Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ideas en familia para cuidar el planeta
Cambio climático

Ideas en familia para cuidar el planeta

12 fotos

Cuatro proyectos pensados y ejecutados por ciudadanos de a pie contribuyen a reducir las emisiones de efecto invernadero y luchar así contra el cambio climático

  • "BirthStrike fue fundada para dar la voz de alarma. Mientras el sistema no cambie, dejaremos de tener hijos. Es nuestra declaración para mostrar a los políticos y al mundo lo mal que está el clima en la actualidad. Es un llamamiento para tomar medidas", asegura Blythe Pepino, de 34 años, fundadora de #BirthStrike. El suyo es uno de los cuatro movimientos explorados en este reportaje que pretenden dar una solución por la iniciativa personal a la crisis climática ante la inactividad de los Gobiernos y actores internacionales.
    1"BirthStrike fue fundada para dar la voz de alarma. Mientras el sistema no cambie, dejaremos de tener hijos. Es nuestra declaración para mostrar a los políticos y al mundo lo mal que está el clima en la actualidad. Es un llamamiento para tomar medidas", asegura Blythe Pepino, de 34 años, fundadora de #BirthStrike. El suyo es uno de los cuatro movimientos explorados en este reportaje que pretenden dar una solución por la iniciativa personal a la crisis climática ante la inactividad de los Gobiernos y actores internacionales.
  • "Es triste que mi decisión sea inevitable. Siempre me vi como una figura paternal y cariñosa, pero no creo que pueda proporcionarles a mis hijos un lugar seguro. Dentro de una década, nos enfrentaremos al hambre y a la escasez de agua, lo que provocará el colapso de las sociedades. Desembocará en conflictos y guerras y no quiero exponer a mis hijos a estos escenarios de terror", señala Nathan Nuckir, de 27 años. Él también se ha unido al movimiento Birth Strike, huelga de nacimientos en inglés. Quienes se adhieren a él deciden, pese a sus apetencias personales, renunciar a tener hijos a modo de protesta por el mundo que vamos a dejar a las generaciones venideras. rn
    2"Es triste que mi decisión sea inevitable. Siempre me vi como una figura paternal y cariñosa, pero no creo que pueda proporcionarles a mis hijos un lugar seguro. Dentro de una década, nos enfrentaremos al hambre y a la escasez de agua, lo que provocará el colapso de las sociedades. Desembocará en conflictos y guerras y no quiero exponer a mis hijos a estos escenarios de terror", señala Nathan Nuckir, de 27 años. Él también se ha unido al movimiento Birth Strike, huelga de nacimientos en inglés. Quienes se adhieren a él deciden, pese a sus apetencias personales, renunciar a tener hijos a modo de protesta por el mundo que vamos a dejar a las generaciones venideras.
  • Adam Ley-Lange y Jessica Johannesson son una pareja que se ha unido al movimiento BirthStrike. También se habían decidido a tener hijos cuando se publicó el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Clima (IPCC por sus siglas en inglés). "Examina las desastrosas consecuencias del aumento de 1,5-2 grados de las temperaturas y las diferencias entre ellas. Se avecina un desastre climático", señala Jessica.
    3Adam Ley-Lange y Jessica Johannesson son una pareja que se ha unido al movimiento BirthStrike. También se habían decidido a tener hijos cuando se publicó el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Clima (IPCC por sus siglas en inglés). "Examina las desastrosas consecuencias del aumento de 1,5-2 grados de las temperaturas y las diferencias entre ellas. Se avecina un desastre climático", señala Jessica.
  • Marjolein Jonker es una pionera holandesa, fundadora del movimiento La Casita Holandesa, y una de las primeras en vivir en una microcasa en Países Bajos: "Mira dónde estamos ahora. La escasez de terreno y encontrar un lugar permanente para vivir constituyen un problema. Pero en los últimos años hemos conseguido mucho: los municipios nos toman cada vez más en serio y el movimiento sigue creciendo. Con la crisis de la covid-19 espero que la casa pequeña se vuelva aún más atractiva. La sostenibilidad y la independencia del sistema son valores fundamentales para muchos".
    4Marjolein Jonker es una pionera holandesa, fundadora del movimiento La Casita Holandesa, y una de las primeras en vivir en una microcasa en Países Bajos: "Mira dónde estamos ahora. La escasez de terreno y encontrar un lugar permanente para vivir constituyen un problema. Pero en los últimos años hemos conseguido mucho: los municipios nos toman cada vez más en serio y el movimiento sigue creciendo. Con la crisis de la covid-19 espero que la casa pequeña se vuelva aún más atractiva. La sostenibilidad y la independencia del sistema son valores fundamentales para muchos".
  • Jurre  Antonisse  y  Jasmijn  Twilt viven con su hijo Ole en una casa pequeña en Delft. Su elección de este estilo de vida está impulsada por razones ecológicas. "A veces se intercambian metas y medios. La gente busca diseños bonitos y atractivos en lugar de centrarse en reducir las emisiones y en un futuro sostenible".rn
    5Jurre Antonisse y Jasmijn Twilt viven con su hijo Ole en una casa pequeña en Delft. Su elección de este estilo de vida está impulsada por razones ecológicas. "A veces se intercambian metas y medios. La gente busca diseños bonitos y atractivos en lugar de centrarse en reducir las emisiones y en un futuro sostenible".
  • Elvie  Kromwijk vive con su pareja en una casita en Delft. "Vivimos en una sociedad  privilegiada, pero las generaciones más jóvenes, sobre todo, están empezando a cuestionar valores tradicionales como el modelo económico actual. La gente me pregunta si nos resultó difícil durante el período de confinamiento, pero tenemos mucho espacio al aire libre".rn
    6Elvie Kromwijk vive con su pareja en una casita en Delft. "Vivimos en una sociedad privilegiada, pero las generaciones más jóvenes, sobre todo, están empezando a cuestionar valores tradicionales como el modelo económico actual. La gente me pregunta si nos resultó difícil durante el período de confinamiento, pero tenemos mucho espacio al aire libre".
  • Himmelbeet es un huerto comunitario en el distrito de Wedding, en el norte de Berlín. Es un lugar donde la gente puede cultivar sus verduras y disfrutar de una cerveza en el huerto. El lugar está sufriendo presiones, ya que también hay planes para convertirlo en un campo deportivo. La construcción de huertos urbanos es el tercero de los cuatro movimientos ciudadanos que presentamos en este reportaje.
    7Himmelbeet es un huerto comunitario en el distrito de Wedding, en el norte de Berlín. Es un lugar donde la gente puede cultivar sus verduras y disfrutar de una cerveza en el huerto. El lugar está sufriendo presiones, ya que también hay planes para convertirlo en un campo deportivo. La construcción de huertos urbanos es el tercero de los cuatro movimientos ciudadanos que presentamos en este reportaje.
  • Hanna Burckhardt es la coordinadora de las actividades educativas del huerto comunitario; realiza visitas guiadas y talleres y ayuda con eventos y comunicaciones en el Prinzessinnengarten (en peligro por presión inmobiliaria en la zona).
    8Hanna Burckhardt es la coordinadora de las actividades educativas del huerto comunitario; realiza visitas guiadas y talleres y ayuda con eventos y comunicaciones en el Prinzessinnengarten (en peligro por presión inmobiliaria en la zona).
  • Nora Binnig, colaboradora del City Lab, demuestra simbólicamente cómo los ciudadanos pueden adoptar y regar los árboles de Berlín (obviamente, una regadera poco puede hacer por un árbol de esas dimensiones).
    9Nora Binnig, colaboradora del City Lab, demuestra simbólicamente cómo los ciudadanos pueden adoptar y regar los árboles de Berlín (obviamente, una regadera poco puede hacer por un árbol de esas dimensiones).
  • Didac Costa es un sociólogo, activista y escritor catalán que ha fundado Ecovila Amat, una ecoaldea en construcción en Cataluña.
    10Didac Costa es un sociólogo, activista y escritor catalán que ha fundado Ecovila Amat, una ecoaldea en construcción en Cataluña.
  • Ecovila Amat es una ecoaldea en marcha. Con lo que heredó de su padre, Didac Sánchez-Costa pudo adquirir un terreno de 70 hectáreas dentro de un Parque Nacional, incluyendo las ruinas de una antigua fábrica. Con el dinero logró restaurar uno de los edificios. Su utopía es que otras personas de ideas afines reconstruyan y habiten las otras ruinas y creen una comunidad ecológica.
    11Ecovila Amat es una ecoaldea en marcha. Con lo que heredó de su padre, Didac Sánchez-Costa pudo adquirir un terreno de 70 hectáreas dentro de un Parque Nacional, incluyendo las ruinas de una antigua fábrica. Con el dinero logró restaurar uno de los edificios. Su utopía es que otras personas de ideas afines reconstruyan y habiten las otras ruinas y creen una comunidad ecológica.
  • Didac vive en un paraíso ecológico. Camina con su perro Shanti hasta la pequeña cascada cerca de su casa. Quiere crear una minisociedad ideológica basada en los valores anarquistas de libertad e igualdad e inspirar a otros a hacer lo mismo.
    12Didac vive en un paraíso ecológico. Camina con su perro Shanti hasta la pequeña cascada cerca de su casa. Quiere crear una minisociedad ideológica basada en los valores anarquistas de libertad e igualdad e inspirar a otros a hacer lo mismo.