La crisis del coronavirus

Navidades en Cataluña: con grupos de máximo 10 personas y toque de queda en Nochevieja

El Departamento de Salud plantea una batería de medidas para la reapertura, todavía pendientes de aprobación

Una cena navideña.
Una cena navideña.Agencia Getty

El Procicat, el órgano del Govern que coordina la respuesta a la pandemia, debate este miércoles el plan de desescalada de la segunda ola de la covid-19 que entrará en vigor el lunes y concluirá el 18 de enero. La hoja de ruta está dividida en cuatro fases y cada una de ellas durará 15 días. La propuesta prevé superar las etapas siempre y cuando disminuya el número de pacientes ingresados. El Govern admite que Cataluña está en plena segunda ola y rechaza hablar de plan de desescalada. Su previsión es que en Navidad no haya reuniones de más de 10 personas; toque de queda en Fin de Año y confinamiento perimetral hasta el 18 de enero.

Meritxell Budó, portavoz del Govern, insistió en que la propuesta del Departamento de Salud no es un plan de desescalada equiparable a la de mayo o de junio sino que es un plan de reapertura progresiva si la evolución de la pandemia lo permite. Durante estos dos meses, hay cosas que no cambiarán: no se podrán celebrar congresos o ferias —queda la duda de qué pasará con las navideñas— ni tampoco se permitirá la apertura del ocio nocturno. “Son sectores que habrá que acompañar”, dijo la consejera en alusión a las ayudas económicas para el sector. Tampoco podrán abrir espacios lúdicos infantiles interiores, bingos, casinos o salas de juego. Y tampoco se permitirá la celebración de fiestas mayores.

Bajo el título Plan de apertura progresiva de actividades, el documento es una hoja de ruta que permitirá cambiar de fase si los ingresos de pacientes disminuyen pero, por contra, si se mantienen se prorrogarán las medidas. Y si se produce un aumento de ingresos, se revisarán. La revisión se hará cada 15 días y de forma territorial. Budó se negó a “avanzar escenarios”, pero del documento se desprende que no se podrá salir de Cataluña durante el puente de Constitución. El toque de queda también se mantendrá: no se podrá circular más allá de las 22.00. El borrador no incluye medidas severas como las de la primavera, como cuando se prohibió ir a la playa. Estas son, a grandes rasgos, las cuatro etapas del plan previsto:

Primer tramo: del 23 de noviembre al 7 de diciembre. La movilidad se flexibiliza levemente los fines de semana y se permite circular por la comarca desde las 6.00 del viernes a las 6.00 del lunes. Este fin de semana todavía estará acotada a los límites de cada población. A partir del lunes, bares y restaurantes podrán abrir desde las 6.00 de la mañana a las 17.00. En las terrazas, se permitirá usar hasta un 30% de su aforo con una distancia mínima de dos metros entre mesas o agrupaciones de mesas. En el interior, se aplicará ese mismo porcentaje con una buena “ventilación natural o forzada”.

Los museos y las salas de exposiciones pueden abrir ahora al 33% de su capacidad y a partir del lunes el aforo se amplia al 50%. Los cines, teatros, auditorios y salas de concierto de 600 localidades o menos podrán abrir el 50% de su aforo. El pequeño comercio de menos de 800 metros cuadrados podrá abrir el 30% de su superficie y los que superen esa área, quedan sometidos a la aplicación de ese aforo sobre la misma.

La Universidad continuará impartiendo las clases de forma virtual y los alumnos de bachillerato seguirán reduciendo su actividad presencial. Las instalaciones y equipamientos deportivos al aire libre abrirán al 50% y la actividad deportiva federada se podrá hacer en fin de semana entre municipios limítrofes. Las ceremonias religiosas y civiles permiten un aforo del 30% con un máximo de 100 personas.

Segundo tramo: del 8 al 21 de diciembre . Las actividades sociales se mantienen con un tope de seis personas. La restauración podrá dar, si la evolución de la pandemia lo permite, un paso más y abrir al 50% tanto en terrazas como en el interior. El horario seguirá siendo siempre el mismo: de 6.00 a 17.00. La movilidad en fin de semana se asienta ya en la comarca. Los museos mantendrán el límite del 50% de aforo y los cines, teatros y auditorios podrán disponer de un 70% del aforo y con un máximo de 500 personas. Los comercios podrán abrir hasta un 50% de su capacidad. Los clubes deportivos al aire libre continuarán con el límite del 50%.

Tercer tramo: del 22 de diciembre al 4 de enero . El documento prevé que las dos semanas de Navidad se podrán hacer encuentros sociales de hasta 10 personas correspondientes a dos burbujas familiares. Pero las grandes reuniones familiares que superen ese número de personas o las concurridas cenas de trabajo quedan prohibidas. Los restaurantes y los bares seguirán teniendo el límite de abrir al 50% de su capacidad aunque ampliarán su horario cuatro horas: pasarán de cerrar a las 17.00 a hacerlo a las 21.00. Los actos religiosos se mantendrán al 30% y los museos podrán abrir hasta el 70% de su aforo, igual que los cines o salas de teatro hasta un máximo de 500 personas. El pequeño comercio podrá abrir al 50% y las grandes áreas comerciales, al 30%. Las instalaciones deportivas al aire libre aumentarán su aforo al 70%.

Cuarto tramo: del 5 al 19 de enero . En este tramo se mantendrá las reuniones sociales de un máximo de 10 personas. La restauración solo podrá disponer del 50% de su aforo con el cierre a las 21.00 y el pequeño comercio y los centros comerciales podrán abrir hasta el 50% de su capacidad. El Govern se plantea ya en esta fase recuperar las competiciones deportivas y que los alumnos de bachillerato regresen a su actividad lectiva presencial al 100% con todas las actividades extraescolares abiertas. Las ferias, convenciones y congresos seguirán suspendidas. Las salas culturales podrán abrir a un 70%, aunque con un aforo máximo de 700 personas.


Lo más visto en...

Top 50