INDULTOS A LOS PRESOS DEL 'PROCÉS'

El Gobierno se concentra ahora en lograr avances en la mesa de diálogo con Cataluña

La Generalitat insiste en que la prioridad del foro debe ser abordar la autodeterminación y la amnistía

Declaración institucional del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez para explicar los indultos de los presos del 'procés', en el Palacio de la Moncloa este martes. Foto :Jaime Villanueva. En vídeo, declaración de Pedro Sánchez.EFE

La imagen de los líderes independentistas condenados por el procés saliendo de prisión es solo un punto y seguido. Suturar las heridas del conflicto político en Cataluña requerirá altas dosis de negociación que el Gobierno está dispuesto a afrontar de inmediato mientras admite que no tiene garantías de éxito. De igual manera, defiende que no le queda otra alternativa que intentarlo. Por este motivo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha fijado ya el siguiente paso, buscando fecha para su primer encuentro oficial con el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y una posterior reunión de la mesa de diálogo sobre Cataluña. Pese a la insistencia del independentismo en abordar en estos foros asuntos como un referéndum de autodeterminación o la amnistía de todos los condenados y procesados por el choque independentista, el Gobierno deja claro que no habrá cesiones en este terreno. Eso sí, asegura que hay “muchos metros” para recorrer dentro del marco constitucional, en palabras de la ministra portavoz, María Jesús Montero.

Más información

En su conferencia de Barcelona del pasado lunes, Sánchez dejó claro a los asistentes que los indultos son un “primer paso”. No concretó cuáles serán los siguientes. En un artículo que publica hoy EL PAÍS, el presidente señala: “El Gobierno quiere ahora, cuanto antes, retomar el diálogo y mantenerlo hasta que se alcancen acuerdos. Tenemos propuestas que hacer. Hay una Agenda para el Reencuentro que contiene todas las reivindicaciones hechas por la Generalitat en la última década y que puede servir de punto de partida”.

Tanto fuentes del Ejecutivo central como de la Generalitat coinciden en que ahora toca la entrevista entre Sánchez y Aragonès, que podría tener lugar ya la próxima semana. La ministra portavoz habló el martes de “días”. La portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, lo amplió a “días o pocas semanas”. Pero en cualquier caso todos asumen que el encuentro es inminente. Antes, el presidente catalán protagonizará el próximo domingo una nueva fotografía simbólica compartiendo mesa y mantel con el rey Felipe VI en la cena de inauguración del Mobile World Congress de Barcelona.

Pero una cosa es cerrar agendas y otra llenar las reuniones de contenido. Y el inmovilismo por parte de la Generalitat, que insiste en circunscribir el diálogo a asuntos fuera del alcance del Gobierno, como la autodeterminación o la amnistía, amenaza con hacer naufragar cualquier intento. El Ejecutivo central intentó el martes abrir el marco de la negociación. La ministra Montero insistió en que hay “margen para el entendimiento”. Y enumeró líneas concretas en las que trabajar. “Está pendiente la reforma del modelo de financiación autonómica, por ejemplo. Hay muchas cosas que se pueden hacer. Lo primero es que se reúna esa mesa de diálogo. Hay una agenda para el reencuentro, que es un buen punto de partida. Todos tenemos que expresar allí nuestros límites, pero nuestra voluntad no es asfixiar el diálogo antes de que comience. Los planteamientos que estén fuera del marco jurídico van a ser inmovilistas. Hay margen y camino por recorrer. Esto es lo que ofrecemos”.

Agenda para el Reencuentro

El documento base para la negociación que el Gobierno pretende poner encima de la mesa es la llamada Agenda para el Reencuentro. Se trata de un documento de cuatro folios que Sánchez entregó en febrero de 2020 al entonces presidente catalán, Quim Torra. Poco o nada se ha avanzado desde entonces. Incluye 44 medidas para la gobernación del día a día y que la Generalitat reivindica desde hace tiempo. Además de la mejora del sistema de financiación, hay aspectos como la desjudicialización de la vida política, desatascar las cesiones de competencias previstas en el actual estatuto de autonomía o un aumento de la inversión en ferrocarril, todos ellos aspectos muy sensibles en Cataluña.

Habrá que ver cómo recibe la otra parte estas ofertas. La Generalitat insiste en que, si bien aspira a conseguir los avances que propone el Gobierno, ello no debería abordarse en la mesa de diálogo, sino en los foros ya existentes como la Comisión Bilateral Estado-Generalitat. Y pretenden que la mesa de diálogo se centre más en las cuestiones bandera para el independentismo. Las palabras de Aragonès, el martes, no hacen presagiar un aterrizaje fácil: “Es la hora de la amnistía y del derecho a la autodeterminación. Es la hora de un referéndum acordado. Es la hora de la solución que genera más consenso interno, que asegura el aval internacional y que garantiza una cohesión social irrenunciable”, proclamó tras conocer la confirmación de los indultos. En lo único que aportó una señal de distensión es a la hora de valorar la medida de gracia. Según Aragonès, ese perdón del Gobierno sí ayuda a dar “credibilidad” al proceso de diálogo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50