ESTACIONES DE ESQUÍ

Las estaciones de esquí catalanas acuerdan con la Generalitat abrir el próximo lunes

Defienden que son un entorno seguro y se adelantan a sus competidoras de Andorra y Francia

Padres y niños juegan en la nieve en la estación de esquí de La Masella.
Padres y niños juegan en la nieve en la estación de esquí de La Masella.David Borrat / EFE

El inicio de la temporada de esquí se ha desbloqueado. El próximo lunes, 14 de diciembre, se dará el pistoletazo de salida a una campaña de nieve que se prevé corta y compleja pero que, para la economía de las zonas de montaña, concentra todas las expectativas para atenuar el batacazo provocado por el coronavirus. La Asociación catalana de estaciones de esquí y actividades de montaña (ACEM) ha dado a conocer un acuerdo con la Generalitat para abrir las pistas diez días antes de Navidades. Se dispondrá, pues, de un margen de tiempo para rodar las instalaciones y poner a prueba los protocolos anticontagio antes del previsible boom de esquiadores previsto a partir de la última semana de diciembre.

Las estaciones, tanto las que gestiona la Generalitat a través de Ferrocarrils como las de capital privado, se han puesto de acuerdo para estrenar la temporada de manera conjunta. La ACEM ha matizado que la apertura se hará de forma progresiva y gradual, en una primera fase con una limitación de la venta de forfaits en función del área abierta en cada momento para evitar aglomeraciones. Los forfaits se despacharán únicamente a través de internet, para evitar que se puedan formar colas en las taquillas.

El sector reivindica que las pistas son un entorno seguro, con amplios espacios abiertos al aire libre, y defiende también las garantías de los remontes, donde no se impondrán restricciones de aforo, por la corta duración de los trayectos y la protección de los usuarios. Las estaciones solicitan a los visitantes que sean responsables y respeten en todo momento las directrices de las autoridades sanitarias, así como las indicaciones que encuentren en el dominio esquiable.

Las restricciones a la movilidad impuestas por Protección Civil para evitar la propagación de la covid-19 echaron a perder las perspectivas depositadas en el puente de la Constitución, tradicional inicio de la temporada de esquí y generador de entre el 12% y el 15% de la facturación de las estaciones. Más tarde, las propias estaciones decidieron aplazar su puesta en marcha para evitar un efecto llamada el 8 de diciembre, festivo exento del confinamiento municipal al caer entre semana.

Las últimas nevadas han dejado mantos de nieve de más de medio metro en buena parte de las estaciones catalanas. Acelerando su apertura se anticipan a sus competidoras de Andorra y Francia, que permanecerán cerradas hasta enero.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50