El Govern impulsa un metaverso en catalán sin concretar el presupuesto ni las empresas interesadas

El vicepresidente, Jordi Puigneró, asegura que esta herramienta tecnológica es “un paso más hacia la república digital”

El vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, usa unas gafas de realidad virtual.
El vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, usa unas gafas de realidad virtual.Generalitat

Cataluña ya tiene, a partir de este lunes, su propio metaverso, un espacio virtual inspirado en el que presentó el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, pero íntegramente en catalán. El Gobierno catalán y la Cámara de Comercio de Barcelona han presentado el CatVers, en el que ciudadanos, empresas y creadores podrán conversar, trabajar, hacer exposiciones y hacer negocios. El proyecto lo ha liderado el Centro Blockchain de Cataluña, para el que el Govern ha asignado una partida presupuestaria de 400.000 euros este año, y que está presidido por Quirze Salomó, fundador de la cadena de comida preparada Nostrum, que acabó en liquidación en 2019 tras su incapacidad para renegociar la deuda. Salomó no ha concretado la inversión que ha necesitado esta primera fase del CatVers, aunque el centro ha explicado más tarde que se han invertido “entre 10.000 y 20.000 euros”. Tampoco han detallado qué empresas o entidades han mostrado interés en participar en este entorno virtual. En cualquier caso, el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, ha considerado que el metaverso catalán es “un paso más hacia la república digital”.

El concepto de metaverso es una de las innovaciones tecnológicas que más protagonismo han tenido en este último año. En otoño, la multinacional Facebook, en plena crisis de reputación tras la filtración de documentos internos por parte de una antigua empleada, cambió de nombre a Meta, y Zuckerberg presentó su gran proyecto de crear un mundo virtual en el que los usuarios podrán, mediante gafas de realidad virtual, hacer de todo: ocio, trabajo y compras. Y el Gobierno catalán ha considerado que tiene que impulsar un espacio propio para estar en la línea de las tendencias tecnológicas que vienen: “Los metaversos serán de uso habitual en tres años, y de uso universal en cinco años, es lo que se dice y estamos convencidos. Las grandes compañías apuestan por ello y tenemos que intentar ir al mismo ritmo”, ha dicho Puigneró en la rueda de prensa. “Seguramente todavía no somos lo suficientemente conscientes del potencial que tiene esta realidad inmersiva, pero sí tenemos claro que Cataluña debe estar ahí”, ha añadido.

Precisamente, la rueda de prensa se ha llevado a cabo en este entorno virtual. Puigneró, Salomó y la presidenta de la Cámara de Comercio, Mònica Roca, se han enfundado gafas de realidad virtual y, ya como avatares virtuales, han explicado, con bastantes problemas técnicos de sonido, los objetivos de este proyecto a los periodistas que también han entrado en la sala virtual. “El CatVers estará a disposición de empresas, universidades y creadores del país, que podrán disponer de este espacio para hacer exposiciones, por ejemplo, y monetizar el espacio”, ha dicho Salomó. Puigneró lo ha comparado con la llegada del hombre a la Luna y las palabras de Neil Armstrong: “Este es un pequeño paso tecnológico pero un gran paso para entender cómo serán las relaciones del siglo XXI. Se trata de una realidad virtual que complementará la física”. “No solo será un metaverso desarrollado en Cataluña, e inspirado en nuestra cultura, sino que además el idioma vehicular será el catalán. La defensa del catalán en todos los entornos de nuestra sociedad es prioridad del Govern. La supervivencia de nuestra lengua pasa por su uso en el nuevo mundo virtual”, ha expresado el vicepresidente. La presidenta de la Cámara ha asegurado que este entorno virtual puede generar negocios: “Tiene una capacidad transformadora mucho más grande aunque se pueda pensar que estamos en un juego. Los metaversos son realidades virtuales que pueden generar mucha riqueza”.

La herramienta tecnológica recuerda en efecto a entornos de entretenimiento virtual que tienen años de historia en internet, como Habbo Hotel o Second Life. Entonces, ¿qué diferencia el metaverso de estos entornos, o qué ventajas tiene para las empresas en comparación con las plataformas de reuniones telemáticas, como Zoom, que se han usado durante la pandemia? “La inmersión en estos mundos del metaverso provoca una interacción social mucho más alta que Zoom u otros espacios de reuniones. Y la tecnología blockchain con la que está creado permite hacer negocios y transacciones de forma segura”, ha explicado Salomó.

Inversión y empresas

Con todo, los responsables del CatVers no han podido concretar dos aspectos clave de este proyecto: la inversión inicial y las empresas y entidades que han mostrado interés en participar y usar el entorno virtual. “Hay mucho interés”, se ha limitado a comentar Salomó. El CatVers se pone en marcha este lunes de forma gratuita pero a finales de febrero su uso estará sujeto a unas tarifas que tampoco han concretado. “El objetivo es que en su momento sea autosostenible con los ingresos que generará. De momento la inversión inicial no es muy grande, solo unos cuantos miles de euros”, ha dicho Salomó, quien ha añadido que “no es descartable que se puedan utilizar tokens, monedas propias del metaverso, para hacer transacciones”. Más tarde, el Centro Blockchain de Cataluña ha explicado que la inversión ha sido “de entre 10.000 y 20.000 euros, más la dedicación a tiempo completo del equipo”. El centro, en el que trabajan 11 personas, organiza dos eventos anuales sobre la tecnología blockchain, está desarrollando la creación del Instituto de Blockchain con la Universitat de Girona, y también el proyecto Xarxa Teranyina para universidades y proyectos de investigación. Además, asesora a empresas sobre esta tecnología, entre otros cometidos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Salomó, como presidente de Home Meal Replacement, la matriz de la cadena de comida preparada Nostrum, anunció a principios de 2018 el lanzamiento de una divisa digital propia, o criptomoneda, con la que pretendía lograr financiación para ampliar su negocio. El plan fracasó y un año después fue despedido tras presentar Nostrum un concurso de acreedores. En septiembre de 2020, el entonces presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell (ahora diputado de Junts en el Parlament), nombró a Salomó presidente del Centro Blockchain de Cataluña, entidad creada de la mano de la Cámara y el departamento de Políticas Digitales del Govern. Puigneró ha explicado este lunes que el centro tiene un presupuesto público de 400.000 euros para este año. “El Gobierno de Cataluña tiene la obligación de que la innovación sea un instrumento de creación de talento. Por eso, hace un año y medio decidimos crear el Centro Blockchain”, ha dicho el vicepresidente del Ejecutivo catalán, mediante su avatar.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS