Rey emérito

Barcelona retira el escudo de Juan Carlos I del obelisco de la plaza Cinc d’Oros

La retirada fue aprobada el pasado octubre por el plenario del Ayuntamiento

Varios trabajadores retiran un escudo del rey emérito de la plaza Cinc d'Oros de Barcelona, este sábado.
Varios trabajadores retiran un escudo del rey emérito de la plaza Cinc d'Oros de Barcelona, este sábado.Albert Garcia
Agencias

El Ayuntamiento de Barcelona ha retirado este sábado del obelisco de la plaza Cinc d’Oros el escudo del rey emérito que se colocó en 1981, en reconocimiento al papel de Juan Carlos I en el golpe de Estado del 23-F. La retirada del escudo, según ha explicado el Consistorio en un comunicado, supone un paso más en el proceso de transformación de esta plaza, situada entre la avenida Diagonal y el paseo de Gràcia y que se llamó Juan Carlos I desde 1981 hasta 2017, cuando el gobierno de Ada Colau le devolvió el nombre popular que tenía a principios del siglo XX, Cinc d’Oros.

El Ayuntamiento considera que el escudo, situado en la base del obelisco, está “descontextualizado en un espacio que actualmente tiene una denominación recuperada de la tradición popular” y que históricamente “fue ideado para poner en valor la República y recordar a su presidente Francesc Pi i Margall”. La retirada del escudo ―que se conservará en dependencias municipales― fue aprobada el pasado mes de octubre por el plenario del Ayuntamiento sobre la base del reglamento de honores del consistorio, que establece que se podrá revocar una distinción si la persona titular hace “actos o manifestaciones contrarios a los motivos que justificaron su concesión”.

Más información

El escudo se colocó en 1981, cuando este cruce de la Diagonal con paseo de Gracia pasó de tener la denominación franquista de “plaza de la Victoria” a adoptar el nombre del monarca Juan Carlos I, en agradecimiento a su papel frente al intento de golpe de Estado de Tejero. En 1934, el Ayuntamiento de Barcelona instaló en la plaza un obelisco de 19 metros, obra de los arquitectos municipales Adolf Florensa y Joaquim Vilaseca, que fue coronado por una estatua de la República y un medallón de homenaje al presidente Pi i Margall. No obstante, ambos elementos republicanos fueron retirados en 1939 por las fuerzas franquistas y reemplazado por La Victoria, de Frederic Marès. En 1990, las dos piezas republicanas que ornaban el obelisco volvieron a instalarse en el nuevo monumento de homenaje a Pi i Margall que se instaló en la plaza de la República de Nou Barris, antigua plaza Llucmajor.

El portavoz del grupo municipal del PP en Barcelona, Óscar Ramírez, ha considerado una “vergüenza” que el Ayuntamiento de la ciudad retire el escudo del rey emérito del obelisco de la plaza Cinc d’Oros, “en plena crisis económica y sanitaria”. En un comunicado, Ramírez critica que la alcaldesa, Ada Colau, “se dedique a gastar el dinero de todos los barceloneses en celebrar primaveras republicanas, para luego despreciar los más de 40 años de democracia, retirando un escudo democrático y monárquico”, por lo que en la próxima comisión de Cultura preguntará por el coste de la operación.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50