Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Bartolomé, la isla caribeña donde se escucha fado y se come bacalao

La comunidad lusa crece y crece en la isla caribeña de San Bartolomé, refugio de la 'jet set'

Actuación del grupo Rancho Folclórico Franco-Português, en Gustavia, capital de Saint-Barthélemy.
Actuación del grupo Rancho Folclórico Franco-Português, en Gustavia, capital de Saint-Barthélemy.

Magnates al sol, playas de ensueño, yates de precio inconcebible y fastuosas fiestas de la jet-set vertebran el día a día en San Bartolomé —o Saint-Barthélemy o St. Barths—, la glamurosa isla de 24 kilómetros cuadrados de las Antillas francesas. Todo eso… y 3.000 portugueses. ¿Cómo llegaron aquí?

La historia de la isla es la de una cenicienta caribeña desdichada por su terreno inhóspito. Durante siglos fue despreciada incluso por los indios de la región y luego por los diferentes conquistadores, que no lograban afincarse en ella. Primero llegó Cristóbal Colón en 1493 y nombró la isla en honor a su hermano Bartolomeo. Luego seguirían la Orden de Malta, Francia y Suecia. Los suecos acabarían devolviéndola a Francia en 1877, abatidos por un comercio empobrecido, enfermedades, un huracán y un incendio devastador.

Su suerte cambió en 1957, cuando David Rockefeller se enamoró de la isla y construyó una casa encaramada al borde de una playa. Pronto le seguiría un flujo continuo de grandes fortunas americanas que buscaban su parcela de paraíso.

En 1984 se encontraban allí cuatro portugueses que fueron contratados en la construcción de la central eléctrica. Al ver la falta de mano de obra para asumir la incesante demanda de construcción de villas por parte de los norteamericanos pudientes, estos constructores avisaron a sus amigos en Portugal. Un año más tarde ya eran 20 los portugueses instalados y al año siguiente se fundaba la primera empresa de construcción lusa en la isla. Los de San Bartolomé, descendientes de franceses que habitan en la isla desde generaciones atrás, apreciaban los valores de católicos practicantes de los portugueses, su ética trabajadora y la confraternidad europea.

Cuando el huracán Luis azotó las Antillas francesas en 1995, unos 250 portugueses vivían en la isla. San Bartolomé había quedado devastada y la necesidad de mano de obra para reconstruirla era crítica. En cinco años se duplicaría el número de portugueses instalados, llegando a 500 en 2000. El optimismo económico generalizado hacía que la isla incrementase año tras año el número de turistas adinerados, que anclaban sus yates en el pequeño puerto de Gustavia. La demanda de mano de obra creció en paralelo, triplicando el número de portugueses viviendo en San Bartolomé hasta llegar a 1.500 en 2007. Hoy se estima que el número de portugueses viviendo en la isla alcanza al menos los 3.000.

La mayoría proviene de la región de Minho, en el norte de Portugal, de ciudades como Braga, Guimarães o Valença. Constituye una comunidad muy respetada y a la vez discreta; los hombres se concentran en la construcción, y las mujeres, en servicios como la limpieza y, recientemente, la gestión de las empresas de construcción. La comunidad cuenta con una asociación cultural, un mayorista y un restaurante que sirve vinos portugueses y bacalao, pescado ajeno a las aguas cálidas del Caribe. Pero la mayor prueba del peso de la presencia portuguesa fue el nombramiento de un cónsul honorario en la isla hace menos de un año.

Su presencia se acentuó con el éxodo de trabajadores portugueses que a partir de la crisis de 2008 fueron en búsqueda de mejores condiciones laborales en el extranjero. Hoy día, Portugal, país aclamado por su mano de obra, necesita incentivar a extranjeros que vengan a cubrir la falta de trabajadores locales.

El portugués en San Bartolomé mantiene un corazón de inmigrante. Solo piensa en volver a su tierra. Algunos se han casado con isleños, pero la mayoría se queda una media de unos 10 años. Mientras permanecen en esta isla de ensueño, se reúnen a menudo para compartir un pica no chão o un bacalao a la brasa, rodeados de palmeras, con un fado sonando de fondo, compartiendo juntos su saudade desde el Trópico. Está claro: en las Antillas, el paraíso fala em português.