Las nuevas calles del Eixample de Barcelona tendrán árboles plantados en medio

El gobierno de Colau hará cuatro nuevas vías donde el coche sea “el invitado”

Recreación virtual de una de las futuras nuevas calles del Eixample de Barcelona.
Recreación virtual de una de las futuras nuevas calles del Eixample de Barcelona.AJUNTAMENT DE BARCELONA (Europa Press)

El proyecto del gobierno de la alcaldesa Ada Colau para convertir cuatro calles del Eixample en “ejes verdes” va concretándose. Si cuando en marzo lo anunciaron explicaron que las nuevas calles no tendrían asfalto, este martes han anunciado que las reurbanizaciones contemplan incluso plantar árboles en medio. Porque los coches, ha advertido la teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz, “serán los invitados”. “Podrán pasar todos los coches. La idea es que pasen pocos, pero que todo el mundo pueda llegar a la puerta de casa”, ha matizado el Arquitecto Jefe, Xavier Matilla.

Vistas las polémicas que han suscitado las intervenciones de Colau en el Eixample (como las pacificaciones con urbanismo táctico o las ampliaciones de terrazas), Sanz ha asegurado que el proyecto Superilla Barcelona, de convertir una de cada tres calles en un “eje verde”, lo que hace es “recuperar los valores que Cerdà aplicó cuando lo inventó: la salud y la seguridad” y “mantener la identidad barcelonesa”. El consistorio habla de “la calle del siglo XXI” en un plan que en el concurso para diseñar las nuevas vías ganó el proyecto del despacho Cierto Estudio, llamado “Caminar desde el centro”.

Más información
La otra cara de la supermanzana del Eixample: las calles que soportarán el grueso del tráfico
Colau planea convertir el Eixample en una gran supermanzana
Las cuatro nuevas calles del Eixample no tendrán asfalto

El proyecto de Colau es a diez años vista y pretende reconvertir 21 calles, pero en este mandato el compromiso es hacer solo cuatro: Consell de Cent y tres perpendiculares, que son Girona, Rocafort y Borrell. De acuerdo con el calendario previsto, las obras arrancarán en verano de 2022 y estarán listas antes de las elecciones.

Para hacerse una idea rápida, el diseño busca “hacer una versión actualizada y mejorada de Sant Antoni”, en palabras de la edil. No habrá asfalto y el pavimento será de plataforma única, combinando una versión actualizada del panot barcelonés y las piezas de granito presentes(actualmente) en todas las calles para separar la acera de la calzada. El peatón podrá caminar por el centro y los vehículos no podrán hacer recorridos lineales. “Caminas porque la calle es tuya y el resto se adapta”, ha dicho Sanz. La iluminación ya no será tan alta y pensada para alumbrar el asfalto sino el conjunto.

Otra característica es que el pavimento será poroso, para ayudar a retener agua. Y que el verde pasará del actual 1% a “un mínimo” del 10%, con alcorques mucho más grandes que ahora: de dos por dos metros o de seis por seis. También se fomentará el comercio de proximidad (la carga y descarga se limitará en horario pero se podrá parar en cualquier lado durante media hora) y habrá espacios de estancia: bancos, sillas, mesas, etc.

Matilla ha añadido que los ocho puntos clave de las nueve calles definen “un nuevo código” que da “margen de flexibilidad para adaptarlo” a cada calle. Son: accesibilidad, plataforma única, verde, subsuelo que retiene el agua, garantía de paso para los servicios, mobiliario urbano para estar y jugar, nueva iluminación y comercio de proximidad. Respecto al verde, si se hiciera realidad todo el plan de la Superilla Barcelona, los árboles podrían incrementar en 4.000, ha revelado Matilla.

En el plano formal, los responsables del proyecto han explicado también que la idea es crear una nueva calificación urbanística para los “ejes verdes”. Que pasen de vial o espacio libre, como ahora, a una nueva calificación, como apunta la Modificación del Plan General Metropolitano en el barrio del 22@, en Sant Martí.

Janet Sanz a Acebillo: “Son nuevos tiempos que requieren sentido común”

Preguntada por las demoledoras críticas que el ex arquitecto jefe de la ciudad, Josep Anton Acebillo, suele hacer a la política urbanística y de movilidad de Colau, Janet Sanz llevaba la respuesta preparada y ha arremetido también. “Le agradecemos lo que hizo, pero son nuevos tiempos que requieren sentido común que no pasa por recetas antiguas”. “Algunas decisiones de entonces comportan que hoy tengamos 300.000 vehículos cruzando el Eixample, que es el fracaso de las Rondas”.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS