% de las veces. Esa ventaja de la derecha está lejos de ser una certeza —que PP y Vox no sumen es tan raro o tan habitual como ver fallar un penalti—, pero es una ventaja. Los detalles de esos cálculos se pueden leer en EL PAÍS. Coinciden, además, con el mercado de predicción que mantiene Alberto López, de la Universidad de Zúrich, que ahora mismo otorga una probabilidad del 77% a un gobierno del PP y un 18% a una alternativa de izquierdas.

Más datos del CIS

También es útil fijarse en los datos en bruto que publica el Centro de Investigaciones Sociológicas. Quizás lo más valioso sea esta matriz de transferencia: ¿cómo van a votar ahora las personas que votaron por cada partido en las generales de 2019?

Los resultados de ese cruce son más bien favorables a la derecha. Parecen más congruentes con el resto de sondeos que con la estimación del propio CIS. Es así por dos motivos. Primero, porque hay más indecisos en la izquierda: son el 31% de los exvotantes del PSOE y el 20% de los de Podemos y Más Madrid, pero solo el 13% en PP y el 9% en Vox. Y segundo, porque entre los entrevistados hay más votantes yendo desde partidos de izquierdas a partidos de derechas (un 1% del censo son exvotantes del PSOE de 2019 que ahora dicen que votarán por el PP, que solo se compensa en parte porque hay algunos votantes de Cs que ahora votarán por un partido de izquierdas).

Hay otros datos que chocan con la estimación del CIS, como los votos de Ciudadanos. Solo un 10% de quienes votaron por el partido en las generales de 2019 tienen intención de repetir ahora, lo que les daría alrededor del 1% de los votos, quizás el 1,5%. Y hay poco que sumar a eso de otros partidos o de la abstención. Pero, entonces, ¿cómo es posible elevar ese 1% hasta el 4,6% que le otorga el CIS en su estimación? No veo explicación.

A partir de esa matriz de transferencias es posible producir una estimación de voto alternativa a la del CIS. Será algo rudimentario, porque no tenemos todos los datos de las entrevistas una a una, pero puede hacerse. Si uno pondera por el recuerdo de voto y asume que la mitad de indecisos repetirán su voto, el resultado es una victoria de PP y Vox, que alcanzan el 50%, muy cerca del promedio.

La mejor noticia de este CIS para la izquierda no están en la estimación, sino en los datos de movilización. Aunque sigue habiendo más votantes de PP (90%) y Vox (91%) que “irán a votar con total seguridad”, la diferencia sobre PSOE (85%), Podemos (89%) y Más Madrid (83%) se ha estrechado en dos semanas. Seguramente eso no les bastará para girar la elección, pero la izquierda mantiene opciones de ganar por otro motivo: porque las encuestas a veces se equivocan. Si ocurre eso, habrá voces que canten el éxito de la estimación del CIS, pero dado su sesgo de estos tres años, creo sinceramente que lo razonable ese día será asimilar su acierto al de un reloj medio parado.

Suscríbase aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50