Rumbo a Risco Caído en Gran Canaria

La fotógrafa Sheila R. Melhem propone un viaje por el interior de la isla

La fotógrafa Sheila R. Melhem.
La fotógrafa Sheila R. Melhem.Lisbeth Salas.

Su proyecto fotográfico Solo un nombre (Debajo estoy yo), en el que retrató a niños y niñas transgénero de Madrid y Gran Canaria, se expone en el Museo Nacional de Antropología hasta el 13 de octubre. Aquí nos cuenta una ruta poco frecuentada por su isla, Gran Canaria.

Seguro que hay más vida aparte de la playa.

Merece la pena irse desde las playas del sur como Maspalomas hacia el centro de la isla por el sureste, la parte más árida. Recomiendo ir subiendo hasta Mogán y La Aldea, dos pueblos de pescadores con playas muy tranquilas. Allí se puede comer un pescado de roca que se llama vieja. Yo siempre lo pido a la espalda o a la plancha. Y en Semana Santa hacen sancocho de pescado.

Más información
Un nuevo espacio marino en Las Palmas
Las Canteras, 365 días de playa
Entre búnkers y arena blanca en Gran Canaria

Sigamos con la ruta.

Después iría a Veneguera, a ver la roca llamada Los Azulejos, una montaña de tonos verdes y azules debido a los minerales que tiene. Luego seguiría por el Barranco de las Presas hasta Acusa.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

¿Y qué ofrece Acusa?

Para empezar, las cuevas trogloditas de los primeros pobladores, que se pueden visitar. Allí sigue habiendo casas-cueva donde vive gente. También es posible alojarse en algunas de ellas a través de Airbnb. Pero es que además hay otra cueva, a media hora, que acaba de ser declarada patrimonio mundial: la de Risco Caído. Pronto se podrá visitar una réplica. Y yo no me iría de Acusa sin pasar por la enyesquería de la señora Teresa.

¿Ha dicho enyesquería?

Sí, es como un barecito. Enyesque en Canarias quiere decir aperitivo o tapa. En Acusa solo hay una: está en la carretera, dentro de un garaje. Allí la señora Teresa elabora quesos artesanos de cabra y su marido cocina. El día que fui tocaba carne de cabra con papas sancochadas. Y de postre, natillas de leche cruda de cabra. Luego compré un queso de los que hace Teresa.

Y por último…

Iría al Carrizal de Tejeda, que está en un valle al que se llega por una carretera con paisajes que recuerdan mucho al Gran Cañón del Colorado. Esa zona ha sufrido por el incendio del pasado verano, pero sigue habiendo muchas razones para visitarla.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS