El coronavirus irrumpe en política: el PP rompe la tregua y exige medidas

Sánchez anuncia un plan de choque sin concretar y la oposición lanza un ataque contenido

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, preside la Comision de seguimiento del coronavirus, en el ministerio de  Sanidad.
El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, preside la Comision de seguimiento del coronavirus, en el ministerio de Sanidad.Samuel Sanchez / EL PAÍS


El coronavirus ha entrado este lunes de lleno en la arena política española, aunque ni de lejos al nivel de lo que sucede en Italia, donde hay una batalla encarnizada entre partidos y entre el primer ministro y algunas regiones. Hasta ahora la coordinación entre el Gobierno y las comunidades había sido discreta y sin críticas destacadas, pero este lunes Pablo Casado decidió abrir un ataque contenido contra Pedro Sánchez por este asunto, que seguirá el miércoles en la sesión de control. El líder del PP le acusó de “descoordinación” y de no reaccionar, mientras el presidente anunciaba un plan de choque económico sin apenas detalles.

Se acabó la tregua política sobre el coronavirus, que ha durado mucho más de lo que cabía esperar por el ambiente de crispación que domina en Congreso. Las comunidades, también las del PP, y el Ministerio de Sanidad mantienen un diálogo permanente y sin aparentes roces, pero al máximo nivel político ya han empezado, aunque aún de forma cautelosa, los primeros golpes de fondo en una semana especialmente sensible, ya que están aumentando de forma exponencial los contagiados y fallecidos pero sobre todo la inquietud económica, con un batacazo del 7,96% en Bolsa y una fuerte subida de la prima de riesgo.

Más información

En este delicado contexto, el presidente del PP, Pablo Casado, compareció de forma extraordinaria para presentar ante los medios un “plan de choque” para paliar los efectos del coronavirus en España. “La situación es bastante crítica y convocamos esta rueda de prensa para ver si así el Gobierno reacciona. Cuando el Gobierno no propone nada tiene que ser la oposición quien lo haga”, dijo unos minutos antes de que Pedro Sánchez anunciara un plan de choque estatal para paliar los efectos del coronavirus.

Casado recordó las críticas de Sánchez al Gobierno de Mariano Rajoy durante la crisis del ébola — “nosotros no somos así”, dijo—, pero a continuación denunció “descoordinación” en el Ejecutivo a la hora de manejar los efectos del coronavirus. “Hemos estado esperando, pero el presidente sigue sin dar la cara. Y no es entendible siendo el séptimo país más afectado, con casi una veintena de fallecidos. Nos preocupa que el Gobierno empiece a ir por detrás de los acontecimientos”.

Sin embargo, el tono del PP cambió por la tarde, cuando Sánchez llamó a su líder, como hizo con otros —incluido Santiago Abascal, el de Vox, al que nunca llama para ninguna cuestión política, lo que muestra la dimensión de la situación— y después de hablar con varios líderes europeos, como la alemana Angela Merkel o el italiano Giuseppe Conte. Sánchez hablará con todos los presidentes autonómicos “para compartir con ellos un mensaje de unidad, serenidad y rigor frente a este desafío de salud pública”.

El presidente del PP, Pablo Casado, critica la gestión del gobierno del coronavirus.

Lo que le dijo el presidente al líder de la oposición hizo que el PP modulara el mensaje. “Casado ha trasladado a Sánchez el apoyo del PP a todas las medidas que tenga que tomar el Gobierno para frenar la expansión del virus. Además, "Casado ha explicado a Sánchez el plan de choque del PP para paliar los efectos económicos del coronavirus”, aseguró el partido. Casado reunirá hoy al comité sobre este asunto que ha creado en el PP.

El plan de choque “de urgente necesidad” que propone el PP contiene buena parte de las medidas económicas de su programa electoral, como una bajada general de impuestos o el mantenimiento de la reforma laboral aprobada durante el Gobierno de Rajoy. El PP reclama que se reduzca a la mitad el impuesto de sociedades a las empresas del sector turístico afectadas y se supriman las subidas fiscales anunciadas por el Gobierno.

Ciudadanos optó por un tono muy diferente. Inés Arrimadas, según fuentes de este partido, llamó a Sánchez y le transmitió su disposición a apoyar las medidas del Ejecutivo, informa Elsa García De Blas. La nueva presidenta optó por la colaboración y no por la crítica al Gobierno. Arrimadas propone una “solución de Estado” y un “acuerdo nacional para hacer frente a esta situación”.

El Ejecutivo está inquieto por las consecuencias de esta crisis para la salud y para la economía y Sánchez anunció que su equipo lleva dos semanas estudiando un plan de choque con medidas económicas que quiere consensuar con los agentes sociales, con los que tiene prevista una reunión el jueves, que no estaba convocada específicamente para el coronavirus pero ahora se utilizará para analizar esas medidas. Sánchez anunció el plan de choque precisamente en una reunión de ATA, la patronal de los autónomos, donde estaban los dirigentes más importantes del empresariado español.

Los empresarios llevan varios días exigiendo en público y en privado al Gobierno que apruebe ayudas para las compañías que más están sufriendo la situación y que tienen que enviar a casa a sus trabajadores y por tanto reducir su producción. Frente a los estímulos que han anunciado Alemania, Francia e Italia, en el Ejecutivo hay mucho debate interno sobre qué medidas se pueden tomar y sobre todo a quién beneficiar, si a las empresas que lo están reclamando o a los trabajadores. Lo que el Ejecutivo quiere evitar es que esa situación sirva para echar atrás reformas estratégicas, como eliminar los aspectos más lesivos de la reforma laboral. El debate interno promete ser intenso mientras arrecia la presión en los mercados.

Más información

Lo más visto en...

Top 50