ELECCIONES CATALANAS

El ‘efecto Illa’ llevaría al PSC a ganar las elecciones en Cataluña, según el CIS

Los socialistas podrían gobernar con ERC mientras Ciudadanos se desploma de los 36 a los 13 o 15 escaños y Vox irrumpe con fuerza con hasta 10 diputados. El sondeo sitúa a Junts como tercera fuerza al pasar de 34 escaños a entre 20 y 27

El ministro de Sanidad y candidato del PSC, Salvador Illa, el día 13 de enero.
El ministro de Sanidad y candidato del PSC, Salvador Illa, el día 13 de enero.INMA FLORES / EL PAIS

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) ganará las elecciones autonómicas con el 23,9% de los votos y entre 30 y 35 de los 135 escaños del Parlament (ahora tiene 17), según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El instituto demoscópico adscrito al Gobierno publicó este jueves su encuesta sobre los comicios autonómicos del 14 de febrero, aunque esa fecha aún está en el aire. ERC sería la segunda fuerza, con entre 31 y 33 actas. El sondeo recoge ya el efecto del cambio de candidato de los socialistas, de Miquel Iceta a Salvador Illa, anunciado por sorpresa el 30 de diciembre.

La encuesta del CIS, organismo autónomo adscrito al Ministerio de la Presidencia, abre la puerta a un posible Govern de coalición del PSC y ERC. De confirmarse en las urnas los mejores resultados que el sondeo otorga a ambos partidos —35 y 33 escaños respectivamente—, socialistas y republicanos alcanzarían las 68 actas que dan la mayoría absoluta en el Parlament. Según la encuesta, realizada entre el 2 y el 15 de enero con una muestra de 4.106 entrevistados, los socialistas pueden incluso doblar sus números de las elecciones de 2017, en las que obtuvieron 17 escaños. Junts per Catalunya sería tercera fuerza al pasar de 34 asientos en el Parlament a una horquilla de entre 20 y 27, mientras la CUP sumaría de 8 a 11 escaños. El sondeo rebaja las expectativas para el independentismo, que lograría, en total, entre 59 y 71 diputados (actualmente los tres partidos suman 70).

El sondeo también muestra el auge de Vox, que según la encuesta entrará en el Parlament con entre seis y 10 escaños, por encima incluso del PP, que se quedaría con siete. Los populares mejoran sus datos respecto a 2017, cuando obtuvieron apenas cuatro escaños, lastrados por el efecto Ciudadanos, que capitalizó todo el voto constitucionalista en plena crisis del procés. La formación que lidera Inés Arrimadas, que logró un triunfo histórico en los comicios de 2017 con ella como candidata aunque no llegó a gobernar, se desplomaría de los 36 actuales hasta 13 o 15 escaños. En Comú Podem obtendría entre nueve y 12 (ahora tiene ocho).

La estimación de voto del CIS da un vuelco a los sondeos del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat, que en diciembre pronosticó que ERC ganaría las elecciones al pasar de 32 escaños a entre 38 y 39 diputados. El barómetro catalán vaticinó una mejora de las tres fuerzas independentistas —ERC, Junts per Catalunya y la CUP— y que estas ampliarían su mayoría absoluta de los 70 diputados actuales a entre 75 y 80.

El ministro Salvador Illa también se coloca como el político mejor valorado por los encuestados del CIS, con un 5 de puntuación media, el único aprobado de la tabla. Le siguen Laura Borràs, candidata de Junts, y Pere Aragonès, presidente en funciones de la Generalitat y cabeza de lista de ERC, ambos con un 4,6%. Además, un 22% de los catalanes preferiría que Illa fuera presidente de la Generalitat, muy por encima de Borrás, a la que elige un 11% o Aragonès, con un 9%.

Barcelona, provincia clave

La victoria del candidato socialista sería gracias a la provincia de Barcelona, en la que claramente se impondría a Esquerra con una diferencia de más de seis puntos. En Tarragona también está por delante, aunque con una diferencia más ajustada, mientras que en Lleida y en Girona los socialistas serían tercera fuerza, por detrás de ERC y Junts.

De confirmarse los resultados, el ministro de Sanidad y principal gestor de la pandemia rompería la hegemonía independentista en el Govern, ya que Esquerra no sumaría mayoría con Junts para seguir al frente de la Generalitat. El pacto de Esquerra y los socialistas tampoco es fácil de entrada, aunque los números le puedan ser favorables. Los socialistas catalanes han insistido en los últimos meses en que no investirán a un president independentista y ERC también se muestra reacio a cambiar de socios.

El sondeo se conoce antes del inicio de la campaña electoral, aunque las elecciones previstas para el 14 de febrero aún están en el aire. El Govern apostó por posponer al 30 de mayo los comicios por el avance de la pandemia y las restricciones impuestas a la población para frenar la tercera ola, pero el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha dejado el aplazamiento en suspenso hasta resolver los recursos planteados en contra de la decisión de la Generalitat. El tribunal anunció ayer una sentencia definitiva como muy tarde el 8 de febrero, a solo seis días de la votación, con lo que un escenario posible es que la campaña electoral comience el 29 de enero sin que se conozca la decisión final.

El organismo que dirige José Félix Tezanos lleva realizando un trabajo de campo específico sobre Cataluña varios meses. Desde noviembre, el CIS ha incluido un refuerzo de la muestra en Cataluña, con más entrevistas que en sus estudios ordinarios, ante la previsión de las autonómicas, anunciadas tras la inhabilitación de Quim Torra. En el barómetro de opinión de diciembre, ERC seguía en cabeza en intención directa de voto, pero se apreciaba un retroceso de los republicanos en favor de Junts.

El PSC aparecía entonces consolidado como primera alternativa no independentista. Pero eso era dos semanas antes del 30 de diciembre, con Iceta aún de candidato. Según el CIS, el anuncio sorpresa sobre Illa ha sacudido el tablero electoral.

Casi un 40% de indecisos

El estudio del CIS da un vuelco a las encuestas conocidas hasta ahora para las elecciones autonómicas, al poner en duda la victoria de los partidos independentistas frente al PSC liderado por Salvador Illa. Sin embargo, del sondeo publicado este jueves se desprende que hay un 39,1% de los encuestados (de una muestra de 4.106 personas) que aseguran que aún no saben a qué partido apoyarían en las urnas. Otro 11,6% de los entrevistados no contesta a la pregunta y un 5% señala que no participará ni votará en las elecciones. Estos datos sugieren que los resultados de la encuesta pueden dar un vuelco en cualquier momento.

En las elecciones del 21 de diciembre de 2017, que se celebraron tras la aplicación del artículo 155 para restaurar la legalidad en Cataluña, la participación alcanzó el 79%, una cifra muy alta fruto del momento de tensión y polarización que se vivió durante la crisis del procés.





Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50