Un herido y 200 personas sin hogar tras incendiarse el mayor asentamiento chabolista de Almería

La Guardia Civil ha detenido a dos personas por el fuego supuestamente intencionado en el campamento de infraviviendas

Asentamiento chabolista arrasado por el fuego en Níjar (Almería). En vídeo, imágenes del incendio de la noche de este sábado.Vídeo: Almería Acoge

Un hombre de 45 años ha resultado esta madrugada herido con quemaduras en brazos y piernas tras un nuevo incendio en el mayor asentamiento chabolista de Níjar (Almería), El Gualili, donde unas 200 personas han perdido sus infraviviendas en un campamento con entre 600 y 800 inmigrantes empleados en la agricultura intensiva. La Guardia Civil ha detenido a dos personas sospechosas de haber causado el incendio, supuestamente intencionado y cuyas causas están bajo investigación, según un portavoz del Instituto armado. El fuego comenzó a las 23.45 del sábado y mientras todos los inmigrantes del asentamiento eran evacuados, el herido leve fue trasladado en ambulancia al Hospital Torrecárdenas de Almería. Las llamas, que no fueron extinguidas por completo hasta las 9.00 de este domingo, han arrasado con las pertenencias y techos de estas casi 200 personas que trabajan en los invernaderos de plástico para hortalizas.

Los incendios se suceden en estos campamentos de infraviviendas de Almería y Huelva. Hace una semana murieron atrapados por el fuego un hombre y una mujer en Palos de la Frontera (Huelva), cuyo asentamiento había ardido ya tres meses atrás. El Gualili, pasto de las llamas esta madrugada, también ardió hace un año y el pasado febrero ardió el asentamiento de Atochares en Níjar, que dejó a 200 personas al raso.

En el caso del incendio en El Gualili un grupo de ocho personas de origen marroquí se trasladaron al asentamiento y fueron a una chabola de varias mujeres, de la que fueron expulsados, pero antes de abandonarla le prendieron fuego, que se propagó al resto de infraviviendas, según ha informado Efe tras consultar a fuentes de la investigación. Al menos otros dos hombres están identificados y en busca y captura, a los que la Guardia Civil acusa de un delito de homicidio en grado de tentativa porque supuestamente prendieron fuego a la chabola con las mujeres dentro.

“Que Almería sea la huerta de Europa y España sea una pieza fuerte se basa en que no se ha dado una respuesta habitacional a las personas que necesitamos para esos productos. Todas las Administraciones, desde los Ayuntamientos hasta la Comisión Europea, además de los empresarios, son responsables de los continuos incendios”, critica Juan Miralles, director de la ONG Almería Acoge. Los miles de inmigrantes que pueblan el Oriente andaluz en pésimas condiciones son trabajadores agrícolas y permanecen todo el año, a diferencia de los temporeros en Huelva de la fresa, cuya temporada solo cubre parte del invierno y la primavera.

El convenio en la agricultura intensiva de Almería está fijado en 50 euros por un jornal de ocho horas, pero muchos inmigrantes cobran la mitad al carecer de documentación. “Si no tienen documentación no denuncian a los empresarios que los explotan”, ilustra Miralles.

Los bomberos lograron extinguir el fuego que arrasó las chabolas de plástico de El Gualili a las 3 de la madrugada, pero luego se reavivó y continuaron los trabajos para apagar las llamas junto a agentes del Plan Infoca, Guardia Civil, Protección Civil y Policía Local. Las autoridades avisaron a la compañía eléctrica Endesa para cortar la electricidad debido a desprendimientos de cables de alta tensión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS