Caso 8-M

Dos versiones para el cese de Pérez de los Cobos

El relato del entorno del coronel se contradice con la explicación del ministro Marlaska

Diego Pérez de los Cobos, en una foto de archivo.
Diego Pérez de los Cobos, en una foto de archivo.Ministerio del Interior

En el epicentro del seísmo causado por el cese del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos hay dos versiones enfrentadas. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró este martes que la destitución está enmarcada en “una política razonable, normal, de constitución de un nuevo equipo” que busca dar un “nuevo impulso” al cuerpo en el “marco de una dirección de confianza”.

In English

No obstante, el cambio se ha producido justo después de que se conociera la existencia de un informe, muy duro contra el Gobierno, elaborado por una unidad de la Policía Judicial de la comandancia de Madrid —que hasta ahora dirigía el coronel—, que investiga la autorización de actos multitudinarios como la manifestación del 8-M en los días previos a decretarse el estado de alarma por la covid-19.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, dirige la investigación tras una denuncia presentada contra el delegado del Gobierno de Madrid, José Manuel Rodríguez Franco, por un presunto delito de prevaricación, por permitir la manifestación del Día de la Mujer el pasado 8 de marzo. La magistrada le ha citado como investigado el próximo 5 de junio. Marlaska negó rotundamente que ese informe esté detrás del fulminante cese.

La versión que ofrecen fuentes del entorno del coronel Diego Pérez de los Cobos es muy distinta. Su teléfono, advierten esas fuentes, comenzó a sonar a primera hora de la tarde del pasado domingo. Las sucesivas llamadas preguntaban por el citado informe, que, según las mismas fuentes, “es solo una parte” de las diligencias encargadas por la juez a esa unidad de policía judicial. “Después de 30 años de juez he tenido siempre muy claro cuál es la función del juez”, zanjó ayer Marlaska al ser preguntado por los periodistas por una posible injerencia de su ministerio en esa investigación.

La primera llamada que recibió Pérez de los Cobos aquella tarde, víspera de que Madrid entrase en la fase 1 y siempre según el entorno cercano al coronel, fue la de su superior directo, el general José Antonio Berrocal. La segunda fue la del Mando de Operaciones, el general Fernando Santafé. Y la tercera, hacia las 22.30, la de la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, que no esperó ni a citarlo en su despacho y directamente le comunicó su cese. “Nunca se ha querido conocer el contenido de nada”, respondían fuentes de la dirección general del instituto armado.

“Horas antes”

Fuentes del instituto armado aseguran que la decisión estaba tomada “horas antes” de que se produjera esa última llamada. Gámez y Pérez de los Cobos solo habían coincidido una vez durante una reciente visita de la directora a la comandancia de Madrid en plena pandemia. De hecho, al cese del coronel, por teléfono y en día festivo, le ha seguido la dimisión del ‘número dos’ del cuerpo, Laurentino Ceña. Según fuentes de la Guardia Civil, “porque no se ha respetado la cadena de mando, ya que nunca fue consultado” acerca de esa decisión.

Según fuentes del cuerpo, Berrocal preguntó al coronel si conocía el estado en el que se encontraban las diligencias judiciales sobre la autorización de actos multitudinarios como el 8-M. Pérez de los Cobos le aseguró desconocer el asunto, ya que era una investigación dirigida por la juez que llevaba muy discretamente un capitán de la Judicial, precisamente por tratarse de un asunto que afectaba directamente a su responsable orgánico, el delegado del Gobierno de Madrid.

En todo caso, el coronel dijo conocer que existían esas diligencias y llegó a comentar a su superior que, en su momento, el capitán al mando de la investigación le había manifestado el deseo expreso e insistente de la juez de “llevar el asunto con máxima discreción, sin interferencias ni fugas de información”. Pérez de los Cobos devolvió la llamada a Berrocal minutos más tarde y le confirmó su sospecha: el informe había sido entregado el jueves a la juez, aunque la investigación no había concluido.

En una posterior llamada al coronel, según este relato, el general Santafé volvió a indagar sobre el asunto, pero Pérez de los Cobos argumentaba siempre a sus interlocutores lo mismo: que él era el jefe de la comandancia, pero no policía judicial y, en consecuencia, no podía ni conocer ni interesarse por el contenido de esas diligencias que dirigía directamente la juez.

La llamada definitiva llegó pasadas las diez de la noche. María Gámez se interesaba por el hecho de no haber sido informada. Y según las mismas fuentes, el coronel le contestó que no podía informar de algo que desconocía y que, además, no podía ni debía conocer.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50