Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
“Odio a ese maldito Bond, me gustaría matarlo”: lo que el papel de 007 hizo a sus seis intérpretes

“Odio a ese maldito Bond, me gustaría matarlo”: lo que el papel de 007 hizo a sus seis intérpretes

24 fotos

El documental ‘En la piel de James Bond’, que sirve de aperitivo a la esperada ‘Sin tiempo para morir’, desvela la angustia física y emocional que llevó a Daniel Craig a afirmar que preferiría cortarse las venas antes que volver a interpretar un personaje que ha marcado la vida de los actores que lo interpretaron

  • ¿Cómo llegó a Bond? Gracias a Dana, la mujer del productor Albert R. Broccoli, el artífice de la saga junto a Harry Saltzman. Ella vio en Connery las cualidades que lo convertirían en el Bond favorito de los espectadores: una combinación de magnetismo sexual y elegancia que no entusiasmaron al creador del personaje, Ian Fleming. Él había diseñado a Bond a su imagen y semejanza, lo que implicaba un pasado de colegios privados, clubes exclusivos y sofisticación a raudales. En la imagen, Sean Connery y Shirley Eaton en 'Goldfinger' (1964).
    1Sean Connery, el hombre que definió al espía ¿Cómo llegó a Bond? Gracias a Dana, la mujer del productor Albert R. Broccoli, el artífice de la saga junto a Harry Saltzman. Ella vio en Connery las cualidades que lo convertirían en el Bond favorito de los espectadores: una combinación de magnetismo sexual y elegancia que no entusiasmaron al creador del personaje, Ian Fleming. Él había diseñado a Bond a su imagen y semejanza, lo que implicaba un pasado de colegios privados, clubes exclusivos y sofisticación a raudales. En la imagen, Sean Connery y Shirley Eaton en 'Goldfinger' (1964). Getty Images
  • "Pensé que me encontraría con el comandante Bond, no con un doble de escenas de acción" dijo la primera vez que vio a un Connery cuya juventud no podía haber sido más opuesta a la suya: era hijo de obreros, dejó la escuela a los 13 años y tenía en su currículo trabajos tan variados como pulir ataúdes o repartir leche. Hasta que la rotundidad de su físico se impuso y, tras cierto éxito como culturista, se le abrieron las puertas de la interpretación. Aquel tipo de aire chulesco, acento escocés y pelo ralo —interpretó casi todas las películas de la saga con peluquín— no era su comandante soñado, pero finalmente tuvo que tragarse sus palabras. Asesorado por el director Terence Young, Connery acabó personificando al agente secreto con licencia para matar mejor incluso de lo que había soñado. En la imagen, Sean Connery durante el rodaje de 'Diamantes para la eternidad'.
    2Aire chulesco, acento escocés y pelo ralo "Pensé que me encontraría con el comandante Bond, no con un doble de escenas de acción" dijo la primera vez que vio a un Connery cuya juventud no podía haber sido más opuesta a la suya: era hijo de obreros, dejó la escuela a los 13 años y tenía en su currículo trabajos tan variados como pulir ataúdes o repartir leche. Hasta que la rotundidad de su físico se impuso y, tras cierto éxito como culturista, se le abrieron las puertas de la interpretación. Aquel tipo de aire chulesco, acento escocés y pelo ralo —interpretó casi todas las películas de la saga con peluquín— no era su comandante soñado, pero finalmente tuvo que tragarse sus palabras. Asesorado por el director Terence Young, Connery acabó personificando al agente secreto con licencia para matar mejor incluso de lo que había soñado. En la imagen, Sean Connery durante el rodaje de 'Diamantes para la eternidad'. Getty Images
  • El escocés protagonizó seis películas de la saga (y una apócrifa, 'Nunca digas nunca jamás') y convirtió a Bond en un modelo de masculinidad y estilo gracias a su físico, pero también aportó una sutil capa de ironía que libraba al personaje de deslizarse por la ladera de la parodia. Todas sus entregas fueron un éxito porque el mundo le adoraba, o casi todo el mundo. Sus desencuentros con Broccoli eran tan sonados que el actor se escondía en su camerino cuando el productor llegaba al rodaje. Según publicó 'The Guardian', en la época de 'Diamantes para la eternidad', su despedida oficial del personaje, estaba tan harto que regaló sus honorarios a la caridad. "Siempre he odiado a ese maldito James Bond. Me gustaría matarlo”, llegó a declarar. En la imagen, Ursula Andress y Sean Connery.
    3La etapa Bond El escocés protagonizó seis películas de la saga (y una apócrifa, 'Nunca digas nunca jamás') y convirtió a Bond en un modelo de masculinidad y estilo gracias a su físico, pero también aportó una sutil capa de ironía que libraba al personaje de deslizarse por la ladera de la parodia. Todas sus entregas fueron un éxito porque el mundo le adoraba, o casi todo el mundo. Sus desencuentros con Broccoli eran tan sonados que el actor se escondía en su camerino cuando el productor llegaba al rodaje. Según publicó 'The Guardian', en la época de 'Diamantes para la eternidad', su despedida oficial del personaje, estaba tan harto que regaló sus honorarios a la caridad. "Siempre he odiado a ese maldito James Bond. Me gustaría matarlo”, llegó a declarar. En la imagen, Ursula Andress y Sean Connery. Getty Images
  • Mientras Connery interpretaba al espía rodó con Hitchcock 'Marnie, la ladrona'. Después llegarían un puñado de obras maestras como 'La ofensa', de Sidney Lumet, 'El hombre que pudo reinar', de John Huston o 'Robin y Marian' con Audrey Hepburn. También un Oscar por 'Los intocables de Eliott Ness' y personajes icónicos como el Ramírez de 'Los inmortales', el Guillermo de Baskerville de 'El nombre de la rosa' o el padre de Indiana Jones en 'Indiana Jones y la última cruzada'. Y todavía tuvo la oportunidad de participar en otra saga eterna, 'El señor de los anillos', pero dijo no a Gandalf por no entender el guion. Sin embargo, fue probablemente la única persona que sí entendió el de 'La liga de los hombres extraordinarios'. En la imagen, Sean Connery con Kim Basinger y Barbara Carrera en 'Nunca digas nunca jamás'.
    4¿Hay vida después de Bond? Mientras Connery interpretaba al espía rodó con Hitchcock 'Marnie, la ladrona'. Después llegarían un puñado de obras maestras como 'La ofensa', de Sidney Lumet, 'El hombre que pudo reinar', de John Huston o 'Robin y Marian' con Audrey Hepburn. También un Oscar por 'Los intocables de Eliott Ness' y personajes icónicos como el Ramírez de 'Los inmortales', el Guillermo de Baskerville de 'El nombre de la rosa' o el padre de Indiana Jones en 'Indiana Jones y la última cruzada'. Y todavía tuvo la oportunidad de participar en otra saga eterna, 'El señor de los anillos', pero dijo no a Gandalf por no entender el guion. Sin embargo, fue probablemente la única persona que sí entendió el de 'La liga de los hombres extraordinarios'. En la imagen, Sean Connery con Kim Basinger y Barbara Carrera en 'Nunca digas nunca jamás'. Getty Images
  • ¿Cómo llegó a Bond? Echándole cara. Lazenby, un modelo australiano sin experiencia en el cine cuenta en el documental 'La piel de James Bond' que cuando supo que se buscaba a un sustituto para Bond fue al barbero de Connery a pedirle su corte de pelo y a su sastre a por uno de sus trajes, se compró un Rolex y se coló en el despacho del productor Harry Saltzman con un chulesco “oí que estaban buscando a James Bond”. Una audacia que, sumada a su dominio de las artes marciales y a un físico espectacular, le ayudó a imponerse a más de 400 candidatos. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'.
    5George Lazenby, el Bond efímero que se volvió loco ¿Cómo llegó a Bond? Echándole cara. Lazenby, un modelo australiano sin experiencia en el cine cuenta en el documental 'La piel de James Bond' que cuando supo que se buscaba a un sustituto para Bond fue al barbero de Connery a pedirle su corte de pelo y a su sastre a por uno de sus trajes, se compró un Rolex y se coló en el despacho del productor Harry Saltzman con un chulesco “oí que estaban buscando a James Bond”. Una audacia que, sumada a su dominio de las artes marciales y a un físico espectacular, le ayudó a imponerse a más de 400 candidatos. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'. Getty Images
  • Aunque en su momento la crítica y el público la despreciaron, el tiempo ha situado a 'Al servicio de su majestad' como una de las mejores de la saga y la favorita de directores como Christopher Nolan, que se inspiró en ella para la espectacular escena en la nieve de 'Origen'. Lazenby dotó al personaje de un humor y una profundidad emocional —a su Bond le toca enamorarse, casarse y enviudar en apenas dos horas— que habría sido imposible con un Connery que trazó un personaje neutro que se mantenía inalterable ante cualquier situación. A pesar de que la sucesión de Connery no había empezado con buen pie, los productores le ofrecieron un contrato de larga duración para que se afianzase en el personaje, pero en contra de toda lógica, Lazenby se negó. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'.
    6La etapa Bond Aunque en su momento la crítica y el público la despreciaron, el tiempo ha situado a 'Al servicio de su majestad' como una de las mejores de la saga y la favorita de directores como Christopher Nolan, que se inspiró en ella para la espectacular escena en la nieve de 'Origen'. Lazenby dotó al personaje de un humor y una profundidad emocional —a su Bond le toca enamorarse, casarse y enviudar en apenas dos horas— que habría sido imposible con un Connery que trazó un personaje neutro que se mantenía inalterable ante cualquier situación. A pesar de que la sucesión de Connery no había empezado con buen pie, los productores le ofrecieron un contrato de larga duración para que se afianzase en el personaje, pero en contra de toda lógica, Lazenby se negó. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'. Getty Images
  • El papel se le había subido tan vertiginosamente a la cabeza que se trasladaba en helicóptero y llevaba armas al plató que disparaba aleatoriamente, para espanto del equipo técnico. Cuando todo el mundo daba por sentado su continuidad, él declaró: "Bond es un bruto. Ya lo he dejado atrás. Nunca volveré a interpretarlo. Paz, ese es el mensaje ahora". Se había sumado al movimiento contracultural que empezaba a despegar en las calles de Londres y horrorizó a Broccoli al dejarse barba y melena y cambiar el Martini por el LSD. “Se sentía tan fuera de lugar con sus trajes finamente confeccionados que donó tres maletas llenas de ellos al Ejército de Salvación con etiquetas que decían: 'Especialmente hechos para George Lazenby para 'Al servicio secreto de Su Majestad", cuentan Matthew Field y Ajay Chowdhury en 'Some Kind of Hero. The Remarkable Story of James Bond'. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'.
    7Cambiar el Martini por el LSD El papel se le había subido tan vertiginosamente a la cabeza que se trasladaba en helicóptero y llevaba armas al plató que disparaba aleatoriamente, para espanto del equipo técnico. Cuando todo el mundo daba por sentado su continuidad, él declaró: "Bond es un bruto. Ya lo he dejado atrás. Nunca volveré a interpretarlo. Paz, ese es el mensaje ahora". Se había sumado al movimiento contracultural que empezaba a despegar en las calles de Londres y horrorizó a Broccoli al dejarse barba y melena y cambiar el Martini por el LSD. “Se sentía tan fuera de lugar con sus trajes finamente confeccionados que donó tres maletas llenas de ellos al Ejército de Salvación con etiquetas que decían: 'Especialmente hechos para George Lazenby para 'Al servicio secreto de Su Majestad", cuentan Matthew Field y Ajay Chowdhury en 'Some Kind of Hero. The Remarkable Story of James Bond'. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'. Getty Images
  • A pesar de que mientras abrazaba el 'hippismo' manifestaba su admiración por Dennis Hopper y sus ganas de trabajar con directores como Arthur Penn o John Schlesinger, lo más destacado que hizo Lazenby tras Bond fueron discretas apariciones en series como 'Diagnóstico: asesinato' o 'Los vigilantes de la playa' y telefilmes de 'Emmanuelle' junto a Sylvia Kristel, otro juguete roto de la industria devorado por su personaje. El actor al que Bond le había proporcionado una nominación al Globo de Oro como actor revelación (compitiendo con Michael Douglas y Jon Voight) veía como apenas una década después todas las puertas se habían cerrado. Por ello emitió una declaración pública: "Admito que actué estúpidamente. Se me subió a la cabeza todo lo que me estaba pasando. Pero fue mi primera película. Lo que tengo que hacer es convencer a la gente de que no soy la misma persona que hizo el ridículo hace tantos años. Sé que puedo hacerlo. Todo lo que necesito es la oportunidad". El único Bond para el que no hubo más personajes acabó invirtiendo exitosamente en bienes raíces, algo muy poco contracultural, y hoy es uno de los embajadores más felices de la saga que aborrecía, como deja claro en sus redes sociales. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'.
    8¿Hay vida después de Bond? A pesar de que mientras abrazaba el 'hippismo' manifestaba su admiración por Dennis Hopper y sus ganas de trabajar con directores como Arthur Penn o John Schlesinger, lo más destacado que hizo Lazenby tras Bond fueron discretas apariciones en series como 'Diagnóstico: asesinato' o 'Los vigilantes de la playa' y telefilmes de 'Emmanuelle' junto a Sylvia Kristel, otro juguete roto de la industria devorado por su personaje. El actor al que Bond le había proporcionado una nominación al Globo de Oro como actor revelación (compitiendo con Michael Douglas y Jon Voight) veía como apenas una década después todas las puertas se habían cerrado. Por ello emitió una declaración pública: "Admito que actué estúpidamente. Se me subió a la cabeza todo lo que me estaba pasando. Pero fue mi primera película. Lo que tengo que hacer es convencer a la gente de que no soy la misma persona que hizo el ridículo hace tantos años. Sé que puedo hacerlo. Todo lo que necesito es la oportunidad". El único Bond para el que no hubo más personajes acabó invirtiendo exitosamente en bienes raíces, algo muy poco contracultural, y hoy es uno de los embajadores más felices de la saga que aborrecía, como deja claro en sus redes sociales. En la imagen, George Lazenby en 'Al servicio de su majestad'. Getty Images
  • ¿Cómo llegó a Bond? Tras la espantada de Lazenby, Broccoli optó por un viejo anhelo: Roger Moore, a quien había tanteado incluso antes que a Connery. Esta vez no se trataba de un novato ni de un escocés arrogante, sino de todo un caballero británico que ya era una estrella gracias a la serie 'El Santo'. Una estrella quizás demasiado veterana. Moore debutó como Bond con 46 años (y seduciendo a una Jane Seymour de tan solo 22, una de las señas de identidad de la franquicia). Pero no fue óbice para que aceptase el papel. Cuando le preguntaron si había dudado, lo capeó con el mismo sentido del humor que caracterizaba a su personaje: “El dramaturgo Noël Coward se me acercó un día y me dijo: ‘Joven, con tu atractivo y tu desastrosa falta de talento deberías coger cualquier trabajo que te propongan. Y si te ofrecen dos al mismo tiempo, acepta el que te dé más dinero’. Y aquí estoy”. En la imagen, Roger Moore disfrutando de un Martini en 1968.
    9Roger Moore, el Bond que no sabía correr ¿Cómo llegó a Bond? Tras la espantada de Lazenby, Broccoli optó por un viejo anhelo: Roger Moore, a quien había tanteado incluso antes que a Connery. Esta vez no se trataba de un novato ni de un escocés arrogante, sino de todo un caballero británico que ya era una estrella gracias a la serie 'El Santo'. Una estrella quizás demasiado veterana. Moore debutó como Bond con 46 años (y seduciendo a una Jane Seymour de tan solo 22, una de las señas de identidad de la franquicia). Pero no fue óbice para que aceptase el papel. Cuando le preguntaron si había dudado, lo capeó con el mismo sentido del humor que caracterizaba a su personaje: “El dramaturgo Noël Coward se me acercó un día y me dijo: ‘Joven, con tu atractivo y tu desastrosa falta de talento deberías coger cualquier trabajo que te propongan. Y si te ofrecen dos al mismo tiempo, acepta el que te dé más dinero’. Y aquí estoy”. En la imagen, Roger Moore disfrutando de un Martini en 1968. Getty Images
  • “Moore fue, al mismo tiempo, Bond y su parodia, la más lúdica y dionisiaca encarnación del personaje y, sobre todo, el carismático actor que acabó transformando a esa bestia parda con licencia para matar en un puro vector de aventura para todos los públicos.” escribió Jordi Costa en EL PAÍS sobre los cambios que el británico aportó al personaje. Con Moore, Bond se convirtió en un tipo más relajado y menos complejo y, al contrario que Connery, no necesitó que nadie le enseñase cómo ser un caballero, ya lo era. E hizo tan suyo el personaje que usó su propio vestuario, que incluía pantalones acampanados, saharianas, ajustados trajes de esquí y esmóquines color marfil. La moda le interesaba bastante más que la parte física. En la imagen, Roger Moore en 'Solo para tus ojos'.
    10La etapa Bond “Moore fue, al mismo tiempo, Bond y su parodia, la más lúdica y dionisiaca encarnación del personaje y, sobre todo, el carismático actor que acabó transformando a esa bestia parda con licencia para matar en un puro vector de aventura para todos los públicos.” escribió Jordi Costa en EL PAÍS sobre los cambios que el británico aportó al personaje. Con Moore, Bond se convirtió en un tipo más relajado y menos complejo y, al contrario que Connery, no necesitó que nadie le enseñase cómo ser un caballero, ya lo era. E hizo tan suyo el personaje que usó su propio vestuario, que incluía pantalones acampanados, saharianas, ajustados trajes de esquí y esmóquines color marfil. La moda le interesaba bastante más que la parte física. En la imagen, Roger Moore en 'Solo para tus ojos'. Getty Images
  • Al contrario que Lazenby, no rodó ninguna escena de acción e incluso se negaba a correr frente a la cámara, por eso casi todo lo que hace en pantalla excepto sorber Dry Martini está doblado. Paradójicamente, también intentaba no disparar porque sufría un trauma de infancia relacionado con las armas. Él sí que fue el Bond pacifista y no Lazenby. A pesar de ello, su legado no es precisamente aburrido, gracias a que le tocó la época más delirante del espía, con disparates como 'Octopussy' y 'Moonraker', la aventura especial de Bond después de que el éxito de 'La guerra de las galaxias' volviese chiflada a la industria. En la imagen, Roger Moore en 'Panorama para matar'.
    11Pacifismo, pero de verdad Al contrario que Lazenby, no rodó ninguna escena de acción e incluso se negaba a correr frente a la cámara, por eso casi todo lo que hace en pantalla excepto sorber Dry Martini está doblado. Paradójicamente, también intentaba no disparar porque sufría un trauma de infancia relacionado con las armas. Él sí que fue el Bond pacifista y no Lazenby. A pesar de ello, su legado no es precisamente aburrido, gracias a que le tocó la época más delirante del espía, con disparates como 'Octopussy' y 'Moonraker', la aventura especial de Bond después de que el éxito de 'La guerra de las galaxias' volviese chiflada a la industria. En la imagen, Roger Moore en 'Panorama para matar'. Getty Images
  • Sí, para la vida que le interesaba a Moore y que consistía en pasar los inviernos esquiando y los veranos jugando al tenis. Tipo listo. A pesar de ello, encontró hueco entre platós y eslálones para seguir participando en proyectos donde desplegar su sentido del humor, como 'Spiceworld: La película'. En la imagen, Roger Moore en 'Vive y deja morir'.
    12¿Hay vida después de Bond? Sí, para la vida que le interesaba a Moore y que consistía en pasar los inviernos esquiando y los veranos jugando al tenis. Tipo listo. A pesar de ello, encontró hueco entre platós y eslálones para seguir participando en proyectos donde desplegar su sentido del humor, como 'Spiceworld: La película'. En la imagen, Roger Moore en 'Vive y deja morir'. Getty Images
  • ¿Cómo llegó a Bond? Cuando Moore se sintió demasiado mayor para que sus dobles corretearan tras los malvados, tocó volver a resetear la saga y de nuevo Broccoli revisó su agenda para rescatar a otro actor que no había podido ser Bond en su momento: Timothy Dalton. El galés, que había desarrollado casi toda su carrera en el teatro y la televisión, fue el primer elegido para sustituir a Connery, pero con tan sólo 25 años se veía muy joven para el papel. Seis años después se puso el traje de espía imponiéndose al favorito de todos excepto de Broccoli, Sam Neill. En la imagen, Timothy Dalton en una imagen promocional de 'Alta tensión'.
    13Timothy Dalton, el Bond shakesperiano ¿Cómo llegó a Bond? Cuando Moore se sintió demasiado mayor para que sus dobles corretearan tras los malvados, tocó volver a resetear la saga y de nuevo Broccoli revisó su agenda para rescatar a otro actor que no había podido ser Bond en su momento: Timothy Dalton. El galés, que había desarrollado casi toda su carrera en el teatro y la televisión, fue el primer elegido para sustituir a Connery, pero con tan sólo 25 años se veía muy joven para el papel. Seis años después se puso el traje de espía imponiéndose al favorito de todos excepto de Broccoli, Sam Neill. En la imagen, Timothy Dalton en una imagen promocional de 'Alta tensión'. Getty Images
  • Además de rejuvenecer la saga, con el nuevo Bond los productores buscaban hacer al personaje más terrenal y más pegado a lo que Fleming había escrito, incluso físicamente. Dalton hizo primero todo lo que hoy se le aplaude a Craig. Era taciturno y violento pero vulnerable, con una vida interior que era puro tormento y una exterior mucho más realista. En la imagen, Timothy Dalton en el rodaje de 'Alta tensión'.
    14La etapa Bond Además de rejuvenecer la saga, con el nuevo Bond los productores buscaban hacer al personaje más terrenal y más pegado a lo que Fleming había escrito, incluso físicamente. Dalton hizo primero todo lo que hoy se le aplaude a Craig. Era taciturno y violento pero vulnerable, con una vida interior que era puro tormento y una exterior mucho más realista. En la imagen, Timothy Dalton en el rodaje de 'Alta tensión'. Getty Images
  • Frente al impoluto Moore, Dalton lucía como si hubiese salido de un contenedor. Algo que despistó a los que se habían enganchado a la saga con las propuestas familiares de Moore y no entendían una fórmula más oscura y cercana a la televisiva 'Miami Vice'. Tras un parón que se alargó seis años provocado por luchas de derechos, Dalton, que siempre se había sentido más cómodo sobre las tablas que embutido en un esmoquin, consideró que su tiempo como 007 había pasado. En la imagen, Maryam d'Abo, Timothy Dalton y Caroline Bliss en una imagen promocional de 'Alta tensión'.
    15Más tablas, menos Bond Frente al impoluto Moore, Dalton lucía como si hubiese salido de un contenedor. Algo que despistó a los que se habían enganchado a la saga con las propuestas familiares de Moore y no entendían una fórmula más oscura y cercana a la televisiva 'Miami Vice'. Tras un parón que se alargó seis años provocado por luchas de derechos, Dalton, que siempre se había sentido más cómodo sobre las tablas que embutido en un esmoquin, consideró que su tiempo como 007 había pasado. En la imagen, Maryam d'Abo, Timothy Dalton y Caroline Bliss en una imagen promocional de 'Alta tensión'. Getty Images
  • Después de su salida de la saga se embarcó en una de las producciones que más dieron que hablar, para mal, en los noventa, esa segunda parte de 'Lo que el viento se llevó' –en forma de miniserie y con el título de 'Escarlata'– que jamás debió llevarse a cabo. Si era complejo ser un nuevo Bond, más lo iba a ser reemplazar a Clark Gable como Rhett Butler. Afortunadamente, hoy el mundo lo ha olvidado. Mucho mejor recordarlo como protagonista de 'Penny Dreadful' y 'Doom Patrol' y como la voz del teatral Señor Púas en las últimas entregas de la saga 'Toy Story'. En la imagen, Timothy Dalton, como James Bond, rodeado de mujeres en el rodaje de 'Alta tensión'.
    16¿Hay vida después de Bond? Después de su salida de la saga se embarcó en una de las producciones que más dieron que hablar, para mal, en los noventa, esa segunda parte de 'Lo que el viento se llevó' –en forma de miniserie y con el título de 'Escarlata'– que jamás debió llevarse a cabo. Si era complejo ser un nuevo Bond, más lo iba a ser reemplazar a Clark Gable como Rhett Butler. Afortunadamente, hoy el mundo lo ha olvidado. Mucho mejor recordarlo como protagonista de 'Penny Dreadful' y 'Doom Patrol' y como la voz del teatral Señor Púas en las últimas entregas de la saga 'Toy Story'. En la imagen, Timothy Dalton, como James Bond, rodeado de mujeres en el rodaje de 'Alta tensión'. Getty Images
  • ¿Cómo llegó a Bond? Estaba predestinado. Durante una visita al rodaje de 'Solo para sus ojos', en la que su mujer, Cassandra Harris, interpretaba a la chica Bond, la inefable esposa de Broccoli le echó el ojo. Por entonces, Brosnan era muy joven y el papel estaba cubierto, pero se quedó en la lista de futuribles y tras el éxito de 'Remington Steele' se convirtió en el único de la lista. Pero la NBC hizo valer su contrato para truncar su fichaje por la saga (como hizo la CBS con Tom Selleck e 'Indiana Jones'). Aún así, al contrario de lo que sucedió con el protagonista de 'Magnum', los productores esperaron por él y en 1994, finalizado aquel contrato, se anunció que Brosnan era el nuevo 007. El actor lucía tan bien el esmoquin que los productores le prohibieron usarlo fuera de la saga. Por eso, para no incumplir su contrato, en 'El secreto de Thomas Crowne' lo lleva con la camisa desabrochada y la pajarita desatada. En la imagen, Pierce Brosnan en el rodaje de 'El mundo nunca es suficiente'.
    17Pierce Bronan, el hombre que nació para ser Bond ¿Cómo llegó a Bond? Estaba predestinado. Durante una visita al rodaje de 'Solo para sus ojos', en la que su mujer, Cassandra Harris, interpretaba a la chica Bond, la inefable esposa de Broccoli le echó el ojo. Por entonces, Brosnan era muy joven y el papel estaba cubierto, pero se quedó en la lista de futuribles y tras el éxito de 'Remington Steele' se convirtió en el único de la lista. Pero la NBC hizo valer su contrato para truncar su fichaje por la saga (como hizo la CBS con Tom Selleck e 'Indiana Jones'). Aún así, al contrario de lo que sucedió con el protagonista de 'Magnum', los productores esperaron por él y en 1994, finalizado aquel contrato, se anunció que Brosnan era el nuevo 007. El actor lucía tan bien el esmoquin que los productores le prohibieron usarlo fuera de la saga. Por eso, para no incumplir su contrato, en 'El secreto de Thomas Crowne' lo lleva con la camisa desabrochada y la pajarita desatada. En la imagen, Pierce Brosnan en el rodaje de 'El mundo nunca es suficiente'.
  • Tras seis años, tocaba recordarle al público por qué merecía la pena la espera y el vehículo elegido fue 'Goldeneye'. La carta de presentación del nuevo Bond tenía todos los elementos que habían dado gloria a la saga y sumaba como cartas ganadoras a Judi Dench como M y a Tina Turner en la banda sonora. La crítica se rindió a la nueva fórmula y confirmó que Brosnan era perfecto: una conjunción de las virtudes de cada uno de los Bond anteriores, como escribió el crítico Doug Thomas. Solo había un problema: sus películas son, probablemente, las peores de la saga. Ni siquiera cuentan el encanto hortera de los desatinos de la era Moore, solo son complicadas y están saturadas de efectos especiales. En la imagen, Izabella Scorupco y Pierce Brosnan en 'GoldenEye'.
    18La etapa Bond Tras seis años, tocaba recordarle al público por qué merecía la pena la espera y el vehículo elegido fue 'Goldeneye'. La carta de presentación del nuevo Bond tenía todos los elementos que habían dado gloria a la saga y sumaba como cartas ganadoras a Judi Dench como M y a Tina Turner en la banda sonora. La crítica se rindió a la nueva fórmula y confirmó que Brosnan era perfecto: una conjunción de las virtudes de cada uno de los Bond anteriores, como escribió el crítico Doug Thomas. Solo había un problema: sus películas son, probablemente, las peores de la saga. Ni siquiera cuentan el encanto hortera de los desatinos de la era Moore, solo son complicadas y están saturadas de efectos especiales. En la imagen, Izabella Scorupco y Pierce Brosnan en 'GoldenEye'. Getty Images
  • Precisamente tras 'Muere otro día', de la que el mundo solo recuerda a Halle Berry en bikini, la crítica Christy Lemire escribió: “Quizás es el momento de decir adiós a Bond”. Brosnan tuvo el dudoso honor de ser el único Bond que no abandonó voluntariamente la franquicia. “Estaba en las Bahamas, trabajando en una película llamada 'El gran golpe' y mis agentes me llamaron y me dijeron: 'Las negociaciones se han detenido. Barbara Broccoli y Michael Wilson [los hijos y herederos de Broccoli] no están muy seguros de lo que quieren hacer. Te llamarán el próximo jueves”, declaró a 'The Guardian' en 2015. “Ese día me senté en la casa de Richard Harris mientras Barbara y Michael decían: 'Lo sentimos mucho'. Ella estaba llorando. Michael dijo: 'Has sido ​​un gran James Bond. Muchas gracias'. Yo respondí: 'Muchas gracias, adiós''. Eso fue todo. Estaba completamente conmocionado y me sentí como si me hubieran pateado en la acera”. A pesar de las críticas, 'Muere otro día' había conseguido la mayor recaudación de un Bond en dos décadas, pero el mundo había cambiado tras el 11-S y tocaba volver a dar un giro al personaje. En la imagen, Pierce Brosnan y Teri Hatcher en 'El mañana nunca muere'.
    19"Has sido un gran Bond" Precisamente tras 'Muere otro día', de la que el mundo solo recuerda a Halle Berry en bikini, la crítica Christy Lemire escribió: “Quizás es el momento de decir adiós a Bond”. Brosnan tuvo el dudoso honor de ser el único Bond que no abandonó voluntariamente la franquicia. “Estaba en las Bahamas, trabajando en una película llamada 'El gran golpe' y mis agentes me llamaron y me dijeron: 'Las negociaciones se han detenido. Barbara Broccoli y Michael Wilson [los hijos y herederos de Broccoli] no están muy seguros de lo que quieren hacer. Te llamarán el próximo jueves”, declaró a 'The Guardian' en 2015. “Ese día me senté en la casa de Richard Harris mientras Barbara y Michael decían: 'Lo sentimos mucho'. Ella estaba llorando. Michael dijo: 'Has sido ​​un gran James Bond. Muchas gracias'. Yo respondí: 'Muchas gracias, adiós''. Eso fue todo. Estaba completamente conmocionado y me sentí como si me hubieran pateado en la acera”. A pesar de las críticas, 'Muere otro día' había conseguido la mayor recaudación de un Bond en dos décadas, pero el mundo había cambiado tras el 11-S y tocaba volver a dar un giro al personaje. En la imagen, Pierce Brosnan y Teri Hatcher en 'El mañana nunca muere'. Getty Images
  • La pregunta es si hay vida tras las tragedias personales que ha tenido que superar. Su mujer, Cassandra Harris, falleció a causa de un cáncer de ovario en 1991 y, en 2013, su hija murió por la misma enfermedad. Brosnan, que se define como “actor, productor y pintor”, se refugió en la pintura sin descuidar su trabajo en la pantalla. Al igual que Connery, ha hecho tantos papeles que es fácil olvidar que un día fue Bond. 'Mamma Mía', 'El escritor', 'Señora Doubtfire', 'Mars Attacks!'. Nada se ha resistido. Solo 007, probablemente. En la imagen, Pierce Brosnan en el rodaje de 'GoldenEye'.
    20¿Hay vida después de Bond? La pregunta es si hay vida tras las tragedias personales que ha tenido que superar. Su mujer, Cassandra Harris, falleció a causa de un cáncer de ovario en 1991 y, en 2013, su hija murió por la misma enfermedad. Brosnan, que se define como “actor, productor y pintor”, se refugió en la pintura sin descuidar su trabajo en la pantalla. Al igual que Connery, ha hecho tantos papeles que es fácil olvidar que un día fue Bond. 'Mamma Mía', 'El escritor', 'Señora Doubtfire', 'Mars Attacks!'. Nada se ha resistido. Solo 007, probablemente. En la imagen, Pierce Brosnan en el rodaje de 'GoldenEye'. Getty Images
  • ¿Cómo llegó a Bond? Tal y como revela Barbara Broccoli en el documental de Apple TV + 'En la piel de James Bond', todo empezó cuando lo vio en 'Elizabeth' y se dijo a sí misma: “Esa es la persona más carismática que he visto en pantalla". La hija del hombre que inició la saga demostró el mismo ojo que su madre con Connery y Brosnan, porque sobre el papel era una decisión arriesgada. Craig no se ajustaba al canon que los seguidores de la saga tenían en mente: era rubio, bajito, de una belleza poco distinguida y con un pasado de papeles más complejos de lo habitual. Había interpretado al amante de Francis Bacon en 'El amor es el demonio' y al objeto de deseo de Truman Capote en 'Historia de un crimen'. Y tenía entre sus papeles más conocidos su paso por 'Lara Croft: Tomb Rider' y 'Múnich', de Spielberg. Era un gran secundario, pero no tenía en su carrera un protagonista que avalase su capacidad de enfrentarse al circo que es cada producción de Bond. Su perfil no parecía el más adecuado y él era consciente, aunque tal vez no esperaba que fuese por algo tan mundano como el tono de su cabello. “¿Estamos preparados para un James Bond rubio?” se preguntaba la BBC. Mientras, en las redes, furibundos anónimos escribían perlas como “es feo de narices” y lamentaban su fracaso antes incluso de que hubiese empezado la producción. Ese runrún cesó en cuanto se filtraron unas imágenes en las que emergía del agua en bañador. Sus pectorales borraron todos los prejuicios con más eficacia que el neuralizador de 'Men in black'. En la imagen, Daniel Craig en un retrato promocional de 'Casino Royale'.
    21Daniel Craig, el Bond rubio ¿Cómo llegó a Bond? Tal y como revela Barbara Broccoli en el documental de Apple TV + 'En la piel de James Bond', todo empezó cuando lo vio en 'Elizabeth' y se dijo a sí misma: “Esa es la persona más carismática que he visto en pantalla". La hija del hombre que inició la saga demostró el mismo ojo que su madre con Connery y Brosnan, porque sobre el papel era una decisión arriesgada. Craig no se ajustaba al canon que los seguidores de la saga tenían en mente: era rubio, bajito, de una belleza poco distinguida y con un pasado de papeles más complejos de lo habitual. Había interpretado al amante de Francis Bacon en 'El amor es el demonio' y al objeto de deseo de Truman Capote en 'Historia de un crimen'. Y tenía entre sus papeles más conocidos su paso por 'Lara Croft: Tomb Rider' y 'Múnich', de Spielberg. Era un gran secundario, pero no tenía en su carrera un protagonista que avalase su capacidad de enfrentarse al circo que es cada producción de Bond. Su perfil no parecía el más adecuado y él era consciente, aunque tal vez no esperaba que fuese por algo tan mundano como el tono de su cabello. “¿Estamos preparados para un James Bond rubio?” se preguntaba la BBC. Mientras, en las redes, furibundos anónimos escribían perlas como “es feo de narices” y lamentaban su fracaso antes incluso de que hubiese empezado la producción. Ese runrún cesó en cuanto se filtraron unas imágenes en las que emergía del agua en bañador. Sus pectorales borraron todos los prejuicios con más eficacia que el neuralizador de 'Men in black'. En la imagen, Daniel Craig en un retrato promocional de 'Casino Royale'. Getty Images
  • "En contra de las expectativas, y mayormente por Craig y Eva Green, 'Casino Royale' es la mejor película de Bond en décadas", proclamó 'The Telegraph'. Había pasado la prueba. Tras el pelotazo inicial, cada película del espía volvió a ser un evento, a pesar del patinazo de 'Quantum of solace', rodada en medio de la huelga de guionistas, un desastre pese a todo lucrativo que dio paso a 'Skyfall' con la majestuosa canción de Adele y con Javier Bardem como Silva, un malvado que se atreve a hacer insinuaciones sexuales a Bond mientras lo tortura. Cuando ante sus avances Bond le responde "¿Qué te hace pensar que sería mi primera vez?", el público del estreno aulló de alegría. Una frase que, como cuenta Broccoli en el documental, tuvieron que pelear por mantener en el guion. Los tiempos han cambiado mucho desde aquel Bond de 'Goldfinger' que 'deslesbianizaba' a Pussy Galore violándola en un establo. En la imagen, Daniel Craig en el estreno de 'Spectre' en Berlín.
    22La etapa Bond "En contra de las expectativas, y mayormente por Craig y Eva Green, 'Casino Royale' es la mejor película de Bond en décadas", proclamó 'The Telegraph'. Había pasado la prueba. Tras el pelotazo inicial, cada película del espía volvió a ser un evento, a pesar del patinazo de 'Quantum of solace', rodada en medio de la huelga de guionistas, un desastre pese a todo lucrativo que dio paso a 'Skyfall' con la majestuosa canción de Adele y con Javier Bardem como Silva, un malvado que se atreve a hacer insinuaciones sexuales a Bond mientras lo tortura. Cuando ante sus avances Bond le responde "¿Qué te hace pensar que sería mi primera vez?", el público del estreno aulló de alegría. Una frase que, como cuenta Broccoli en el documental, tuvieron que pelear por mantener en el guion. Los tiempos han cambiado mucho desde aquel Bond de 'Goldfinger' que 'deslesbianizaba' a Pussy Galore violándola en un establo. En la imagen, Daniel Craig en el estreno de 'Spectre' en Berlín. Getty Images
  • Broccoli también cuenta que las exigencias del rodaje y las que se imponía a sí mismo Craig le llevaron a rodar 'Spectre' con la rodilla rota. Lo que explica que, cuando llegó el estreno, hiciese la declaración que justifica el documental: "Preferiría cortarme las venas antes de volver a ser James Bond". En el documental, el propio actor explica cómo tuvo que lidiar con un nivel de fama inimaginable: "Mi vida personal se vio afectada por ser tan famoso de repente. Me encerraba y cerraba las cortinas, estaba en las nubes. Me sentía física y mentalmente asediado". También explica que su amigo Hugh Jackman le dio las pautas para manejar su recién adquirida popularidad. En la imagen, Daniel Craig en el estreno de 'Quantum of solace'.
    23Correr con la rodilla rota Broccoli también cuenta que las exigencias del rodaje y las que se imponía a sí mismo Craig le llevaron a rodar 'Spectre' con la rodilla rota. Lo que explica que, cuando llegó el estreno, hiciese la declaración que justifica el documental: "Preferiría cortarme las venas antes de volver a ser James Bond". En el documental, el propio actor explica cómo tuvo que lidiar con un nivel de fama inimaginable: "Mi vida personal se vio afectada por ser tan famoso de repente. Me encerraba y cerraba las cortinas, estaba en las nubes. Me sentía física y mentalmente asediado". También explica que su amigo Hugh Jackman le dio las pautas para manejar su recién adquirida popularidad. En la imagen, Daniel Craig en el estreno de 'Quantum of solace'. Getty Images
  • Craig ya tiene en la agenda la tercera parte de 'Puñales por la espalda', un éxito que no disfrutaron otras películas suyas que habían generado altas expectativas como 'Cowboys and Aliens', 'La brújula dorada' o la adaptación de 'La chica del dragón tatuado' dirigida por David Fincher. Su elección para interpretar a Mikael Blomkvist, un señor miope y con barriguita y trasunto del escritor Stieg Larsson, como Bond lo era de Ian Fleming, fue totalmente disparatada, pero eso no pareció importarle a nadie. Ambos eran rubios. En la imagen, el príncipe Carlos de Inglaterra con Daniel Craig en el rodaje de 'Sin tiempo para morir'.
    24¿Hay vida después de Bond? Craig ya tiene en la agenda la tercera parte de 'Puñales por la espalda', un éxito que no disfrutaron otras películas suyas que habían generado altas expectativas como 'Cowboys and Aliens', 'La brújula dorada' o la adaptación de 'La chica del dragón tatuado' dirigida por David Fincher. Su elección para interpretar a Mikael Blomkvist, un señor miope y con barriguita y trasunto del escritor Stieg Larsson, como Bond lo era de Ian Fleming, fue totalmente disparatada, pero eso no pareció importarle a nadie. Ambos eran rubios. En la imagen, el príncipe Carlos de Inglaterra con Daniel Craig en el rodaje de 'Sin tiempo para morir'. Getty Images