Los comunes dan por rotas las negociaciones con ERC hasta que Aragonès descarte gobernar con Junts

El socialista Salvador Illa pide al republicano que dé “un paso al lado” y le permita ir a un debate de investidura

El 'president' en funciones, Pere Aragonès (a la derecha), conversa con el titular de Territorio, Damià Calvet (izquierda), poco antes de comenzar el pleno del Parlament. En vídeo, declaraciones del candidato de ERC.

En Comú Podem ha aprovechado la sesión de control al Govern en la Cámara catalana, este jueves, para escenificar la ruptura de las negociaciones con ERC, de cara a cerrar la investidura. Su líder, Jéssica Albiach, ha pedido a Pere Aragonès que, si quería reactivarlas, tiene que descartar públicamente que Junts entrará en el nuevo Ejecutivo, ni ahora ni más adelante. Las conversaciones con los comunes habían comenzado el pasado lunes, después de que el fin de semana el líder republicano asegurara que, tras más de 80 días de diálogo infructuoso con los de la formación de Carles Puigdemont, exploraría un Govern en solitario. Para hacerlo necesitaba el apoyo de los comunes, de la CUP y de parte de los diputados de Junts. Aragonès ha obviado el anuncio de Albiach y ha pedido conjurarse para evitar la repetición electoral, que sería automática si no se logra una investidura el próximo día 26.

Más información

El sábado usted se movió y nosotros, también. Pero le ha durado solo cuatro días. Tiene que decidir si quiere ser un presidente de verdad o un presidente tutelado; si quiere servicios públicos o que Junts per Catalunya lleve los departamentos de Salud y Educación”, ha dicho Albiach. Aragonès le ha agradecido su paso adelante para apoyar el Govern en solitario, pero ha recordado que “la aritmética del Parlament es la que es”.

Para Aragonès, “lo que no puede hacer este país es una repetición electoral”, ha dicho. El líder de ERC ha recordado que el Ejecutivo de la Generalitat lleva más de 230 días en funciones, que incluyen los 90 días de negociaciones tras los comicios del 14-F. “Un Govern en funciones no puede presentar presupuestos ni proyectos de ley a esta Cámara. Es una necesidad que haya una investidura que ponga el país en marcha de nuevo”, ha asegurado el president en funciones, en respuesta a una pregunta del líder republicano Josep Maria Jové sobre el impacto para la ciudadanía de un Ejecutivo sin todas las atribuciones.

La falta de Govern y la cuenta atrás para la repetición electoral han pululado durante toda la sesión en la Cámara. El día después de que la CUP lograra rencauzar las negociaciones entre ERC y Junts, los de Carles Puigdemont no han utilizado su intervención para presionar más a Aragonès. El coordinador de los republicanos y el líder del PSC, Salvador Illa, sí han tenido su cara a cara particular. El socialista ha pedido a Aragonès que de un paso al lado, tras dos intentos de investidura fallidos, y permita al PSC presentar un candidato ante el pleno. “No es extraño que quien ha ganado las elecciones intente la investidura. Ya que usted no ha podido, deje a otro”, le ha dicho Illa.

Aragonès ha cargado contra la actitud del socialista. “Las investiduras no caen del cielo, se tienen que trabajar y es necesario buscar consensos”, le ha espetado. Illa, por su parte, le ha pedido que se levanten los vetos a su formación [en referencia al documento en el que ERC rechazaba pactar con ellos] y les ha invitado a que apoyen un Govern que presida el PSC. El coordinador republicano ha declinado la invitación.

Nuevos senadores por designación autonómica

Por otra parte, el pleno también ha dejado a Vox sin senador autonómico, informa Cristian Segura. Una mayoría compuesta por ERC, Junts, Comunes y PSC han votado a favor de repartir los ocho representantes autonómicos en la Cámara Alta entre los socialistas —tres senadores—, ERC —otros tres— y Junts —dos—. La Mesa del Parlamento había pactado con anterioridad modificar el sistema de distribución proporcional de estos senadores para dejar a Vox sin representante. La formación de la derecha radical considera que se ha vulnerado la ley y ha anunciado que presentarán un recurso ante el Tribunal Constitucional.

La novedad se ha producido tras el voto favorable del PSC a dejar a Vox sin representante en el senado. Los socialistas se habían mostrado hasta hoy contrarios a llevar la estrategia de aislamiento de la extrema derecha hasta este extremo; el partido liderado por Salvador Illa cuestionaba la legalidad en el cambio de sistema de reparto de los senadores. El líder de Vox en el Parlament, Ignacio Garriga ha insistido en que la ley deja claro que la distribución de los senadores debe ser proporcional: “De ocho grupos parlamentarios, solo tres tendrán designación de senadores. La única voluntad que hay es marginar a nuestro grupo parlamentario, a 217.000 catalanes [que votaron a Vox]”. La Mesa del Parlament optó por utilizar por primera vez la fórmula imperialis, una variante de la ley D’Hondt que aplica una corrección matemática y refuerza a las mayorías.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50