El País de Demà impulsará una candidatura catalanista para las próximas elecciones

El grupo de Poblet, integrado por exdiputados convergentes, no descarta crear un nuevo partido

Antoni Garrell (derecha) y Adrià Aldomà, en la presentación de la plataforma El País de Demà, en el Colegio de Periodistas.
Antoni Garrell (derecha) y Adrià Aldomà, en la presentación de la plataforma El País de Demà, en el Colegio de Periodistas.Mar Sifre

La plataforma El País de Demà, formada por empresarios, académicos, profesionales liberales y exdiputados del PDeCAT, aprobó ayer impulsar una candidatura para presentarse a las próximas elecciones en Cataluña. El grupo, fundado en septiembre en el Monasterio de Poblet, impulsará probablemente la creación de un nuevo partido. Varios exparlamentarios convergentes como Marta Pascal o Carles Campuzano acudieron al acto.

El grupo, que se define como catalanista, confía en tener la propuesta en tres semanas o un mes. El colectivo trabaja contrarreloj porque el escenario de la convocatoria electoral está sobre la mesa. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se comprometió a anunciar la fecha de los comicios cuando se aprueben los presupuestos y eso ocurrirá, como muy tarde, a mediados de abril.

La duda no aclarada ayer es si la propuesta se articulará a través de un nuevo partido político o si se aprovechará alguno de los existentes. El colectivo está ya negociando con Units per Avançar, heredera de la extinta Unió Democràtica, que concurrió a las elecciones de 2017 en coalición con el PSC.

El pacto entre el grupo de Poblet y los democristianos de Units, encarnados por el diputado y exconsejero de Interior Ramon Espadaler, próximo en su día a Josep Antoni Duran Lleida, supondría la reunificación de dos familias herederas de la Convergència i Unió extinta y más genuina. Los dos colectivos parten de una visión catalanista o nacionalista de la política, pero rechazan la unilateralidad y la confrontación con el Estado.

El cónclave, celebrado en un hotel de Barcelona, contó con la asistencia de la exsenadora del PDeCAT Marta Pascal, enfrentada abiertamente con el expresident Carles Puigdemont —acaba de renunciar a su acta en el Senado— y los exdiputados Carles Campuzano y Jordi Xuclà. Los dos últimos, diputados veteranos del Congreso, se quedaron sin opciones de ser parlamentarios en las elecciones generales del pasado 28 de abril. También acudió a la cita el exconsejero de Política Territorial en el Gobierno de Artur Mas, Lluís Recoder, o el letrado del Parlament Antoni Bayona.

Tras el encuentro, Antoni Garrell, empresario y portavoz de El País de Demà, afirmó que ningún partido de los actuales puede asumir plenamente los criterios aprobados en Poblet, por lo que han decidido alentar esa candidatura. “Ningún partido puede asumir nuestras ideas y por eso hemos decidido impulsar esa opción electoral”, afirmó en alusión a una queja extendida entre los catalanistas y nacionalistas moderados, la de que se han quedado huérfanos de partido y de que no hay ninguno que les represente.

La reunión se cerró con la aprobación de unas conclusiones que parten de la premisa de que los catalanes tienen derecho “a decidir su futuro nacional por vías democráticas, respetuosas con la legalidad y renunciando a la unilateralidad”. El colectivo elaboró inicialmente un borrador en el que se contemplaba una reforma constitucional para poder votar y ejercer el “derecho a la secesión”. Finalmente, esa propuesta no figura en el texto definitivo.

Nacido en septiembre con la voluntad de ser una plataforma, El País de Demà se ha constituido en asociación porque su objetivo, dicen, es fijar las bases políticas, económicas y sociales para la Cataluña de 2030. Su mensaje está dirigido a los “soberanistas, nacionalistas y catalanistas” que compartan la idea de una Cataluña que no excluya y que sea “un solo pueblo”. “No hemos hecho las cosas bien pero el Estado tampoco nos ha tratado bien. No tiene sentido tener presos en la cárcel”, afirmó Garrell.

Lo más visto en...

Top 50