Elecciones en la Comunidad de Madrid

Los mítines de Vox: abarrotados y sin distancia de seguridad en plena cuarta ola

Monasterio dice que la asistencia a los actos preelectorales es voluntaria y que la situación es peor en el metro

El líder de Vox, Santiago Abascal, y su candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, en un acto de precampaña en San Lorenzo de El Escoral el pasado día 10.
El líder de Vox, Santiago Abascal, y su candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, en un acto de precampaña en San Lorenzo de El Escoral el pasado día 10.Rafael Bastante / Europa Press

El lema de la campaña preelectoral de Vox ante la cita con las urnas del próximo 4 de mayo es Proteger Madrid. Se trata, en palabras de su líder, Santiago Abascal, de “proteger Madrid del asalto comunista a las instituciones”. Más discutible es si Vox está protegiendo a los madrileños de la pandemia o exponiéndolos a un riesgo mayor. Desde que el pasado día 7 lanzó su precampaña en Vallecas, en un acto que acabó con cargas policiales y lanzamiento de objetos por parte de grupos violentos de ultraizquierda, Vox ha celebrado una quincena de mítines. En total, han acudido varios miles de personas, que en general no han respetado el distanciamiento preceptivo para evitar contagios.

Para dar cobertura legal a sus actos electorales, Vox comunica a la Delegación del Gobierno la celebración de concentraciones, a las que esta da luz verde, tras consultar a la junta electoral, a condición de que se cumplan determinadas medidas preventivas; sobre todo, el uso de mascarillas en todo momento y la necesidad de guardar una distancia de 1,5 metros entre los participantes. El primer requisito se está cumpliendo, pero no así el segundo. Las concentraciones autorizadas para algunas decenas de personas se están convirtiendo en mítines multitudinarios con plazas abarrotadas de público cuyo aforo se ve desbordado.

En Getafe, Vox congregó a unas 600 personas y cifras similares se han dado en localidades como San Fernando de Henares o Pozuelo de Alarcón. Incluso las que se presentaban como mesas informativas en poblaciones de la sierra madrileña (como Guadarrama o San Lorenzo de El Escorial) acabaron convirtiéndose en mítines de Abascal megáfono en mano. No solo durante los discursos se producen aglomeraciones. A su término, la gente se arremolina en torno al líder para saludarle o hacerse un selfi con él.

La movilización que está consiguiendo Vox en esta precampaña no tiene parangón en ningún otro partido: cada día celebra dos actos con la candidata a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, y el propio Abascal, que cierra la lista. Algunos días los completa un tercer acto con su secretario general, Javier Ortega-Smith; o la número dos del grupo en el Congreso, Macarena Olona. Frente a la idea de que las campañas se centran ahora en televisiones o redes sociales, Vox está haciendo una campaña tradicional, pateando pueblos y barrios. “Ni un metro de Madrid vamos a dejar sin pisar porque todas las calles y todos los barrios también son nuestros”, ha proclamado Abascal.

Acto de Vox este martes en la céntrica plaza de Daoiz y Velarde en Madrid.
Acto de Vox este martes en la céntrica plaza de Daoiz y Velarde en Madrid. Javier López / EFE

El problema es que Madrid se encuentra en situación de “riesgo extremo” en plena cuarta ola de la pandemia. Con 338 casos por 100.000 habitantes, la región sobrepasa en un 70% la media española (199) y está a la cabeza en tasa de contagios junto a Ceuta, Melilla, Navarra y País Vasco. Su actual tasa es casi un 50% superior a la que había en la Comunidad el pasado 8 de marzo (236), cuando se prohibieron las marchas feministas del Día de la Mujer.

Monasterio admite que sus mítines están “a tope” de público, pero alega que también el metro de la capital va lleno en hora punta y nadie se ha planteado suspenderlo. “La gente va [a los actos de Vox] voluntariamente y sabe lo que se va a encontrar”, declaraba este martes a esRadio.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid aseguran que la policía realiza informes de los actos preelectorales y los remiten a la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, que es la que debería abrir expediente sancionador en caso de incumplimiento de las medidas anticovid.

Más información

La actitud de Vox en los actos de precampaña es coherente con sus propuestas sobre la pandemia: Monasterio considera “urgente eliminar los toques de queda” y reclama la “apertura inmediata de los estadios de futbol, plazas de toros y espectáculos al aire libre”; mientras que Abascal pide “acabar con todo tipo de confinamiento y cierre perimetral”. Para el líder ultra, las medidas restrictivas forman parte de “un experimento totalitario al que algunos nos quieren condenar aprovechando la pandemia”; pese a que han sido adoptadas por gobiernos conservadores europeos y autonómicos del PP.

Vox propone la apertura de todos los comercios, porque “todos los empleos son esenciales”, y la libre circulación de ciudadanos por toda España. Este plan lo acompaña de una intensificación de la campaña de vacunación y, mientras esta produce sus efectos, de la realización de test masivos. Pero incluso la inmunización se ve con cierto recelo en el partido ultra. “Creemos en la libertad, que la gente elija si se vacuna o no”, responde Monasterio cuando se le pregunta si recomienda vacunarse. Y, ante la insistencia del periodista, agrega: “Creo que hay que vacunarse, si la vacuna cumple todas las condiciones. Yo seré la última [que lo haga], pero me voy a vacunar”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50