La crisis del coronavirus

Torra cifra en 500 millones el déficit del transporte público por la crisis

El presidente catalán retomará su agenda esta semana y visitará la Conca d’Òdena

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una reunón telemática con sus consejeros
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una reunón telemática con sus consejeros / Europa Press

Buscar soluciones para el agujero en las cuentas del transporte público, a causa del parón por el confinamiento, es una de las prioridades del Gobierno catalán. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció ayer que planteará hoy al presidente Pedro Sánchez, en la reunión semanal de líderes autonómicos, un fondo especial de 500 millones de euros. La falta de recursos en el transporte también genera preocupaciones en el Ayuntamiento de la capital catalana, sobre todo, en Transportes Metropolitanos de Barcelona. Torra anunció, además, que visitará esta semana la Conca d’Òdena.

El departamento de Territorio y Sostenibilidad, como adelantó este diario, llevaba días trabajando en calcular a cuánto podía ascender el déficit del transporte público, ante la caída de la venta de billetes y el sobreesfuerzo en actividades como la desinfección de trenes e instalaciones. El Govern considera que es necesario un fondo finalista para poder salvar la viabilidad del sistema, que además ya sufre un problema histórico de infrafinanciación por parte del Gobierno.

Ese fondo, explican fuentes de Presidencia, busca “cubrir y mantener los sobrecostes del sistema hasta la recuperación de la demanda”. Según las cuentas de la Generalitat, el déficit real el pasado 30 de abril es de 115 millones de euros. La estimación para mayo es de 195 millones. La proyección es que, hasta diciembre, se llegue a los 500 millones, una cifra que se sumaría a los 4.000 que espera recibir del fondo del Gobierno.

La Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) responsable de la red de transporte público de la región metropolitana de Barcelona, es la principal afectada por la caída de la demanda. Fuentes de la Generalitat apuntan a que solo allí el déficit es de 400 millones de euros.

La crisis del coronavirus vuelve a dificultar la situación financiera de la ATM después de que en 2014 la lograra encarrilar tras cerrar un macrocrédito de 472,3 millones de euros. Fuentes de la Generalitat consideran que ese préstamo que encabezaba CaixaBank y que tenía que expirar en 2031 se tendrá que refinanciar ante los problemas derivados de la pandemia.

El Ayuntamiento de Barcelona, por su parte, ya ha anunciado que negocia transferencias similares a las de grandes ciudades españolas con el mismo objetivo. Seguramente hoy Torra utilizará el argumento de la infrafinanciación por parte del Estado en la ATM. Mientras que la Administración autonómica aporta 384,7 millones de euros (datos de 2018), la del Estado apenas transfiere 109 millones.

El problema para el sistema es que la caída en el número de pasajeros y muchas semanas sin cobrar el billete no ha sido equiparable al mantenimiento del servicio ofrecido, que nunca ha caído por debajo del 50%. Y eso cuando el uso del transporte público en el área metropolitana de Barcelona se situaba en números récord en 2019. Es decir, estaba preparado para la máxima actividad. Además, hasta julio los operadores de transporte no prevén poder entrar en la nueva normalidad post-covid y está por ver cómo reaccionarán los pasajeros y la economía en septiembre.

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), la empresa del Ayuntamiento de Barcelona que gestiona el metro y los autobuses urbanos en la capital, está dejando de ingresar cada mes 30 millones de euros solo por los billetes que ha dejado de despachar como consecuencia de la caída de pasajeros. Durante los primeros 15 días del estado de alarma, con las restricciones de movilidad más fuertes y limitadas a los trabajadores de los servicios esenciales, el metro y los autobuses apenas tuvieron un 10% de viajeros.

40 medidas

El fondo no será la única petición de Torra en la reunión de presidentes autonómicos. El líder catalán llega con un documento preparado por la comisión del Govern encargada de planear la recuperación económica y social. El texto contiene 40 medidas y Torra espera que Sánchez le dé una respuesta rápida sobre cómo aplicarlas.

“Nuestro trabajo seguirá siendo salvar vidas y ahora, también, salvar puestos de trabajo”, aseguró el president este sábado por la noche en una declaración institucional. Torra insistirá en la necesidad de flexibilizar los criterios de arraigo social, lo que permitiría que más de 150.000 personas en situación irregular encontrasen trabajo. También sobre la mesa estará el cobro de las ayudas prometidas por los daños causados por el temporal Gloria. El president también urgió a Sánchez a que permita que los Ayuntamientos puedan usar el superávit para sus planes de choque contra el coronavirus. Y anunció que, tras semanas de confinamiento en el Palau, comenzará a tener agenda presencial. Su primera visita será a la Conca d’Òdena, la zona de Cataluña más afectada por la pandemia.

718.327 trabajadores en paro temporal

El número de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) presentados en Cataluña hasta ayer es de 97.492, que agrupan a un total de 718.327 trabajadores, según informó el departamento de Trabajo. De los ERTE presentados, el 93,5 % lo han sido por fuerza mayor. Barcelona registra 565.124 trabajadores afectados por 71.1.229 expedientes; Girona tiene 68.793 personas afectadas por 10.932 expedientes; en Tarragona, 44.764 empleados están incluidos en 7.673 expedientes; y en Lleida hay 30.281 asalariados afectados por 5.355 ERTE.

Lo más visto en...

Top 50