Crisis del coronavirus

Sánchez comparecerá en el Congreso el miércoles para explicar las medidas del estado de alarma

Casado cambia de tono y ofrece “todo el apoyo del PP” al Gobierno para afrontar la crisis

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe al líder del PP, Pablo Casado, el 17 de febrero.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibe al líder del PP, Pablo Casado, el 17 de febrero.Julián Rojas

Pedro Sánchez comparecerá este miércoles en el Congreso de los Diputados para explicar las medidas que se están tomando tras la declaración del estado de alarma y hacer frente a las posibles críticas de la oposición. El formato de la comparecencia aún no está fijado, pero en ningún caso sería con todos los miembros de la Cámara presentes. Lo más probable es que sea de forma telemática o con un reducido número de portavoces, aunque todos los formatos implican cuestiones legales complejas que el Gobierno y el Congreso están tratando de resolver. En cualquier caso será la primera ocasión para que la oposición ―que ha mantenido las posiciones más duras, en especial el PP y Vox― exprese sus críticas directamente al Ejecutivo. Desde el agravamiento de la crisis, la semana pasada, la actividad del Congreso, que tiene a varios diputados y trabajadores contagiados, ha sido reducida al mínimo y se suspendió la sesión de control.

La oposición, y en especial Pablo Casado, ha sido muy crítica con la gestión del Gobierno porque cree que ha tomado tarde las decisiones importantes y que ha ido por detrás de algunas comunidades como Madrid ―gobernada por el PP―. Después de la comparecencia de Sánchez el sábado, en la que hizo un llamamiento a la unidad de todos los partidos, comunidades y Ayuntamientos, Casado mantuvo el tono duro, acusando a Sánchez de ayudar a propagar el virus. Sin embargo, al día siguiente, los presidentes autonómicos del PP ofrecieron total colaboración y las críticas fueron mucho más suaves, aunque la madrileña Isabel Díaz Ayuso sí manifestó algunas discrepancias. Pero Madrid, como casi todas las demás, firmó el comunicado conjunto del que solo se distanció Quim Torra, el presidente de Cataluña.

Sánchez ha hecho este lunes una ronda por videconferencia con todos los líderes de los principales partidos para explicarles la situación y las medidas que está tomando el Gobierno, que ha empezado con Casado, al que según La Moncloa “le ha trasladado la máxima lealtad mutua y le ha asegurado que el Gobierno siempre se guiará por los principios de cooperación, colaboración y solidaridad entre todos los españoles”. "Esta ronda tiene por objeto facilitar información precisa sobre las medidas adoptadas para hacer frente a esta emergencia y reiterarles la necesidad de mantener la unidad de todos para lograr frenar el virus”, asegura La Moncloa.

Tras la videoconferencia con Sánchez, Casado ha cambiado considerablemente el tono duro de estos días, y también el mensaje. El líder del PP ha manifestado el apoyo de su partido a todas las medidas que sea necesario aprobar desde el Gobierno para combatir el virus y ha lanzado mensajes de unidad, a diferencia de sus cuatro comparecencias anteriores. “Ahora cada minuto cuenta en vidas humanas y por eso es importante que todos rememos en la misma dirección. Estamos todos juntos en esto”, ha dicho este lunes.

Casado ha pedido a Sánchez que el Gobierno asista a las comunidades autónomas que piden material de protección para sus empleados sanitarios y le ha comunicado que apoyará también las medidas económicas de choque “para que la crisis económica no derive en una crisis social”. El líder del PP también pide un fondo de liquidez para ayudar a las empresas a afrontar los efectos de las medidas de prevención. El presidente popular ha emitido a través de redes sociales su intervención junto a un retrato del rey Felipe VI, en señal de apoyo a la Monarquía tras los escándalos que afectan a don Juan Carlos.

Incluso Vox ha cambiado el tono. El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha trasladado a Sánchez su apoyo a la declaración del estado de alarma en un momento en el que debe primar la “unidad nacional”, según el portavoz del partido ultra, Jorge Buxadé. Pese a ello, Abascal no ha comprometido el voto de Vox si, transcurridos 15 días, Sánchez tienen que pedir al Congreso la prórroga de las medidas excepcionales. Aunque Buxadé ha asegurado que no es este el momoneto de exigir responsabilidades políticas, ha pedido el cese de la vicepresidenta Carmen Calvo y del director de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, por su gestión de la crisis. En su entrevista telefónica, Abascal ha trasladado al presidente un conjunto de propuestas para atajar la crisis, entre las que se incluye el cierre de fronteras, adoptado pocas horas después, y la reapertura de los pequeños comercios. “¿Por qué no puede abrir una mercería o un taller en las mismas condiciones que una farmacia o un estanco?”, se ha preguntado Buxadé.

Inés Arrimadas, presidenta de Cs, hizo llegar ayer a Sánchez un documento de cinco páginas con un plan de medidas económicas para mitigar el choque económico del coronavirus. Entre sus propuestas destaca la petición al Gobierno de que apruebe una moratoria fiscal durante seis meses para todas las empresas y autónomos, sin límite de volumen. Cs plantea que ninguna compañía pague ni IRPF, ni IVA, ni impuesto de Sociedades durante medio año con el fin de evitar el mayor número de despidos posible. Arrimadas pide al Ejecutivo que sea “más ambicioso” y no exceptúe del pago de impuestos solo a las empresas de hasta 30.000 euros de facturación, como cree que planea aprobar hoy, sino a todas. La líder de Cs insistió ayer también en su viceoconferencia con Sánchez en pedirle que el Gobierno interponga los “controles necesarios” para impedir aglomeraciones y desplazamientos, después de que se vieran imágenes de alguna concentración de personas en el transporte público.

El Gobierno asume que la crisis será larga ―el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha apuntado que será necesario ampliar los 15 días del estado de alarma― . La comparecencia en el Congreso era una exigencia del PP desde hace días. La Cámara debe ratificar el estado de alarma y autorizar cualquier ampliación, al tratarse de una limitación de derechos. En ese aspecto no habrá ningún problema, porque el PP ya ha dicho que apoyará tanto el decreto como cualquier ampliación. El artículo 116 de la Constitución señala que “el estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración”.

El miércoles, cuando comparezca, Sánchez podrá detallar además el paquete de medidas económicas que se aprobará mañana y que está en plena discusión interna en el Gobierno, sobre todo por el alcance del llamado “escudo social” que ayudará a los trabajadores que están perdiendo estos días su empleo o sus ingresos a sobrellevar la crisis mientras dure. Las negociaciones sobre las dimensiones de ese paquete han sido muy intensas esta semana no solo entre los ministros del PSOE y los de Unidas Podemos, que aprietan para que el gasto sea mayor, sino también entre ministros del ala socialista del Ejecutivo, que discuten las dimensiones de la crisis y cuánto dinero hay que inyectar y a quién, si empresas o trabajadores.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50