BADALONA

La crisis de la vivienda tensa la Badalona de Albiol

La oposición al PP se cohesiona y se vuelca con las familias que perdieron el piso hace un año y que ahora duermen en una casa de colonias

Concejales de todos los grupos de la oposición de Badalona, el dia 1, en la protesta de apoyo a las familias desalojadas.
Concejales de todos los grupos de la oposición de Badalona, el dia 1, en la protesta de apoyo a las familias desalojadas.JUAN BARBOSA / EL PAÍS

Una casa de colonias de Tiana acoge desde el viernes a una veintena de vecinos del bloque del Passatge de la Torre de Badalona que, hace un año, se quedaron sin casa después de que el Ayuntamiento derribara la finca por amenazar ruina. La medida es temporal y ha servido para que varios afectados hayan retirado ya las tiendas de campañas en las que dormían frente al Viver, sede del consistorio de Badalona, desde el día 1. Fue entonces cuando el gobierno local, en manos del PP desde mayo, dejó de costear su vivienda. El alcalde Xavier García Albiol abandera la lucha contra la ocupación ilegal, pero la crisis habitacional ha acabado siendo una especie de boomerang y ha cohesionado a la oposición de izquierdas, hasta ahora disgregada tras la repentina dimisión de Àlex Pastor (PSC).

Albiol pactó el día 7 con la oposición buscar con la Generalitat una solución definitiva mientras las familias con niños se instalan 15 días en la casa de colonias de la fundación Pere Tarrés. No hay sitio allí para los adultos y los han dirigido a la masía Can Bofí Vell para personas sin techo. No irán, sin embargo, Sfia, de 62 años, que dice que los colchones están en el suelo y que hay gente bebida ni Moha, un joven vecino. Albiol alegó el día 28 que era una cuestión de “justicia social” dejar de pagar los hostales. Con la presión vecinal y política, ha ido cediendo salvo en el caso de Nadia y Abdul y sus niños, al acusarles de ser okupas en el bloque. Y porque dicen que cobran 2.000 euros y que se les dará una ayuda para alquilar. “Hay que tener la cara dura para tener ingresos e ir de okupa”, dijo el alcalde.

La protesta comenzó cuando el municipio dejó de pagar los alojamientos

Con los vecinos en la calle, la Xarxa, una red de solidaridad, ha pagado ocho días el hostal a las mujeres y niños con los 670 euros que recaudó. Los hombres acabaron acampando para presionar. “Albiol saca rédito político de esto. Son inmigrantes que piden ayuda y él actúa con mano dura. Ha habido una dejadez de la administración”, dijo Álex, un profesor que fue el miércoles a ver a los afectados.

La cuestión es que el Ayuntamiento ha invertido 310.000 euros en costear un año pensiones y pisos sin buscar una alternativa de futuro. Para algunos el drama es doble: eran dueños y se les exige 40.000 euros para financiar el derribo de la finca, algo que el propio Albiol considera fuera de lugar. La situación es límite. Carles Sagués, de la plataforma Sant Roc-Som Badalona, dice que el problema es que las familias no pueden alquilar porque con sus ingresos no les alcanza ni tampoco acceden a ayudas públicas si no tienen contrato. El pez que se muerde la cola. Por no hablar, como dice Abdil, padre de un bebé, que acampó también, de que su origen marroquí cierra las puertas del alquiler.

La muñeca de Nur está sobre un banco de la plaza. Es la pequeña de la familia acusada de ser okupa. Ajena a todo, corretea mientras su hermano, de 11 años, está hundido. Nadia, la madre, asegura que pagaban el alquiler y que supo luego que no hacía lo propio con el banco. “Lo peor es no tener un techo”, dice sabiendo que seguirá contando con el apoyo de las plataformas.[

Las dos banderas de Albiol

Tras asumir la alcaldía, Albiol ha izado dos banderas: la de la seguridad y en contra de la ocupación ilegal. Y las dos las enarboló junto a Pablo Casado en un acto en el barrio de La Salut en medio de una ruidosa protesta. Su conclusión es que se trata de una cuestión legal exigida por el interventor, pero retó a la izquierda a celebrar una consulta vecinal sobre si debían seguir pagando. El discurso movilizó a la oposición —16 ediles sobre 27— tan peleada en la investidura que permitió que Albiol llegara al cargo en minoría al negarse mutuamente PSC y Guanyem el pan y la sal. Ediles de esos partidos y ERC, comunes y Junts han participado en protestas, reuniones y asambleas. No ha habido reproches al PSC pese a que gobernó hasta mayo sin dar con una solución. Albiol sí que lo recuerda.

Las familias cuyo bloque fue derribado no pueden acceder a alquilar un piso

La impresión de todos es que el PP criminaliza la pobreza y que su gestión es solo “humo”. “Lo grave es que ha desatendido a esas personas y transmitido la idea de que son unos aprovechados”, dice la exalcaldesa Dolores Sabater, que acusa a Albiol de “mentir” a los vecinos. “Les prometió que les apoyaría y ahora los abandona”. La líder de Guanyem alude a un vídeo de Albiol en el que lamenta que el Ayuntamiento del PSC no hubiera atendido a la queja de unas obras “ilegales” en un aparcamiento. “Mucha gente se deja engañar y cree que votar a Albiol no es votar al PP por sus artes de encantamiento. El balance es populismo, ciudad abandonada y humo”, dice.

“Es más un gobierno de artificios que de realidades”, corrobora Rubén Guijarro, del PSC, que pone el acento en que Badalona es la única ciudad metropolitana sin un plan de recuperación económico y social. Guijarro reprocha a Albiol que presume de haber paralizado el 40% de ocupaciones desde que es alcalde: “¿Quiere decir que el 60% prosperaron?”. Aïda Llauradó, de los comunes, cree que el discurso del PP busca que las familias con dificultades se pongan en contra de los afectados. Anna Lara, de Esquerra-Avancem, propuso la semana pasada la creación de una comisión sobre el reto de la vivienda. “Hace falta trabajar juntos desde una perspectiva jurídica, urbanística y social”, afirma. Y David Torrents, de Junts, concluye: “No hay presupuesto ni se ha rescatado personas. Se debería haber negociado con las familias”.













Lo más visto en...

Top 50