ELECCIONES CATALANAS

Puigdemont renuncia a ser candidato a la Generalitat pero sí estará en las listas de Junts

Borràs y Calvet anuncian que competirán para ser los ‘presidenciables’ de la formación independentista

Una mujer toma una foto durante una manifestación, en la que exhibe una pegatina del expresidente Carles Puigdemont. En vídeo, Puigdemont anuncia que no será candidato a la Generalitat, pero estará en las listas.ALEJANDRO GARCIA / EFE

Carles Puigdemont no será el candidato de Junts per Catalunya a presidir la Generalitat aunque sí optará por tener algún lugar en una de las listas de la formación para las próximas elecciones catalanas. Así lo ha explicado el expresident huido de la justicia y eurodiputado en un vídeo que ha publicado en sus redes sociales este miércoles por la tarde. El también presidente del partido pone así final a la incógnita sobre su papel y deja el camino despejado para que la diputada en el Congreso, Laura Borràs, y el consejero de Territorio, Damià Calvet, compitan por quién será el presidenciable de la formación en la primera fase de las primarias.

“La represión española no me deja ser el presidente de la Generalitat, pero no renuncio a liderar el proyecto. Estaré en la candidatura”, ha dicho Puigdemont en el vídeo, que ha defendido que se “retome el hilo del 1 de octubre”. “Junts tiene que encontrar un candidato que pueda ocupar la presidencia, acompañado de un equipo que tendrá todo mi apoyo”, ha asegurado el expresident que ha aprovechado para cargar contra el hecho de que el Gobierno de Pedro Sánchez no haya propuesto una amnistía para los políticos en prisión.

Más información

El plazo para presentar candidatos termina esta a medianoche. Por lo pronto han oficializado sus candidaturas la diputada en el Congreso, Laura Borràs, y del consejero de Territorio, Damià Calvet. Tendrán que conseguir 100 avales entre los afiliados y la votación se realizará el último fin de semana de noviembre. Ambos habían asegurado que dejarían la carrera si Puigdemont daba el paso, pero no ha sido así.

Ambos ya habían manifestado su intención de participar en las primarias. Calvet incluso había hecho la salvedad de que, si Puigdemont terminaba presentándose, retiraría su nombre para unirse a la candidatura del también presidente de Junts. El consejero ha publicado este miércoles en Twitter una captura de campaña en la que se ve el formulario para participar en las primarias. Borràs, por su parte, ha tuiteado un vídeo en el que insiste en la “inalterabilidad” del compromiso con el expresident y pide a los militantes que “se adhieran a un proyecto basado en la fuerza de la gente que no ha renunciado a conseguir la independencia de nuestro país”.

El partido puso en marcha sus primarias el pasado fin de semana, después de que la militancia aprobara un sistema con dos urnas. En la primera se elegía el aspirante a presidir la Generalitat, que es a la vez el cabeza de cartel por Barcelona. En la segunda urna, se eligen los puestos de salida de cada demarcación y también pueden participar los que salgan derrotados del primer proceso. Los nombres de los postulantes para esa segunda elección no se conocerán hasta que se proclame el presidenciable, el 29 de noviembre.

La decisión de Puigdemont tiene muchas aristas. Entre otras cosas porque las encuestas de momento ponen a ERC a la cabeza en la intención de voto. Sin embargo, Junts ha ido ganando terreno y la candidatura del ahora eurodiputado habría podido darle el brío que necesita para el sorpasso. De todas maneras, Puigdemont se arriesgaba a poner en juego su relato de “presidente legítimo en el exilio”. Todo lo que no sea ganar sería un mal resultado para él. El candidato de los republicanos, que también están en su proceso de primarias, es el president en funciones Pere Aragonès.

Las próximas elecciones no solo definirán el futuro del independentismo, entre la vía de confrontación que plantea Junts y el enfoque más posibilista de ERC, sino también de la hegemonía política en Cataluña. De ahí que ambas formaciones pongan toda la carne en el asador. Los republicanos juegan con la idea de quien es elegido será el presidente, mientras que en Junts insisten que no le “harán el juego a la represión”.

Borràs ha demostrado tener carisma y un gran apoyo entre la militancia. Pero tiene el hándicap de la investigación en su contra por el supuesto fragmentación de un contrato para beneficiar a un amigo, antes de ser consejera de Cultura. Si renuncia al escaño del Congreso y es elegida diputada, su causa regresaría al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

El reglamento de las primarias también incluye la posibilidad de que independientes opten por ir a las listas. Esta excepción parece hecha a medida de Ramon Tremosa, el consejero de Empresa que tomó el lugar de Àngels Chacón, que fue destituida tras continuar en el PDeCAT y no pasarse a Junts. El exeurodiputado es muy cercano a Puigdemont y su paso por el Govern se ha caracterizado por marcar de cerca y muchas veces criticar en público la gestión de Aragonès. También está por verse el rol de la diputada de Junts y portavoz del partido, Elsa Artadi, muy cercana a Puigdemont y a la que seguidores y detractores le reconocen su conocimiento de la maquinaria del Govern.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50