La mitad de los partidos aún no han publicado sus programas en el inicio de la campaña en Castilla y León

Unidas Podemos, Ciudadanos, Vox y España Vaciada no han dado a conocer sus propuestas. PP, PSOE y UPL proponen rebajas fiscales por residir o implantar proyectos en el mundo rural

El secretario regional del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, durante un acto electoral en León el 15 de enero.
El secretario regional del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, durante un acto electoral en León el 15 de enero.J.Casares (EFE)

Los partidos inician este viernes la carrera hacia las elecciones de las Cortes de Castilla y León, y en sus programas predomina la reactivación del mundo rural. El principal acuerdo entre el Partido Popular (PP), el Partido Socialista (PSOE) y Unión del Pueblo Leonés (UPL) es la aplicación de rebajas fiscales por residir o desarrollar algún proyecto en las zonas especialmente despobladas. El resto de los partidos, la mitad —Unidas Podemos, Ciudadanos, Vox y España Vaciada— no han presentado todavía el documento con sus propuestas detalladas o no lo habían publicado cuando se realizó este análisis.

Las ayudas en el acceso a la vivienda para jóvenes y colectivos vulnerables y el abandono de las personas mayores también ocupa gran parte de las medidas planteadas. Por contra, se constatan diferencias notables en materia de impuestos, a excepción de lo aplicado al mundo rural, y destacan varios temas que solo recoge uno de ellos, como la tauromaquia en el programa del PP, la memoria histórica o las reformas institucionales en el del PSOE o la defensa de la autonomía leonesa en el de UPL.

Estos son las principales medidas de cada bloque temático:

Despoblación y mundo rural. Es la cuestión principal y la que cosecha más acuerdo. Los tres defienden rebajas en el IRPF para las personas o empresas que se instalen en zonas despobladas. Los populares, además, defienden deducciones por nacimiento o adopción de hijos en estas zonas; y los socialistas, ayudas para incentivar la contratación de mujeres y jóvenes, así como bonificaciones para sufragar el coste del acceso a los servicios esenciales. Ambos promueven ayudas para los jóvenes agricultores, y fijan en tres alumnos el mínimo para mantener abierta una escuela en municipios rurales. El PSOE añade un programa de becas de Formación Profesional, mantener los centros de secundaria e implantar bachillerato y FP en comarcas donde no haya. UPL incluye descuentos en la factura eléctrica para las localidades pequeñas y la instalación de cajeros de banco en las comarcas.

En cuanto a la conexión a internet, el PP propone mejorar el equipamiento para optimizar el despliegue de redes de banda ancha, y el PSOE aboga por un Plan Digital que dé cobertura universal de acceso a internet a 100 mbps y cobertura móvil total en 4G y extensión del 5G en zonas rurales. En las comunicaciones físicas, los socialistas quieren crear un grupo específico que planifique el desarrollo ferroviario y financiar las líneas de tren en peligro de cierre. Además, defienden la gratuidad del transporte para recepción de servicios esenciales, completar la red de estaciones de autobús y la modernización de algunas carreteras, algo en lo que también se centra UPL, que defiende además la supresión de peajes en la AP-71 y la AP-66. Los populares promueven la creación de un bono para que los jóvenes del mundo rural viajen gratis en transporte interurbano, así como la conexión entre los núcleos de población con la localidad de influencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Economía y empleo. A pesar de que el programa de los populares resalta extensamente el apoyo a las pymes y el emprendimiento, apenas concreta las medidas. Entre las más específicas, destaca el desarrollo de un programa de escalado de start-ups con la creación de un fondo para el emprendimiento y la compra pública o precomercial. Además, incluye la creación de una red de asesoramiento de pymes, el aumento de subvenciones para la cuota de autónomos y la financiación parcial del salario de trabajadores con discapacidad, para los que el PSOE también ofrece bonificaciones fiscales.

Los socialistas ofrecen también la opción de un plan personalizado de pago de tasas e impuestos para autónomos y empresas de menos de 10 trabajadores y la formación permanente para el reciclaje de trabajadores. Además, contempla la mejora de la regulación de los periodos de rebajas y la creación de una mesa para acordar los horarios comerciales. Subvenciones para el inicio de la actividad de hasta 6.000 euros, una planificación diferenciada del turismo urbano y rural y 163 millones en ayudas directas para sectores afectados por la covid. Ayudas a la contratación indefinida e impuestos a los grandes establecimientos comerciales, cuya recaudación se destinaría al fomento del pequeño comercio.

Fiscalidad. Es el mayor punto de desencuentro. Mientras el PP defiende una bajada generalizada en todos los tramos del IRPF, además de reducir la carga fiscal en las transmisiones de inmuebles para negocios, el PSOE defiende diferentes subidas o modificaciones: un aumento en los tramos altos del IRPF, junto con una reducción en los tramos bajos; un gravamen permanente sobre la riqueza, reformando el Impuesto sobre el Patrimonio y aumentando los tipos actuales para los superiores; un aumento del impuesto de Sucesiones y Donaciones en las mayores herencias, y deducciones en el IRPF para los empresarios que contraten. Además, prometen duplicar en una legislatura los medios materiales y personales para la inspección de tributos.

Educación. El ámbito educativo también genera consensos. Por ejemplo, en el refuerzo de la plantilla de profesorado y la reducción de las ratios de alumnos por aula, la reducción del horario lectivo, la progresiva gratuidad del tramo inferior a los tres años y la extensión de la primera lengua extranjera. Además, el PSOE defiende una mejora en la retribución de los docentes y la convocatoria de plazas públicas para reducir la interinidad al 8%. Entre las medidas para la inclusión, incluye la lectura fácil como recurso imprescindible. En la educación no obligatoria, el PP promueve una bajada del coste de las primeras matrículas de másteres, mientras que el PSOE se inclina por ampliar la oferta de FP a distancia, incrementar un 25% la cuantía de las becas universitarias y aumentar el presupuesto para contratos predoctorales y postdoctorales. UPL defiende establecer una EBAU única y la ampliación de los grados universitarios, así como la creación de actividades extraescolares gratuitas que favorezcan la conciliación.

Vivienda. Es otro de los bloques en los que más coinciden los tres partidos. Todos proponen aumentar el parque de vivienda pública entre 1.000 y 1.500 unidades. Mientras el PP enfoca sus medidas a los jóvenes con ayudas de hasta el 75% en municipios de menos de 10.000 habitantes, PSOE y UPL recomiendan ayudar económicamente a temporeros o personas sin hogar para que puedan acceder a una vivienda. Los socialistas limitan al 25% el caso de propiedad y al 30% en el caso de alquiler, el esfuerzo de las familias que accedan a vivienda de protección pública, con modulación según renta. Además, reformarán la ley para que la comunidad autónoma pueda adquirir propiedades procedentes de desahucios. El PP se compromete a eliminar el amianto de las construcciones.

Sanidad. Junto con despoblación, es el apartado donde más medidas concretan los partidos. Sobre el gasto, el PP plantea mantener el de los últimos años mientras el PSOE plantea aumenta la financiación de la Atención Primaria hasta el 25% del presupuesto total de la partida sanitaria y se fija el objetivo de alcanzar una tasa de temporalidad inferior al 8%. Además, promueve un aumento de camas en hospitales hasta superar la barrera de tres por cada 1.000 habitantes y garantizar el acceso al aborto en el sistema público. UPL también incide en el refuerzo en la contratación de profesionales para “mejorar la asistencia en comarcas” y una mejor distribución de las ambulancias. Frente a la nueva contratación, el PP plantea la permanencia de los profesionales sanitarios hasta los 70 años, siempre que sea posible.

En cuanto a los tiempos de espera, el PP pretende limitarlos a un máximo de tres días en la atención primaria, a 45 para consultar con un especialista y a 30 para pruebas diagnósticas. Para estas últimas los socialistas proponen 10 días menos y no más de tres meses para cirugías. Para la atención primaria, lo limita a 48 horas. Los populares también proponen familiarizar a la población con el uso de desfibriladores e impartir cursos de reanimación cardiopulmonar.

Medioambiente. Los tres partidos inciden en la importancia de apostar por energías renovables y proponen bajar impuestos a las empresas o familias que las utilicen. Los populares optan por instalar nuevas plantas para al autoconsumo en la comunidad autónoma mientras los socialistas pretenden aprobar nuevos impuestos sobre actividades que perjudiquen al medio ambiente. Aunque, en segundo lugar, abordan medidas contra los incendios, solo UPL insta a crear un plan de prevención de incendios forestales y son la única fuerza que se opone a la implantación de macrogranjas.

Administración. El PP y UPL no registran ninguna medida contra la corrupción. Sin embargo, el PSOE pretende hacer incompatible el ejercicio de un cargo público con la apertura de un juicio oral por causas relacionadas con corrupción y regular las puertas giratorias aumentando a cinco años el periodo de incompatibilidad.

Memoria histórica. El único partido que promete una batería de medidas sobre esta cuestión es el PSOE, entre las que destaca crear un banco de ADN de los familiares de las víctimas, un censo de las mismas y promete financiar la exhumación de fosas comunes.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS