Junts per Catalunya obliga a Eduard Pujol a dejar su escaño por un posible caso de acoso sexual

El portavoz del partido de Puigdemont en el Parlament también ha sido suspendido cautelarmente de militancia

El hasta ahora portavoz de Junts per Catalunya Eduard Pujol. En vídeo, JxCat suspende de militancia a Eduard Pujol por presunto caso de acoso sexual.(FOTO: GTRES | VÍDEO: EFE)

El hasta ayer portavoz de Junts en el Parlament, Eduard Pujol, protagoniza un nuevo escándalo de presunto acoso sexual en el seno de una formación política. Pujol renunció al acta de diputado, forzado por su partido, si bien no hay ninguna denuncia penal en su contra. La vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi, explicó que también se le ha suspendido cautelarmente de militancia a la espera de que la justicia decida. Artadi dijo que los hechos se conocieron el pasado domingo, si bien otras voces internas aseguran que se encubren desde 2019.

No tenemos que ser nosotros los que hagamos una investigación interna, debe ser la justicia. Hemos animado a las afectadas a que se dirijan a la justicia", explicó ayer Artadi en la rueda de prensa semanal de la formación que preside Carles Puigdemont. Antes de la atención a los medios, el partido había informado en una nota de prensa que su portavoz parlamentario renunciaba al escaño por “motivos personales”.

Según Artadi, el pasado domingo, el secretario general del partido, Jordi Sànchez, supo de la existencia “de una conducta que podría ser considerada de acoso sexual” y ante la gravedad de las acusaciones decidió suspender cautelarmente la militancia de Pujol. El grupo parlamentario también tomó sus propias decisiones e invitó a su portavoz a dejar el acta.

Artadi declinó dar más detalles para “proteger a las víctimas”, impidiendo así dimensionar el alcance del caso, por ejemplo, a cuándo se remontaban los supuestos acosos y si eran ajenos o no la esfera del partido. La portavoz incluso descartó aclarar si su utilización del plural para referirse a la situación significaba que había más de una víctima. La también vicepresidenta de Junts se limitó a decir que no había una denuncia formal pero que sí se había contactado con el Institut Català de les Dones para garantizar un acompañamiento y remarcó la “tolerancia cero” de la formación con estos comportamientos.

Pujol, periodista y exdirector de RAC-1, fue una de las apuestas personales de Puigdemont para las listas del 21-D, en su idea de una candidatura transversal. Ocupó el número 8 de la lista por Barcelona, una posición más privilegiada que la que entonces tuvo el expresident Quim Torra (10). Su ascendiente era tal que fue llegó a ser el portavoz en la Cámara.

Pese a ese papel tan importante, sus apariciones se habían ido reduciendo poco a poco en el último año, mientras ganaba peso la diputada Gemma Geis o aparecía directamente el presidente del grupo, Albert Batet. No intentó buscar ningún cargo en la fundación del nuevo partido. Algunas voces del entorno de Junts apuntan a que ese cambio en la estructura se corresponde con las elecciones generales de abril de 2019. Entonces, trascendieron varias conversaciones en redes sociales, con contenido sexual, que supuestamente mantenía Pujol con una mujer sin identificar. La formación no actuó en ese momento, aseguran fuentes de la dirección del partido, porque se trataba de una “conversación privada” y no fue posible conocer la identidad de la interlocutora.

Una afectada, sin embargo, terminó contactando con otras supuestas víctimas (mensajes de contenido sexual, a altas horas de la noche) e intentaron varias veces que Junts, recién organizado como partido, actuara. Personas que participaron en la campaña de las generales aseguran que en ese momento se ignoraron las quejas para no chocar con la candidatura de Laura Borràs.

Finalmente, habrían recurrido el pasado jueves a la diputada Aurora Madaula, que fue quien finalmente habría presionado para que Junts tomara cartas en el asunto. Madaula y Pujol declinaron ofrecer su versión a este diario. Oficialmente Junts rechaza que se tuviera conocimiento de actos de este tipo o que se hubiera intentado hacer algún tipo de encubrimiento durante la campaña electoral. Insisten en que Sànchez solo tuvo conocimiento de los hechos este fin de semana.

Junts ha sido muy beligerante en el caso de acoso en el Departamento de Acción Exterior y que terminó con la renuncia del consejero de ERC Alfred Bosch. Implícitamente, Artadi quiso marcar distancias con lo que en su día se calificó un “encubrimiento” del caso por parte de ERC, que no activó el protocolo de la Generalitat sino una investigación interna.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50