Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los padres deben repensar sus valores y centrarse en la felicidad de sus hijos, no en su éxito”

Entrevista a Luis Castellanos, autor del libro 'El Lenguaje de la Felicidad'

El filósofo Luis Castellanos habla en su último libro, El Lenguaje de la Felicidad, del poder que tienen las palabras para adentrarnos en un mundo maravilloso y descubrir las historias que podemos construir con ellas. Una travesía a través del lenguaje para tener una vida más feliz, que no requiere conocer las estructuras lingüísticas y su funcionamiento, ni ser un experto en oratoria. Porque, según apunta Castellanos en el prólogo de su libro, “el lenguaje que tenemos, el que hemos aprendido desde pequeños, con el que hemos crecido, ya posee en sí mismo la herramienta más poderosa del mundo que nos puede llevar al cielo o al infierno”.

PREGUNTA. ¿Qué le ha llevado a explorar el mundo del lenguaje y a asociarlo a la consecución de la felicidad?

RESPUESTA. Este último libro forma parte casi, junto con los dos anteriores, de una trilogía. En el primero, La Ciencia del Lenguaje Positivo, aparece una investigación desarrollada en EE UU, que es realmente maravillosa, sobre unas monjas que vivían más tiempo que la media del resto del país. Esta longevidad se relacionaba con la manifestación de emociones positivas, que se expresaban siempre a través de palabras. Esto me llevó a estudiar su importancia en el ser humano para alcanzar una vida más longeva, pero con facultades cognitivas, emocionales y físicas que nos acompañen hasta el final de la vida. Porque el envejecimiento satisfactorio es mejor que el que no lo es. El segundo, Educar en el lenguaje, me llevó a preguntar a los padres y las madres, a los propios alumnos e incluso al profesorado, ¿qué era lo que más deseaban? Y la mayoría quería tener una vida feliz. Posteriormente, escribí El Lenguaje de la Felicidad, para intentar clarificar por qué aspiramos tanto a ser felices.

P. ¿En qué medida la utilización de uno u otro lenguaje nos puede ayudar a lograr una vida mejor?

R. Me interesaba estudiar cuáles son las palabras maestras o actitudes maestras que podemos tener y que pueden decirnos por dónde puede ir la felicidad. Desde pequeños, en ocasiones, confundimos satisfacción y bienestar con felicidad. Esta es mucho más que satisfacción y bienestar que, por supuesto, se tienen que dar. Estar con los amigos tomando un café, poder pasear, ir al teatro, cocinar con la familia y muchas otras cosas nos pueden dar satisfacción y bienestar, e incluso una sensación de felicidad. Pero, en realidad, la felicidad es algo más. Es algo que nos traspasa a nosotros y tiene que llegar a otros. Los que he comentado son actos propios, que nos producen la sensación de “estar bien”. Pero tener una buena vida, una vida más plena, significa también acercarnos a que los otros, los demás, tengan también una vida más plena. Y eso ya no se compra ni se vende. Es un acto consciente del ser humano que quiere ser más amable, más bondadoso, más sabio, más compasivo. Ahí es donde entra la verdadera felicidad. Una felicidad que no es solo para mí, sino que implica al resto de los seres vivos: humanos, animales, plantas… el planeta; es decir, todas las cosas que nos interesan.

P. Usted propone en el libro un “vestuario de las palabras”. ¿En qué consiste ese “palabrario”?

R. Por las mañanas, abrimos el armario y decidimos ponernos una ropa determinada: calcetines, ropa interior, camisa … Elegimos cómo nos van a ver en el mundo. Pues bien, el “palabrario” es la capacidad de elegir las palabras con las que se sale a la calle. Por un lado, elijo la palabra interna con la que quiero habitar esa mañana y elijo también las palabras exteriores. Ambas son importantes. Puedo haber elegido sonrisa en el exterior, pero cualquier cambio puede hacernos perder esa sonrisa. Pero si la palabra interior es suficientemente cálida y amigable con nosotros mismos, por ejemplo, alegría, posiblemente nuestra capacidad de recuperación ante cualquier adversidad sea mucho más rápida.

El “palabrario” es un acto físico. Estaría muy bien que cada uno escribiera en un cuaderno las palabras que quiera elegir cada día. Me pregunto por qué elegimos muchas veces más actos de infelicidad que de felicidad. Nos enfadamos con nosotros mismos y nos enfadamos con el mundo. Estamos constantemente compitiendo, comparándonos, ansiando el éxito, aunque nos vaya la vida en ello… Luego, cuando estamos perdiendo la vida, es cuando nos paramos a pensar ¿qué he hecho? ¿en qué he perdido el tiempo? ¿qué es lo que me queda además de este cuerpo arrugado al que le cuesta caminar e incluso respirar? Por eso, apuesto por la felicidad como un acto creativo cotidiano, que se renueva cada día

P. Un “palabrario” en el que no pueden faltar los verbos dar y recibir… ¿Qué nos aportan?

R. Es muy importante decir de quién aprendemos. Svetlana Alexiévich, la autora de Voces de Chernóbil. Crónica del Futuro, premio Nobel de Literatura en 2015 y autora de un puñado de libros basados en entrevistas y testimonios, cambió mi vida. La lectura de su primera obra, La guerra no tiene rostro de mujer fue para mí impactante. También Últimos testigos. Los niños de la Segunda Guerra Mundial, de la cual recojo un relato en El Lenguaje de la Felicidad. Es la historia de una niña de siete años que salvan del gueto porque su madre biológica se atreve a pedir ayuda a una madre que la acogerá junto a sus cuatro hijos, como a una hija más, a pesar de saber que si los alemanes la descubriesen, matarían a sus hijos, a la niña y también a ella. La niña se salvó. Y su madre biológica también. Se reencontraron y se dieron las gracias; ambas.

Es muy importante aprender a dar y recibir. Yo no estoy de acuerdo con la frase “si quieres, puedes”. No puedo estarlo, porque a veces hay personas que necesitan que nosotros les tendamos una mano, que alguien nos tienda también una mano y que nosotros seamos también capaces de pedir ayuda. No somos superhéroes, ni seres maravillosos y estupendos. No somos muchas cosas que nos están diciendo que somos. Somos carne y huesos, seres biológicos, que necesitamos la ayuda, la compasión, la amabilidad, la bondad de otros. Dar y recibir son los verbos que para mí son vitales para el ser humano.

P. ¿Cómo podemos aportar este “palabrario” a nuestros hijos?

R. No nacemos aprendidos. Nacemos para aprender y debemos reconocer cuáles son los obstáculos que en muchas ocasiones nos impiden ese aprendizaje. Tenemos que estar abiertos a que alguien nos enseñe. En el colegio estamos trabajando una palabra por curso: una, en primero de ESO, respeto; otra, en segundo, ilusión. Y así en tercero (esfuerzo) y cuarto (futuro). Son palabras sencillas, nada grandilocuentes. Pero son cuatro palabras con las que los chavales pueden construir el árbol lógico de su vida, viendo qué tienen que ver los otros y cómo pueden colaborar con los demás. Yo y mucha gente estamos convencidos de que el lenguaje puede transformar el mundo. Es fundamental que los padres repensemos nuestros valores y nuestro lenguaje para tener el coraje y la valentía de cambiar ciertas cosas. Si no lo hacemos, estaremos insistiendo en los mismos modelos, centrados en el éxito y no en la felicidad. El hombre es tiempo y debemos resolver la contradicción de a qué nos dedicamos, qué ocupa nuestra mente.

P. ¿Qué papel pueden tener las escuelas para conseguir esa felicidad?

R. He pensado también mucho sobre ello, pero no lo tengo resuelto. Todos hemos aprendido en las escuelas ciertos conocimientos y habilidades que nos permiten conocer el mundo que habitamos: con las matemáticas, la física… pero, en realidad, la vocación del ser humano es ser feliz. Debemos reflexionar sobre cuánta atención estamos prestando a según qué cosas. En estos momentos, todo es ir hacia el éxito, todo es aceleración… y nos olvidamos de cuántas cosas dejamos atrás. En realidad, nos olvidamos de nosotros mismos en busca de otras cosas: más coches, más casas, más dinero… Más que equilibrio entre ambas facetas, falta armonía. Con esas cosas, es cierto que podemos alcanzar satisfacción y bienestar, pero la felicidad es otra cosa.

P. En sus libros dice que no solo las palabras nos pueden ayudar a ser felices, también los hábitos. ¿A cuáles se refiere?

R. Las palabras y los hábitos son, en cualquier caso, vasos comunicantes. Tu lenguaje orienta tu mirada. Si etiquetamos a alguien, ya hemos orientado nuestra mirada hacia esa persona con el lenguaje. Por lo tanto, ya no dejamos que sea quien es: es la palabra con la que he definido a esa persona. No dejamos que las personas se manifiesten como son y de ahí parten ciertos problemas como el bullying. Pero hay ciertos hábitos que nos permiten enraizarnos en nuestro yo, para ganar presencia en la vida y sentirnos más a salvo de que alguien pueda atacarnos o incluso destruirnos con su lenguaje oral, escrito o gestual.

En mi caso, para enfrentarme a los malos momentos, que siempre van a existir, utilicé como hábito la palabra “beriozka”, que en ruso quiere decir “caminar erguido” y se refiere a un árbol que crece en los lugares más inhóspitos, sosteniéndose alto. Cuando me encontraba mal, me encorvaba y mi mirada iba casi a ras de suelo. Y al final, junto a mi mujer, recurrí a “beriozka” y me dije: anda recto, reconquista tu propia presencia. Nadie te la puede dar. La tenemos que conquistar cada uno de nosotros. Tener una pequeña raíz, pero no para estar por encima de nadie. Porque, solo si tenemos presencia, podemos respetar también la presencia del que tenemos delante.

P. En los últimos años, se mide el Bienestar Subjetivo, un concepto en el que la felicidad tiene un peso importante. ¿Cómo valora que la felicidad sea una parte de ese Bienestar Subjetivo?

R. Coincidiendo con la presentación de El lenguaje de la felicidad, leí un artículo en El País sobre este tema. Y creo que es importante leer entre líneas las declaraciones de las personas que participaban. Un alcalde hablaba de que tienen bienestar, otros decían que son personas que tienen más libertad, más estabilidad y, finalmente, aseguraban que quieren contribuir al bienestar de la humanidad. Y es ahí, en este punto, donde creo que empieza, realmente, a aparecer la felicidad. Las otras cosas les proporcionan, sin duda, bienestar y satisfacción (por ejemplo, se trata del país más seguro), pero es ese abrirse al mundo, lo que puede acercarles a la felicidad. La gente está tomando conciencia de la felicidad es algo que nos trasciende. Nosotros podemos tener bienestar, pero la felicidad solo la conseguimos con la felicidad de nuestra familia, los amigos, compañeros, vecinos…

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información