Una jueza investigaba a los atracadores que mataron a la trabajadora del bingo de Tortosa al menos desde agosto

La Guardia Civil tenía los teléfonos pinchados de los dos hermanos que actuaron en Tortosa, según el auto de prisión de otro integrante de la banda detenido en Navarra

El bingo de Tortosa (Tarragona) donde el pasado lunes una mujer fue asesinada de un disparo y un cliente resultó herido.
El bingo de Tortosa (Tarragona) donde el pasado lunes una mujer fue asesinada de un disparo y un cliente resultó herido.EUROPA PRESS (EUROPA PRESS)

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Tudela (Navarra), Carmen García Anciso, investigaba al menos desde agosto a la banda de atracadores que supuestamente mató a una empleada de un bingo de Tortosa (Tarragona) el pasado 19 de septiembre e hirió de gravedad a otro cliente. En el auto que confirma la prisión de otro presunto integrante del grupo, detenido en Navarra el pasado martes, confirma que la Guardia Civil tenía los teléfonos pinchados de los delincuentes. La Policía Nacional también seguía sus pasos, y acabó deteniendo a dos de ellos en una operación conjunta con los Mossos d’Esquadra.

La Guardia Civil, dirigida por el juzgado, investigaba un atraco cometido el 19 de agosto pasado en el casino y salón de juegos Avanze, en la localidad de Cintruénigo (Navarra). Las pesquisas sostienen que los hermanos Ayoub E. y Mohamed E., presuntamente implicados en Tortosa, junto a Daniel Leonardo S. entraron con armas, sin que puedan especificar si eran reales o simuladas, y atracaron la casa de juegos de azar. En el auto de la juez se habla de la supuesta participación de una cuarta persona, solo identificada con el nombre de Abdul. En el escrito que ordena el ingreso en prisión sin fianza de Daniel Leonardo S., la magistrada señala que los investigados tenían los teléfonos intervenidos y que de ello se obtuvieron pruebas que respaldan su decisión de encarcelar al arrestado.

Los dos hermanos y una mujer, pareja de uno de ellos, son los tres sospechosos de matar a la mujer del bingo de Tortosa, después de huir de Navarra y ubicarse en la zona de Tarragona. Uno de presuntos autores, el mayor, ha huido y la Guardia Civil lo ubica en Francia, según fuentes policiales, después de confirmar que la furgoneta que conducía se saltó un control policial en la frontera con el País Vasco. Los Mossos desconocían que la banda se encontraba en Cataluña, lamentan fuentes policiales.

En cuanto el asesinato de la trabajadora del bingo saltó a los medios de comunicación, el mismo lunes, la Policía Nacional acudió a los Mossos d’Esquadra. Fuentes policiales aseguran que les facilitaron todos los datos que tenían de los sospechosos, que creían que podían ser los autores del atraco del bingo, y les dieron la matrícula de un coche, que localizaron. Formaron un equipo conjunto y esperaron a que llegasen los sospechosos para detenerlos. Arrestaron a cinco personas, aunque tres quedaron en libertad al no tener relación con los hechos y no pasaron a disposición judicial. El juzgado de menores sí ordenó el internamiento de otro de los arrestados y, posteriormente, el juzgado en funciones de guardia de Tortosa dictó un auto de prisión sin fianza para la mujer.

La Guardia Civil también contactó con los Mossos tras conocer el atraco en Tortosa. Pero lo hizo más tarde y sin compartir su información, aseguran fuentes de la policía catalana. Tiempo antes, el instituto armado y la Policía Nacional habían informado al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO, un organismo del Ministerio del Interior encargado de coordinar a los diferentes cuerpos policiales para evitar descoordinación entre ellos) de que investigaban a las mismas personas, pero entonces no crearon un equipo conjunto. Fuentes policiales aseguran que la Guardia Civil se negó, alegando que su investigación estaba más avanzada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presunta descoordinación policial sobrevuela el atraco de Tortosa que acabó con una mujer muerta y un herido grave. Otras fuentes policiales insisten que los sospechosos nunca habían empleado tanta violencia, y que era difícil de prever que acabasen dando un golpe así, donde dispararon a sangre fría a dos personas. En el caso del atraco a la casa de juego de Cintruénigo, los tres sospechosos accedieron al local con el rostro cubierto con pasamontañas y con pistolas ―que la investigación no ha podido concretar si eran reales o simuladas―, pero no hicieron uso de ellas. Otras fuentes, en cambio, critican que no se informase a la policía autonómica o que se esperase para detener a unas personas que ya tenían bajo el foco.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS