Sonríe por todos los niños con cáncer y sus familias

La Fundación Juegaterapia presenta con un 'remake' del Himno de la Alegría su nueva campaña para concienciar sobre esta enfermedad, primera causa de muerte en la infancia

Tres niños con cáncer.

La cámara se acerca lentamente a una partitura de Beethoven, y de la mano de sus primeros acordes aparecen la sonrisa y la voz de Ruth, una valiente niña de ocho años que lucha de nuevo contra un neuroblastoma. Junto a Ana, Mario y José Luis, todos inmersos en tratamientos de quimioterapia, protagonizan La alegría también cura, el nuevo spot con el que la Fundación Juegaterapia celebra este sábado 15 de febrero, Día Mundial del Niño con Cáncer, un merecido homenaje a todos los pequeños que sufren cáncer y a sus familias. Y lo hace con una versión del famoso Himno a la Alegría del rapero Brotha CJ, que recuerda lo importantes que son el juego y el estado de ánimo en su largo camino hacia la recuperación.

Desde una habitación "que evoca un poco el mundo fantástico de Peter Pan", e impulsados por su imaginación y la magia del cine, los niños consiguen romper las barreras de su propia enfermedad y emprenden un fantástico viaje por todo el mundo, en un globo tripulado por tres babypelones. "Ellos representan el mañana positivo de esos niños, porque ellos se van a curar, y ven su futuro a través del viaje que hacen los muñecos: a la nieve, al desierto, a la jungla, al Caribe...", explica Anna Rubau, directora de Marketing de Juegaterapia. Un futuro en el que se proyectan felices y sanos.

Estos juguetes, sin pelo como ellos y con pañuelos diseñados por amigos de la fundación como Shakira, David Bisbal, Alejandro Sanz e incluso Disney, son una idea original de la fundación, y los beneficios obtenidos de su venta están destinados a humanizar los hospitales en los que estos menores se ven obligados a pasar tanto tiempo. Desde su presentación en 2014, se han vendido más de un millón de unidades, y fueron el juguete más adquirido en España en 2017. 

Más información
Los padres de niños con cáncer podrán estar las 24 horas en la UCI con sus hijos
Tres historias de cáncer infantil en tiempos de desabastecimiento de medicinas en México

Cantar, saltar, reír, soñar, disfrutar y, sobre todo, jugar, son sus mejores armas, y cada vez que las usan no solo se impulsan ellos mismos; también tiran de sus familias. Resulta obvio al observar la facilidad con la que estos cuatro luchadores soportan las largas horas de rodaje sonriendo a la cámara, saltando o disfrutando de una pelea de almohadas sobre la cama, rodeados de técnicos, familiares, voluntarios y demás miembros de la gran familia que es Juegaterapia; todos colaborando desinteresadamente. La sonrisa en el set de grabación es contagiosa: "Un niño que está alegre se enfrenta mejor a todo el proceso, y también ayuda a los padres a llevarlo mejor", sostiene Rubau.

"Hoy en día, desde el punto de vista médico, se sabe que los procesos mentales afectan a los procesos fisiológicos, y que estos afectan también a los mentales. Mente y cuerpo son dos realidades que se pueden distinguir pero no se pueden separar", afirma Mario Alonso Puig, médico y patrono de honor de Juegaterapia. Cuando un niño está en tratamiento con quimioterapia, experimenta tensión, dolor y miedo; pero si está sometido a estrés crónico, "tiene una menor capacidad de hacer frente a los tumores, ya que ese estrés debilita en gran medida el funcionamiento del sistema inmune". 

Para Ruth, esta es la segunda vez que se enfrenta al neuroblastoma. De la primera, cuando tenía tres años y medio, apenas tiene recuerdos aislados: que estuvo enferma, sí, pero también las fiestas de Juegaterapia y el parque. "Ella está fenomenal, aunque la semana de la quimio sí estuvo fatal", recuerda Olga, su madre. "La metástasis extracraneal ha estado superlocalizada, ha respondido muy bien a la quimio y ahora tiene 12 sesiones de radioterapia... Estamos un poco a expensas de ver tratamientos o medicamentos nuevos".

Los videojuegos, sobre todo

Que los niños sigan siendo niños a pesar de todo es la principal motivación que impulsa a Juegaterapia a trabajar para convertir los hospitales en lugares que les sean cómodos, transformando azoteas en desuso en jardines, las habitaciones de aislamiento en estaciones lunares, gracias a la domótica, e incluso construyendo cines permanentes, "ya que fuera no pueden ir al cine, porque están bajitos de defensas y se podrían contagiar. Hay dos sesiones por semana, y tienen incluso estrenos, gracias a un acuerdo al que llegamos con Disney", afirma Rubau. Hay tres de estas salas en Madrid, Burgos y Zaragoza, y las dos siguientes llegarán a Valladolid y Córdoba.

Cuando habla del juego, Anna Rubau se refiere principalmente a los videojuegos, "porque tienen una capacidad de abstracción que no tienen los juegos de mesa (...). Los menores ingresados no pueden tomar decisiones por sí mismos, porque están sometidos a las rutinas del hospital, pero en los videojuegos sí pueden hacerlo; se convierten en quien quieren ser, les permiten viajar a donde quieran y evadirse". Y recuerda el caso de Carlos, un niño ingresado en el hospital de La Fe, en Valencia, que soportaba muy mal la quimioterapia. "Un día vio entrar a la enfermera y se puso hecho una fiera porque no quería que le dieran más. Pero en realidad venía a quitársela... Llevaba dos horas con ella, pero gracias a los videojuegos ni se había enterado". Hasta la fecha, Juegaterapia ha entregado más de 5.000 consolas y 20.000 videojuegos en centros hospitalarios de toda España, Portugal, Marruecos, Guinea, El Salvador, Guatemala, Afganistán e India.

Para que ese camino esté tan poblado de amigos como sea posible, la fundación inicia también hoy una campaña en las redes sociales donde quieren animar a empresas, colegios, instituciones y ciudadanos particulares a que graben un vídeo cantando el Himno a la Alegría y lo suban a las redes sociales, mencionando a @Juegaterapia y #LaAlegríaTambiénCura para que todos los niños y sus familias reciban un mensaje de apoyo y solidaridad.

El cáncer infantil es la primera causa de muerte por enfermedad hasta los 14 años, y cada año se diagnostican alrededor de 1.400 nuevos casos, según la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer. El tipo de tumor maligno más frecuente en este sector poblacional es la leucemia (25%), seguido de los tumores del Sistema Nervioso Central (19,6%) y los linfomas (13,6%), según el Registro Nacional de Tumores Infantiles.

Sobre la firma

Nacho Meneses

Coordinador y redactor del canal de Formación de EL PAÍS, está especializado en educación y tendencias profesionales, además de colaborar en Mamas & Papas, donde escribe de educación, salud y crianza. Es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Valladolid y Máster de Periodismo UAM / EL PAÍS

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS